Mostrando entradas con la etiqueta comunicación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta comunicación. Mostrar todas las entradas

¿Por qué un Código de Convivencia escolar?


Rosa María Torres
En 2003, durante mi gestión al frente del Ministerio de Educación y Culturas en el Ecuador, desarrollamos una propuesta de Código de Convivencia escolar. Incluyo aquí una entrevista que me hizo al respecto el suplemento EducAcción del diario El Comercio de Quito.
He recordado el asunto a raíz de esta Acta de Compromiso circulada en Twitter (ver abajo), que debe ser firmada por una niña de séptimo año de básica (11 años) y un representante. Pregunté al Ministerio de Educación si ésta es una iniciativa de la escuela o una disposición del Ministerio. Me contestaron que el Acta se establece en el Reglamento General (aprobado en 2012) de la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI, aprobada en 2011), Artículos 330 y 331, referidos a "Faltas de los estudiantes" y "Acciones educativas disciplinarias", respectivamente. Sugiero leer dichos artículos. Lejos del espíritu del Código de Convivencia escolar que propusimos en 2003.
Yo ... estudiante de 7º año de Educación General Básica ... prometo solemnemente tener una conducta correcta, responsable, respetuosa, acudir puntualmente a mis horas de clase y cumplir con todas las actividades que me corresponden como estudiante. En caso de no cumplir, se me aplicarán las sanciones correspondientes.
Entrevista con Rosa María Torres, Ministra de Educación y Culturas, por Laura de Jarrín, EducAcción
Quito, abril 2003
Publicada en EducAcción (suplemento mensual de El Comercio va a las aulas) dedicado al tema “La Convivencia Educativa: Nuevo Código” (EducAccion No. 135, Abril 2003).

¿Por qué un Código de Convivencia escolar?


Porque es una necesidad urgente, como lo revelan acontecimientos en los últimos meses en diversos colegios del país. Necesitamos atender, pero sobre todo prevenir, los problemas que se dan en las relaciones entre autoridades, profesores, alumnos y padres de familia en los planteles educativos, públicos y privados.

Un buen “clima escolar” - donde prime el diálogo, la comunicación, la confianza y el respeto mutuo - es elemento e indicador esencial de calidad en educación. Puede haber excelente infraestructura y equipamiento, un equipo docente calificado, pero si hay miedo, desconfianza, censura, falta de diálogo, rigidez, castigo, maltrato, violencia, todo lo demás sale sobrando. 

Casos recientes en Quito como el del Colegio Mejía – que desató la discusión en torno al tema de la co-educación - o el del Manuela Cañizares – que puso sobre el tapete el embarazo adolescente y la disciplina estudiantil - cobraron notoriedad pública. Son sólo la punta de un iceberg que permanece oculto al ojo público. Pero ayudan a despertar la conciencia y el debate social en torno a estos y otros temas que tienen que ver con la democracia y el buen trato en la escuela, con la relación entre autoridades y alumnos, entre padres e hijos, entre generaciones, entre géneros, entre clases sociales.

Los adultos - tanto en el hogar como en el sistema escolar - no escuchamos o escuchamos poco a nuestros hijos y a nuestros alumnos. Hay déficit de escucha y de comunicación de lado a lado. Necesitamos crear condiciones para mejorar la comunicación entre padres e hijos, entre autoridades, profesores y estudiantes, entre los jóvenes, la sociedad y el mundo adulto en general.

¿Estos problemas son nuevos? ¿Se presentan solo en el Ecuador?

El embarazo precoz, la disciplina escolar, la co-educación, son temas que están siendo asumidos y debatidos en todo el mundo. Proliferan los programas destinados a los jóvenes: autoestima, educación en valores, educación sexual, prevención contra el uso de drogas, resolución de conflictos, etc. No obstante, la problemática escolar y la de los jóvenes específicamente, es compleja y no se resuelve con programas remediales, sobre todo si son pensados exclusivamente desde la óptica adulta.

Adolescentes y jóvenes tienden a ser vistos no como recurso sino como “problema”, por los padres, por los profesores, por la sociedad toda. Los jóvenes no calzan bien ni en la familia, ni en el sistema escolar, ni en el mundo del trabajo, ni en el de la política, ni en el de las relaciones sociales. La brecha generacional – dicen los expertos - se agranda y se ha vuelto más compleja en el mundo de hoy, un mundo hostil para los jóvenes.

Los embarazos en los colegios no son nuevos. La mayoría de los casos queda en el anonimato. Lo que sucede es que hoy más casos salen a la luz, porque hay más conciencia y movilización social en torno a los derechos, porque la sexualidad – incluso en una sociedad tremendamente conservadora como la ecuatoriana - empieza a salir del tabú, y porque los medios de comunicación se expanden hoy con el uso de internet.

Esta generación de jóvenes es distinta de las anteriores. El mundo cambió mucho en la última década, para bien y para mal. Las culturas juveniles están en proceso permanente de cambio. La juventud exige espacios, no sólo para criticar sino para exponer y proponer. Adolescentes y jóvenes inician hoy su vida sexual a edad más temprana y los riesgos que corren son mayores. Los jóvenes están desconcertados, irritados por el mundo que hemos construido irresponsablemente los adultos. No son los jóvenes quienes han “perdido los valores”; es la sociedad y el mundo globalizado, competitivo e inequitativo de hoy.

¿No existe un Código de Convivencia en los colegios?

Existen reglas y normas, por lo general establecidas por las autoridades educativas, a los distintos niveles, sin la participación de padres de familia y alumnos. A menudo dichas reglas son punitivas, no son explícitas sino más bien implícitas, no están escritas ni son conocidas por padres y alumnos, e incluso por los mismos profesores. En cualquier caso, es preciso repensar y actualizar estas reglas, explícitas o implícitas, con participación de todos, para adecuarlas a las necesidades de hoy y de una educación moderna y más democrática en este nuevo siglo.

¿Qué hay que cambiar?

El sistema escolar es uno de los sistemas más conservadores y más resistentes al cambio. Los cambios se introducen con gran lentitud respecto de lo que ocurre en la sociedad. Se cambian planes y programas de estudio pero no cambian los métodos de enseñanza ni las normas que desde hace décadas rigen la cultura escolar, las relaciones entre directivos, profesores y alumnos, y entre el sistema escolar, las familias y la sociedad.

Los cambios que requiere la educación son sistémicos y de fondo. La utopía de la “sociedad del conocimiento” implica aceptar el Aprendizaje a lo Largo de la Vida, dentro y fuera del sistema escolar, como un principio fundamental de toda sociedad y de todo desarrollo posible. Necesitamos cambiar no sólo el currículo, la pedagogía y la administración, sino las reglas del juego de la convivencia escolar.

Es indispensable que en la definición de las normas de convivencia participen los diversos actores de la comunidad escolar a nivel nacional y en cada plantel: autoridades, profesores, padres de familia y alumnos, y que dichas normas, una vez acordadas, se expliciten y dejen por escrito, de modo que todos sepan exactamente a qué atenerse. Un Código de Convivencia debe ayudar a hacer del colegio un espacio democrático y placentero de encuentro, de socialización, de aprendizaje, de ejercicio ciudadano para todos los involucrados.


Debemos revisar viejas nociones acerca de la autoridad, la jerarquía, la pedagogía, el aprendizaje, la disciplina. Un sistema rígido, castigador, es un mal sistema escolar. Trabajar con niños y jóvenes implica aceptar el movimiento y el ruido como ingredientes de la enseñanza y el aprendizaje. El silencio y la inmovilidad pueden ser los peores enemigos de la educación, mientras que el movimiento y el ruido pueden ser excelentes aliados. La comunicación, el diálogo, el trabajo en equipo, implican ruido. La inmovilidad - física, mental - entumece; el movimiento energiza. Una nueva pedagogía requiere aprender a lidiar con las tensiones entre el silencio y el ruido, la obediencia y la iniciativa propia, lo homogéneo y lo diverso, la planificación y la improvisación, las preguntas y las respuestas.

¿Cómo se pretende instaurar este Código de Convivencia en los colegios?

Tiene que ser un proceso participativo, en el que aprendan a escucharse autoridades, profesores, alumnos y padres de familia. Delegados de cada uno de ellos deben conversar y definir conjuntamente un Código de Convivencia que incluya todos los aspectos considerados importantes para la buena marcha del plantel. Cada plantel es especifico y necesita su propio Código. Hace falta, claro, un marco general de lineamientos y procedimientos, pero deben ser lo suficientemente abiertos y flexibles como para que cada plantel pueda acomodar los suyos

Promover el diálogo no es fácil cuando la cultura nacional lo niega en la cotidianeidad, en la familia, en el sistema escolar, en la política. Se necesita voluntad y compromiso para respetar y escuchar al otro, para aceptar la existencia de puntos de vista diferentes. A veces hará falta alguien que facilite el proceso, y eso es lo que sugerimos a los colegios.

La propia infraestructura escolar no está pensada para el diálogo. Todo plantel debería tener espacios de encuentro, entre docentes, entre alumnos, entre ambos y las autoridades. (Siempre que visito escuelas y colegios pregunto dónde está la sala de profesores, dónde se reúnen los alumnos. Muchas veces la sola pregunta causa estupor. Y muchas veces tales espacios no existen).


Pensamos seleccionar unos pocos colegios de diferentes regiones del país para probar lineamientos y mecanismos, antes de implantarlos en todo el país. Es importante que involucrar, al menos en un primer momento, a colegios que quieran integrarse voluntariamente. Todo lo que se hace contra de la voluntad de las personas tiene escasas posibilidades de éxito. Estoy segura que habrá muchos rectores y directores de planteles educativos que se prestarán gustosos para iniciar este proceso fundamental de cambio en la educación del país.

¿Qué pasos se han dado hasta el momento?

Hemos dado varios pasos, aunque no todos los que habíamos pensado dar hasta el momento. Los paros - de maestros y de administrativos - que nos ha tocado enfrentar en el Ministerio en estos meses nos han obstaculizado el trabajo y me han significado, personalmente, enorme energía y tiempo.

Tuvimos una primera reunión exploratoria – en la carpa-despacho que me ví obligada a improvisar fuera del Ministerio - para conformar una Comisión que impulse el proceso del Código de Convivencia. Participaron en la reunión más de 20 personas, entre ellas representantes de organismos de derechos humanos y de agencias internacionales como UNICEF y PNUD. Se dieron ideas muy interesantes y se mencionaron experiencias que vale la pena recuperar en el país. Convocaremos a una nueva reunión, ampliada, cuando logremos normalizar la situación del MEC y del sistema escolar.

Hemos consultado experiencias y documentos nacionales y de otros países, que nos ayuden a aprender de las lecciones aprendidas por otros. En particular, conozco y viví de cerca la experiencia argentina, en marcha, sumamente rica. En éste, como en tantos otros campos, no se trata de inventar la pólvora, sino de apoyarse en lo que ya existe y se viene haciendo tanto a nivel nacional como internacional.

Estamos por abrir un espacio especial en la página web del Ministerio, y luego en el Portal Educar Ecuador, que inauguré, para animar foros de intercambio entre jóvenes, profesores, autoridades y padres de familia, en torno a temas comunes. De este modo, cada grupo puede comunicarse con sus pares pero a la vez identificar las diferencias de percepción que sobre el mismo tema o asunto tienen los demás actores. Evidentemente, la palabra disciplina significa cosas muy distintas para un joven y para un adulto, para un alumno, un profesor o un padre de familia.

¿El Código de Convivencia operará solo en los colegios o también en las escuelas?

Empezamos con los colegios pues es donde están los alumnos de mayor edad, los que tienen mayores conflictos con los adultos y con la autoridad. Pero el Código de Convivencia debe aplicarse a todo el sistema escolar. Igual que los jóvenes, los niños deben ser escuchados y sus opiniones respetadas, tanto en la familia como en la escuela. Sus ideas y su participación son esenciales para lograr esa escuela con la que sueñan los niños y soñamos padres y madres para nuestros hijos.

Textos relacionados en este blog

» La educación en el gobierno de Rafael Correa (compilación)
» Mi gestión al frente del Ministerio de Educación y Culturas (compilación)

 

Educación: ¿Quién verifica la información? (Ecuador)

Rosa María Torres
 (en proceso)


En el Ecuador no se verifica la información referida a la educación antes de publicarla y tampoco después de publicada (en el terreno económico es más frecuente que personas e instituciones hagan dicha verificación). Los medios del gobierno y las cuentas gubernamentales en las redes sociales se limitan a repetir la información y los mensajes del Presidente de la República y de otras autoridades. Nadie parece dispuesto a poner en duda y rectificar la información, incluso cuando el error se repite a lo largo del tiempo.


La "revolución educativa" es uno de los pilares del gobierno de Rafael Correa (2007-2017) y una de las áreas mejor valoradas del gobierno tanto a nivel nacional como internacional. A esto contribuye una agresiva estrategia gubernamental de comunicación y propaganda. La lucha por los rankings es una característica de dicha estrategia

Revisamos aquí cinco afirmaciones que viene haciendo el gobierno sobre la educación en el país que no son ciertas:

» El Ecuador es el país que más invierte en educación en América Latina.
» Se ha cumplido con los compromisos presupuestarios para la educación establecidos en el Plan Decenal de Educación 2006-2015.
»
El Ecuador está entre los primeros países en el
TERCE (Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo, coordinado por la UNESCO Santiago).
» El Ecuador es el país que más crece en educación según la UNESCO.

» El gobierno da prioridad a la educación inicial.

Seguiremos agregando referencias a estos y otros asuntos.

» El país que más invierte en educación en América Latina



"Somos el país que más invierte en educación en América Latina" es afirmación reiterada por Rafael Correa. La repite todo el gobierno y todos los medios. Pero no es cierta: el Ecuador no es el país que más invierte en educación en la región, ni como % del PIB ni como % del gasto público total del gobierno.
El gobierno no suele mencionar porcentajes del gasto en educación. Lo que hace es comparar lo invertido en educación en este gobierno y en gobiernos anteriores. Tampoco indica el % de gasto en educación por niveles: inicial, básica, bachillerato, superior.
Muchas veces se olvida especificar "en América Latina" o "en la región", lo que da pie para creer que la afirmación se refiere a "el mundo". Así lo entienden en efecto muchos usuarios ecuatorianos y extranjeros de redes sociales que replican los mensajes gubernamentales.


En realidad: el país que más invierte en educación en relación al PIB en esta región (y en el mundo) es Cuba: 12.9% del PIB.
En América Latina, Bolivia ocupa el segundo lugar con 7,6%. Brasil y Argentina destinan el 5,8% de su PIB, México el 5,2%. (informe del Banco Mundial, con estadísticas de UNESCO, para el período 2009-2013).


Banco Mundial, Gasto público en educación, total (% del PIB) 1999-2011
Ecuador    1999: 1.5%  2011: 4.3%  2012: 4,18%

Argentina  1999: 4.5%  2011: 5.0%
Bolivia       1999: 5.7%  2011: 6.9%
Brasil        1999: 3.8%  2011: 5.7%
Chile         1999: 3.8%  2011: 4.1%
Colombia  1999: 4.4%  2011: 4.5%
México      1999: 3.7%  2011: 5.1%
Paraguay  1999: 4.5%  2011: 5.0%
Perú          1999; 3.5%  2011: 2.7%
Mundo       1999: 4.2%  2011: 4.5%

Banco Mundial, Gasto público en educación, total (% del gasto del gobierno)
Ecuador: 10.9% en 1998, 11.0% en 2011, 10.3% en 2012


2011

Ecuador 11%
Bolivia 19.5%
Colombia 15.5%
Chile 17.5%
Guatemala 20.2%
México 19.0%
Panamá 13.0%
Paraguay 23.2%
Perú 13.6%
Mundo 13.5%

Ecuador: 4.18% del PIB en 2012
https://ourworldindata.org/financing-education

Ecuador 4.4% del PIB, con estadísticas de UNESCO 2012-2013
¿Cuánto gastan en educación los países que participan en la Copa América? (10 junio 2015)


Este gobierno ha venido destinando en promedio 3.76% del PIB a educación inicial, básica y bachillerato (ver cuadro a continuación). Esto incumple con la meta del 6% establecida en el Plan Decenal de Educación 2006-2015. (El 6% se estableció también en la Constitución, 2008).





Asimismo, el gobierno afirma que el Ecuador es hoy el país que más invierte en educación superior en la región (2.12% del PIB). 
» “Somos el país del continente que más invierte en educación superior, cerca del 2% del PIB, cuando el promedio latinoamericano es de 0,8%". Rafael Correa, Andes, 19 enero 2016.
Cuba dedicaba 3.4% del PIB a educación superior, pero el gasto en educación ha venido reduciéndose en los últimos años, especialmente en educación superior.

Según datos de la OCDE, Costa Rica invierte 2.5% del PIB en educación superior, Chile 2.4% del PIB y Colombia 2.2% del PIB. (OECD, Education at a Glance 2016).

» Se ha cumplido con el compromiso presupuestario establecido en el Plan Decenal de Educación 2006-2015


La política 8 del Plan Decenal de Educación 2005-2016 estableció como meta: "Aumento de 0.5% anual del PIB hasta 2012 o hasta alcanzar al menos 6% para inversión en el sector educativo" (educación inicial, básica y bachillerato). Se marcó el año 2012 porque, en principio, el gobierno de Rafael Correa debía concluir en enero de 2011 (con dos reelecciones se extendió hasta el 2017, con una duración total de 10 años). Cabe recordar que 6% del PIB es el porcentaje que recomienda la UNESCO para la educación.

Esto decía al respecto el primer informe de rendición de cuentas del PDE en 2007
(Presentación a cargo del Ministro Raúl Vallejo):
"Para la ejecución del Plan es imprescindible que, de entrada, se cumpla la política ocho: aumento del 0,5% anual en la participación del sector educativo en el PIB hasta el año 2012 o hasta alcanzar al menos el 6% o, de lo contrario, el Plan no será ejecutado. En este sentido, el Presidente Constitucional de la República, economista Rafael Correa, ha asumido el Plan Decenal como su plan de gobierno para los cuatro años de su gestión, que concluirá el 15 de enero del 2011, y se ha comprometido a impulsar la aprobación de los instrumentos legales que permitirán el financiamiento del Plan. En esta misma línea, el ministro de Economía y Finanzas, economista Ricardo Patiño manifestó, al presentar la pro forma presupuestaria del 2007, que el Plan estaría financiado a pesar de que en dicha pro forma, por la vigencia aún de la Ley de Transparencia que pone un techo al gasto social (aunque deja libre el pago del servicio de la deuda), no constaba la asignación necesaria en su totalidad. Existe, por tanto, la voluntad política del más alto nivel para que, superando los límites impuestos por una legislación que responde a un modelo económico que relegó la inversión en el sector social y, particularmente en educación y salud, el Plan arranque fortalecido" (p. 4).
La nueva Constitución (2008) recogió el mandato del 6% en la Disposición Transitoria Décimoctava: "El Estado asignará de forma progresiva recursos públicos del Presupuesto General del Estado para la educación inicial, básica y el bachillerato, con incrementos anuales de al menos el 0.5% del Producto Interno Bruto hasta alcanzar un mínimo del 6% del Producto Interno Bruto".

Entre 2009 y 2015 el gobierno destinó en promedio 3.76% del PIB a educación inicial, educación básica y bachillerato, según consta en este cuadro (abajo) elaborado por el Ministerio de Educación en base a información del Ministerio de Finanzas. En otras palabras: si bien se incrementó anualmente 0.5% del PIB, no se llegó al 6% establecido tanto en el Plan Decenal de Educación 2005-2016 como en la Constitución.

No obstante, el Ministerio de Educación da por cumplida la política 8 del PDE, refiriéndose al incremento anual del 0.5%, sin mencionar la meta del 6% del PIB.
En: "Propuesta de la Comunidad Educativa como insumo para el
Plan Decenal de Educación 2016-2025"
(documento borrador, feb. 2016)
» Ecuador entre los primeros en el TERCE

 
 


Lo que dicen los datos


El Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) forma parte del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de l Educación (LLECE), coordinado por la UNESCO Santiago. Se aplicó en 2013 en 15 países de América Latina, el Ecuador uno de ellos. El TERCE evaluó cuatro asignaturas (Lectura, Escritura, Matemáticas y Ciencias Naturales) en dos grados de primaria (3º y 6º, equivalentes en el Ecuador a 4º y 7º de educación básica). Sus resultados fueron divulgados por UNESCO en 2014 y 2015.  

El Ecuador mejoró puntajes entre el Segundo Estudio (SERCE, 2006) y el Tercer Estudio (TERCE, 2013). (ver Informe TERCE p. 57-59). (No participó en el Primer Estudio, PERCE 1997). Pero no fue el país que más avanzó y no avanzó lo suficiente como para ubicarse en el grupo de países con resultados sobre la media regional.

- Lectura 3º (4º básica): el Ecuador es el segundo país que más mejoró, después de R. Dominicana, seguido de Guatemala y Perú.
- Lectura 6º (7º básica): el Ecuador es el país que más mejoró, seguido de R. Dominicana, Guatemala y Perú. No obstante, se mantuvo por debajo de la media regional.
- Matemática 3º (4º básica): el Ecuador es el cuarto país que más mejoró, después de Perú, Chile y R. Dominicana.
- Matemática 6º grado (7º básica): el Ecuador es el segundo país que más mejoró, después de Chile y seguido de Perú y México.
- El Ecuador no participó en la prueba de Ciencias Naturales en el SERCE, por lo que no es posible comparar ni definir avances.
- Tampoco es posible determinar avances en el área de Escritura pues ésta se incorporó por primera vez en el TERCE.
Los países que obtuvieron los mejores resultados en el TERCE fueron Chile, Costa Rica y México, seguidos de Argentina, Uruguay y el estado mexicano de Nuevo León.

Los resultados del TERCE ubicaron al Ecuador en la media y por debajo de la media regional, como indica esta tabla elaborada por la UNESCO.
 
En la Ficha de logro de aprendizaje Ecuador
la UNESCO Santiago alerta: "Ecuador presenta puntajes que no difieren del promedio regional en casi todas las pruebas. La excepción es lectura en sexto grado, donde el promedio del país es significativamente menor al promedio regional".
(p. 2)

Lo que dice el gobierno
» "El Ecuador se ubicó entre los países de la región con los mejores resultados en todas las áreas evaluadas". Informe de Rendición de Cuentas 2014 del Ministerio de Educación.
» Educación Ecuador ‏@Educacion_Ec 29 ago. 2015  (Rafael Correa)#Enlace439 #TERCEec "Éramos de los 3 peores sistemas educativos de la región. Ahora estamos en la media" @MashiRafael

» Educación Ecuador
@Educacion_Ec 4 nov. 2015 
(Freddy Peñafiel, ViceMinistro de Educación)
"Lo que demuestra #TERCEec es que Ecuador es el país que más ha crecido en Educación en estos años" @rompecabezas24

» Rosana Alvarado@alvaradorosana 15 ene. 2016 (Primera vicepresidenta de la Asamblea Nacional)
Ecuador: país que mejoró más su desempeño educativo. Nunca más últimos lugares! Hoy orgullosos: entre los primeros".

» Educación Ecuador ‏@Educacion_Ec 10 mar. 2016 (Ministro de Educación)
"Pasamos de estar entre los 3 peores sistemas educativos en 2006 a estar en un nivel medio" @AXEA65 #PremioUNICEF
» "En 2006, según la UNESCO, Ecuador tenía uno de los tres peores sistemas educativos de América Latina. En 2015 ya lo posicionaba como el de más rápido avance y estábamos en la media del continente". Ministro Augusto Espinosa, entrevista en Espacio Público, Madrid, 19/09/2016.
En realidad, UNESCO nunca ha mencionado 3 peores sistemas educativos. Las pruebas del LLECE miden solo dos grados de primaria, no evalúan a todo el sistema educativo. No son 3 sino un grupo de países los que obtuvieron resultados por debajo de la media en el SERCE (2006): Ecuador, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana.


» El país que más crece en educación en América Latina, según la UNESCO


"Somos el país que más avanza en educación. Lo ha reconocido la UNESCO": Rafael Correa. Esta afirmación está relacionada con los avances y resultados en el TERCE. La vienen repitiendo desde el Ministerio de Educación y la Presidencia de la República, y la repiten todos los medios y cuentas del gobierno en Twitter, sin indicar la fuente. Nadie parece preguntarse: ¿qué quiere decir "el país que más avanza en educación"?.

Un breve recorrido (a través de Twitter) de cómo se fue llegando a esa afirmación:


» 4 dic. 2014: "Ecuador es uno de los países que más creció en la región. #TERCE" tituló el director del Instituto Nacional de Evaluación Educativa - INEVAL (4 dic. 2014). Envió el mensaje con copia al Presidente, al Ministro de Educación y al Ministro de Conocimiento y Talento Humano. El gráfico muestra el avance del Ecuador en los puntajes de Lenguaje y Matemáticas en 3º y 6º (4º y 7º de básica) entre el SERCE (2006) y el TERCE (2013).


» Dic. 2014: En la Introducción del Informe de Rendición de Cuentas 2014 del Ministerio de Educación puede leerse:
"En 2014 Ecuador sorprendió a América Latina con los resultados de uno de los estudios internacionales más prestigiosos del mundo, la prueba TERCE (Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo) de la UNESCO aplicado por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), que dio cuenta del avance alcanzado en la calidad del sistema educativo de nuestro país y de la realidad de su transformación (...) Ecuador se ubicó entre los países de la región con los mejores resultados en todas las áreas evaluadas (Lenguaje, Matemáticas y Ciencias Naturales), así como entre los que más avances tuvo en educación, ocupando posiciones por encima de la media, en comparación con las últimas pruebas del Segundo Estudio... ".
» 1 sep. 2015: Ministro de Educación Augusto Espinosa: "La UNESCO dice que el Ecuador es el país que más crece en América Latina en calidad educativa".


» 8 dic. 2015: Buen Vivir Ecuador@BuenVivir_EC "UNESCO calificó al Sistema Educativo ecuatoriano como el de mayor avance en América Latina", @MashiRafael #UEMValdivieso

» 15 feb. 2016:
Educación Ecuador ‏@Educacion_Ec "Estudios internacionales dicen Ecuador es el país que más rápido avanza en calidad educativa" @AXEA65 #PlanDecena
l

» 2 marzo 2016: "Ecuador en los últimos años pasó a convertirse en el segundo país de la región en calidad educativa, cuando antes era considerado entre los tres peores del continente". Rafael Correa, en: Ecuador premia la excelencia de sus estudiantes, maestros y centros educativos, Andes, 2 marzo 2016.

»
24 marzo 2016: Ministro Espinosa: "La UNESCO dice que somos el país que más crece en educación". La referencia a América Latina y a la calidad ya desapareció.



» 5 agosto 2016: Rafael Correa: "Somos el país que más crece en educación según la UNESCO, pero sobre todo es reconocido por nuestro pueblo".

» agosto 2016: "Somos el país que más crece en América Latina en educación según la UNESCO". La afirmación pasó a ser integrada a la campaña gubernamental "La Década Ganada", en referencia a los diez años del gobierno de Rafael Correa (2007-2017). El lema sirve al mismo tiempo como lema de campaña de cara a las elecciones de 2017, en las que el oficialismo espera volver a ganar, esta vez sin Correa.


En cuanto a la UNESCO:


a) no existe un pronunciamiento o publicación donde conste esta afirmación sobre el Ecuador. 

b) el TERCE, como se ha dicho, evalúa cuatro asignaturas en dos grados de educación primaria. No puede concluirse a partir de ahí sobre todo el sistema educativo o, más aún, sobre la educación de un país.
 

c) el Ecuador mejoró puntajes en el TERCE (2013) respecto del SERCE (2006) pero no fue el país que más mejoró.

d) el Ecuador no
se ubicó por encima de la media, sino en la media y por debajo de la media regional.


e) el TERCE no establece rankings. Organiza a los países en tres grupos: bajo la media regional, en la media regional y sobre la media regional. UNESCO Santiago espera que los resultados de las pruebas ayuden a cada país a compararse consigo mismo a lo largo del tiempo, antes que a compararse con otros.
"El avance de este tipo de estudios consiste en mostrar el avance de los países y los factores que explican su éxito o su rezago. Lo central no es 'quién va ganando la carrera' sino entender cuáles son las razones de su éxito y así generar aprendizajes mutuos entre sistemas educativos". Informe TERCE, 2014.
"El objetivo del TERCE no es el ránking de los países. No busca detectar ganadores o perdedores en la región". Informe TERCE, 2014.
 f) "El TERCE evidencia que si bien el puntaje promedio regional de logros de aprendizaje mejoró en todos los grados y áreas evaluados, la mayoría de los estudiantes sigue concentrándose en los niveles más bajos de desempeño (I y II) y son pocos los que se ubican en el nivel superior (IV). Esto indica el desafío al que se enfrentan los países de la región: lograr en los estudiantes aprendizajes que les permitan un mejor dominio de los conocimientos y el desarrollo de habilidades avanzadas en matemática, lenguaje y ciencias naturales". en TERCE: Mejora el desempeño escolar en América Latina, pero las inequidades y otros factores siguen afectando los aprendizajes (UNESCO-OREALC, Santiago, 30 julio 2015).

» El gobierno da prioridad a la educación inicial (0-5 años)


En realidad, el gobierno destina un % del PIB mucho más alto a otros niveles educativos que a la educación inicial.

REDUCA 2016: Situación educacional en el Ecuador

En educación inicial/pre-escolar, el Ecuador viene invirtiendo 0.2% del PIB, la mitad del promedio regional.


Textos relacionados en OTRAƎDUCACION
» América Latina y las pruebas del LLECE
» El Ecuador en las pruebas del LLECE (SERCE y TERCE)
» ¿Otro Plan Decenal de Educación?
» La educación en el gobierno de Rafael Correa (compilación)
» Rankings y ranking-manía
» Titulares tramposos y manipulación

» Disputa mediática y educación en el Ecuador
» Ecuador: Niñez y adolescencia 2000-2015

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...