Mostrando entradas con la etiqueta deberes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta deberes. Mostrar todas las entradas

Bienestar de los estudiantes de 15 años en doce países (PISA)


Prueba PISA, México. Foto: El Economista

Presento y analizo aquí algunos datos referidos al bienestar de los estudiantes de 15 años en doce países que participan en la prueba internacional PISA: Colombia, Chile, Corea del Sur, Costa Rica, Estonia, Finlandia, Japón, México, Perú, Qatar, República Dominicana, y Uruguay. La información proviene de PISA 2015. La principal fuente de información que he usado es el informe de la OCDE PISA 2015 (Volume III): Students' Well-Being así como los informes nacionales de la OCDE sobre estos países en PISA 2015.

Resulta interesante comparar a los adolescentes de estos países en cuestiones tan diversas como la satisfacción con su vida, la ansiedad y las tensiones ocasionadas por el estudio y los exámenes, el bullying, la relación con la escuela (sentimiento de pertenencia), las condiciones de aprendizaje en el aula (radio profesor-alumnos), el uso del tiempo fuera del horario escolar (desayuno, actividad física y deporte, uso de internet durante la semana y el fin de semana, trabajo remunerado), el apoyo de los padres de familia, la motivación para ser el mejor de la clase, y el interés en obtener un grado universitario. Son los propios adolescentes quienes contestan, mayoritariamente, a las preguntas.

Elegí estos doce países para la comparación, por mis propios intereses de investigación. Siete países muy diferentes de América Latina, así como su historial y desempeños en PISA. Finlandia, Japón y Estonia, países de la OCDE ubicados en el top de PISA, diferentes entre ellos así como en sus respectivos modelos educativos. Qatar, país que conozco en la región árabe, con características muy particulares, promotor y anfitrión de la Cumbre Mundial de Innovación Educativa (WISE).

Algunas conclusiones generales del informe de la OCDE y, dentro de éstas, algunas conclusiones referidas a los 12 países que elegí para este análisis:

  • Satisfacción con la vida En promedio, en los países de la OCDE, los estudiantes de 15 años están satisfechos con la vida: 7.3 en una escala de 0 a 10. Alrededor de 12% dice no estar satisfecho. Los adolescentes en Corea son los más insatisfechos (21.6%). 44.4% de los estudiantes de Finlandia dicen estar muy satisfechos, 42.6% de los de Qatar, 37% los de Estonia y 23.8% de los de Japón. Entre los siete países latinoamericanos elegidos, los estudiantes de República Dominicana (67.8%) son los más satisfechos con la vida, seguidos de Costa Rica (58.4%), Colombia (50.9%) y México (48.5%). En el contexto latinoamericano, Chile tiene uno de los porcentajes más bajos: 38.1%. Estas tendencias coinciden con las que arrojan regularmente las encuestas mundiales sobre felicidad.
  • Tensión y ansiedad en el estudio  Los niveles de tensión y de ansiedad asociados al estudio son en general altos, lo que no es bueno ni para el aprendizaje ni para la salud mental de los estudiantes. Cerca de 64% de las mujeres y 47% de los hombres dijeron sentirse muy ansiosos en la situación de examen, incluso si se han preparado para tomarlo. Los estudiantes de Finlandia están entre los que tienen niveles más bajos de ansiedad (48.6%) y tensión (17.8%) en el estudio. Los estudiantes latinoamericanos tienen niveles relativamente altos de ansiedad y tensión, R. Dominicana, Colombia, Costa Rica y Uruguay los más altos, más que Corea y Japón. 
  • Pertenencia a la escuela  73% de los estudiantes de 15 años en los países de la OCDE dicen experimentar un sentimiento de pertenencia a su escuela. Finlandia está por encima de ese promedio: 80.3%. También Japón (81.9%), Corea (79.5%) y Estonia (78%). Los países latinoamericanos también tienen altos indíces en este rubro. Por debajo del promedio de la OCDE se ubican Perú (71.4%), Qatar (70.7%) y República Dominicana (66.9%).
  • Aspiración a ser uno de los mejores de la clase  En promedio, más de la mitad (59.2%) de los estudiantes de 15 años en los países de la OCDE quieren ser los mejores estudiantes en su clase. Esta motivación es muy alta en los países latinoamericanos analizados: Colombia la más alta (91.6%), seguida de R. Dominicana (90.4%), Perú (88.4%), Costa Rica (85.5%), México (81.2%) y Chile (72%); bajo el promedio de la OCDE solo está Uruguay (49.9%). Corea, como era de esperar, tiene un alto porcentaje en esta categoría: 81.9%. Qatar tiene un porcentaje incluso más alto que Corea: 89.4%. Como también era de esperar, Finlandia tiene uno de los porcentajes más bajos (40.8%), dada su conocida preferencia por la colaboración antes que por la competencia. Japón está también bajo el promedio de la OCDE y tiene uno de los porcentajes más bajos en este rubro: 32.9%.
     
  • Bullying  En promedio, 18.7% de los estudiantes de 15 años en los países de la OCDE ha sufrido alguna forma de bullying por parte de otros estudiantes. Alrededor del 4% menciona golpes o empujones varias veces al mes y 8% golpes o empujones varias veces al año; 11% menciona burlas, y 8% ser víctima de rumores. Finlandia tiene uno de los índices más bajos de bullying (16.9%) y Corea uno más bajo aún (11.9%). Japón (21.9%) y Qatar (25.0%) están por encima del promedio de la OCDE. Entre los países latinoamericanos analizados, el porcentaje más alto corresponde a República Dominicana (30.1%) y el más bajo a Uruguay (16.9%).
    • Apoyo de la familia En promedio, en los países de la OCDE 86.1% de los padres y madres de familia hablan diariamente o casi todos los días con sus hijos sobre lo que hacen en la escuela, 93.5% se interesan en sus actividades escolares y 90.6% les apoyan cuando tienen alguna dificultad en la escuela. Los estudiantes cuyos padres y madres se involucran en estas actividades al menos una vez por semana tienden a sentirse más satisfechos con la vida y tienen mejores puntajes en ciencia. En cuanto a estudiantes que hablan con sus padres, por encima del promedio de la OCDE están Japón (90.2%, uno de los más altos), Qatar (88.6%), Estonia (87.9%) y R. Dominicana (86.6%); por debajo están Costa Rica (83.5%), Finlandia (82.8%), Colombia (82.5%), Perú (81.7%), Chile y Uruguay (81.2%), y México (79.7%). En cuanto a estudiantes cuyos padres se interesan en sus actividades escolares, por encima del promedio de la OCDE están Corea (96.5%), Finlandia (96.4%), Costa Rica (95.4%), Uruguay (94.9%) y Estonia (91.7%). En cuanto a estudiantes cuyos padres/madres les apoyan cuando tienen dificultades en la escuela, por encima del promedio de la OCDE están Costa Rica (94.7%), Corea (92.9%) y Finlandia (90.9%).
    • Desayuno 78% de los estudiantes de 15 años de la OCDE desayunan antes de ir a la escuela. Por encima de ese promedio están Japón (92.5%), Qatar (90.2%), Finlandia (83.5%), Estonia (83%), Corea (78.8%), y Perú (89.7%), Colombia (86.8%), Costa Rica (86.8%), México (81.7%) y Uruguay (81%) en América Latina.
      • Actividad física En promedio, 12.2% de los estudiantes de 15 años en los países de la OCDE no realizan ninguna actividad física o deporte antes o después de la joranada escolar. El sedentarismo es alto, crece y preocupa. La inactividad física es más alta entre las mujeres que entre los hombres. Los estudiantes que son activos físicamente faltan menos a clases que los menos activos, se sienten más integrados a la escuela, y experimentan menos ansiedad en el estudio y menos bullying. Todos los países analizados aquí tienen porcentajes más altos de actividad física que el promedio de la OCDE. El porcentaja más bajo lo tiene Qatar (12.5%) y el más alto México (76.1%). Estonia tiene 72.1%, Finlandia 69.6%, Corea 46.3% y Japón 19.5%. Entre los países latinoamericanos analizados el porcentaje más bajo lo tiene R. Dominicana (20.2%).
      • Trabajo remunerado  En promedio, 23.3% de los estudiantes de 15 años en los países de la OCDE dicen realizar algún trabajo remunerado antes o después de la escuela. Por encima de ee promedio está Qatar (28.1%) y todos los países latinoamericanos analizados aquí: Costa Rica (45.3%), Perú (43.8%), R. Dominicana (34.9%), México (26.9%), Chile (23.5%) y Uruguay (24.7%). Corea (5.9%) y Japón (8.1%) tienen los porcenatjes más bajos.
      • Tiempo de estudio fuera de la escuela  El informe de la OCDE sobre el bienestar de los estudiantes participantes en PISA 2015 no provee información sobre este asunto para todos los países, en este caso solo para tres de los países que analizamos aquí: Finlandia, Japón y Qatar. Como es sabido, Finlandia es uno de los países que exige a los estudiantes menos horas de estudio/deberes fuera del horario escolar (11.9 horas semanales). Japón aparece con 13.6 horas semanales y Qatar con 25.7 horas semanales, una de las dedicaciones de tiempo más altas.
      • Tiempo en Internet fuera de la escuela  En promedio, los estudiantes de 15 años en los países de la OCDE usan Internet durante 146 minutos durante la semana y 184 en los fines de semana, fuera de la escuela. Los estudiantes que dedican menos tiempo a Internet fuera de la escuela son los de Corea (55 y 107, respectivamente). Por debajo del promedio de la OCDE están también los estudiantes de Finlandia (138 y 174, respectivamente) y Japón (90 y 144). Los estudiantes de los países latinoamericanos analizados dedican mucho tiempo al Internet, Chile el más alto, seguido de Costa Rica, Uruguay, Colombia y R. Dominicana.
      • Inclusión social  El informe de la OCDE sobre el bienestar de los estudiantes participantes en PISA 2015 incluye un Indice de Inclusión Social calculado para cada uno de los países participantes. Finlandia (87.2%) tiene uno de los índices más altos. Entre los países latinoamericanos analizados, México (60.3%) tiene el índice más alto, seguido de Colombia (58.7%) y Chile (54.9%). La variación de este índice entre PISA 2006 y PISA 2015 es muy baja en Finlandia y muy alta en Chile.
      • Aspiración a un grado universitario  En promedio, 44.2% de los estudiantes de 15 años en los países de la OCDE aspiran a obtener un grado universitario. Tres de cada cuatro estudiantes en Colombia, Corea, Qatar y EE.UU aspiran a obtener un título universitario. Los estudiantes de Qatar constituyen el porcentaje más alto en esta categoría: 76.5%. 75.3% de los estudiantes de Corea aspiran a obtener un título universitario, uno de los porcentajes más altos, y - sorprendentemente - solo 27.1% de los estudiantes de Finlandia, uno de los porcentajes más bajos (esto coincide con el informe de la Global Parents' Survey 2018 de la Varky Foundation: 11% de los padres finlandeses consideran que no es importante que los hijos vayan a la universidad, el porcentaje más alto entre los países encuestados; solo 6% considera que ir a la universidad es extremadamente importante). En Japón el promedio es 58.7%. Los países latinoamericanos analizados tienen porcentajes por encima del promedio de la OCDE: Colombia (76.3%), Chile (66.6%), Perú (64.3%), México (58.4%), Costa Rica (54.4%); Uruguay (42.6%) es el único país latinoamericano que se ubica por debajo del promedio de la OCDE y Estonia el único de Europa (42.8%). En otras palabras: los estudiantes de 15 años de los países latinoamericanos tienen más expectativas de ingresar a la universidad y terminar una carrera que los estudiantes de 15 años de los países 'desarrollados'.

        BIENESTAR DE LOS ESTUDIANTES DE 15 AÑOS EN 10 PAISES


        Registro abajo los datos de cada uno de los 10 países seleccionados en este estudio, en relación a las categorías elegidas por la OCDE para dar cuenta del bienestar de los estudiantes. (El promedio de la OCDE tiene en cuenta solo a países que son miembros de la OCDE).

        Satisfacción con la vida

        Indice de satisfacción con la vida (0-10). Promedio OCDE: 7.31
        Finlandia: 7.89
        Estonia: 7.50
        Corea: 6.36
        Chile: 7.37
        Costa Rica: 8.1
        Colombia: 7.88
        México 8.27
        Perú: 7.50
        Uruguay: 7.70
        R. Dominicana: 8.50
        Japón: 6.80
        Qatar: 7.41

        Estudiantes que están muy satisfechos con la vida. Promedio OCDE: 34.1%
        Finlandia: 44.4%
        Estonia: 37%
        Corea: 18.6%
        Chile: 38.1%
        Costa Rica: 58.4%
        Colombia: 50.9%
        México: 48.5%
        Perú: 42.8%
        Uruguay: 44.2%
        R. Dominicana: 67.8%
        Japón: 23.8%
        Qatar: 42.6%

        Estudiantes que no están satisfechos con la vida. Promedio OCDE: 11.8%
        Finlandia: 6.7 %
        Estonia: 9.3%
        Corea: 21.6%
        Chile: 12.1%
        Costa Rica: 7.1%
        Colombia: 10.1%
        México: 6.4%
        Perú: 12.9%
        Uruguay: 9.8%
        R. Dominicana: 8.3%
        Japón: 16.1%
        Qatar: 13.8%

        Ambiente en el aula
        Radio estudiantes-profesores en las aulas a las que asisten los estudiantes de 15 años.
        Finlandia:17
        Estonia:18
        Corea: n/a
        Chile: 20.74
        Costa Rica: n/a
        Colombia: 28.45
        México: 28.5
        Perú: 18.61
        Uruguay: n/a
        R. Dominicana: 29.69
        Japón: n/a
        Qatar: n/a

        Motivación para el logro
        Estudiantes que desean ser uno de los mejores estudiantes en su clase. Promedio OCDE: 59.2%.
        Finlandia: 40.8%
        Estonia: 51.1%
        Corea: 81.9%
        Chile: 72%
        Costa Rica: 85.5%
        Colombia: 91.6%
        México: 81.2%
        Perú: 88.4%
        Uruguay: 49.9%
        R. Dominicana: 90.4%
        Japón: 32.9%.
        Qatar: 89.4%

        Ansiedad de los estudiantes con el trabajo escolar
        Estudiantes que se sienten muy ansiosos con el trabajo escolar, aún si están bien preparados para el examen. Promedio OCDE: 55.5%
        Finlandia: 48.6%
        Estonia: 52.8%
        Corea: 55.3%
        Chile: 56%
        Costa Rica: 81.2%
        Colombia: 78.8%
        México: 60.1%
        Perú: 71.5%
        Uruguay: 72.8%
        R. Dominicana: 80.0%.
        Japón: 62.1%
        Qatar: 65.2%

        Estudiantes que se sienten muy tensos cuando estudian. Promedio OCDE: 36.6%
        Finlandia: 17.8%
        Estonia: 27.5%
        Corea: 41.9%
        Chile: 40.2%
        Costa Rica: 55.2%
        Colombia: 57.7%
        México: 49.7%
        Perú: 43.2%
        Uruguay: 53.2%
        R. Dominicana: 53.5%
        Japón: 32.7%
        Qatar: 49.4%

        Sentimiento de pertenencia a la escuela
        Estudiantes que sienten que pertenecen a la escuela. Promedio OCDE: 73.0%
        Finlandia: 80.3%
        Estonia: 78.0%
        Corea: 79.5%
        Chile: 77.3%
        Costa Rica: 74.7%
        Colombia: 74.3%
        México: 76.1%
        Perú: 71.4%
        Uruguay: 77.9%
        R. Dominicana: 66.9%
        Japón: 81.9%
        Qatar: 70.7%

        Bullying
        Estudiantes que experimentan bullying (todo tipo de bullying) al menos unas pocas veces al mes. Promedio OCDE: 18.7%
        Finlandia: 16.9%
        Estonia: 20.2%
        Corea: 11.9%
        Chile: 18%
        Costa Rica: 20.8%
        Colombia: 22.1%
        México: 20.2%
        Perú: 18.4%
        Uruguay: 16.9%
        R. Dominicana: 30.1%.
        Japón: 21.9%
        Qatar: 25.0%

        Estudiantes que sufren bullying (burlas) al menos unas pocas veces al mes. Promedio OCDE: 10.9%
        Finlandia: 10.5%
        Estonia: 13.7%
        Corea: 10.2%
        Chile: 9.6%
        Costa Rica: 11.8%
        Colombia: 11.5%
        México: 13%
        Perú: 7.7%
        Uruguay: 10.3%
        R. Dominicana: 15.3%
        Japón: 17%.
        Qatar: 14.6%

        Estudiantes que sufren bullying (golpes, empujones) al menos unas pocas veces al mes. Promedio OCDE: 4.3%
        Finlandia: 4.6%
        Estonia: 4.7%
        Corea: 0.9%
        Chile: 3.2%
        Costa Rica: 2.7%
        Colombia: 4.0%
        México: 5.3%
        Perú: 3.6%
        Uruguay: 4.0%
        R. Dominicana: 4.8%
        Japón: 8.9%.
        Qatar: 8.8%

        Apoyo de los padres 
        Estudiantes que hablan con sus padres/madres después de la escuela. Promedio OCDE: 86.1%
        Finlandia: 82.8%
        Estonia: 87.9%
        Corea: 79.4%
        Chile: 81.2%
        Costa Rica: 83.5%
        Colombia: 82.5%
        México: 79.7%
        Perú: 81.7%
        Uruguay: 81.2%
        R. Dominicana: 86.6%
        Japón: 90.2%.
        Qatar: 88.6%

        Estudiantes cuyos padres/madres se interesan en sus actividades escolares. Promedio OCDE: 93.5%
        Finlandia: 96.4%
        Estonia: 91.7%
        Corea: 96.5%
        Chile: 91.1%
        Costa Rica: 95.4%
        Colombia: 93.0%
        México: 91.1%
        Perú: 92.9%
        Uruguay: 94.9%
        R. Dominicana: 88.3%
        Japón: 85.9%.
        Qatar: 86.5%

        Estudiantes cuyos padres/madres les apoyan cuando tienen dificultades en la escuela. Promedio OCDE: 90.6%
        Finlandia: 90.9%
        Estonia: 86.9%
        Corea: 92.9%
        Chile: 88.8%
        Costa Rica: 94.7%
        Colombia: 87.6%
        México: 87.6%
        Perú: 85.1%
        Uruguay: 89.8%
        R. Dominicana: 75.3%
        Japón: 87.1%
        Qatar: 89.4%

        Expectativas en torno a la educación
        Estudiantes que esperan completar un grado universitario. Promedio OCDE: 44.2%.

        Finlandia: 27.1%
        Estonia: 42.8%

        Corea: 75.3%
        Chile: 66.6%
        Costa Rica: 54.4%
        Colombia: 76.3%
        México: 58.4%
        Perú: 64.3%
        Uruguay: 42.6%
        R. Dominicana: 63.5%
        Japón: 58.7%
        Qatar: 76.5%

        Actividades de los estudiantes fuera de la escuela
        Estudiantes hacen actividad física o deporte antes o después de la escuela. Promedio OCDE: 12.2%
        Finlandia: 69.6%
        Estonia: 72.1%
        Corea: 46.3%
        Chile: 65.6%
        Costa Rica: 67.4%
        Colombia: 73.9%
        México: 76.1%
        Perú: 75.1%
        Uruguay: 70.3%
        R. Dominicana: 20.2%
        Japón: 19.5%
        Qatar: 12.5%

        Estudiantes que desayunan antes de ir a la escuela. Promedio OCDE: 78.0%
        Finlandia: 83.5%
        Estonia: 83%
        Corea: 78.8%
        Chile: 70.1%
        Costa Rica: 86.8%

        Colombia: 86.8%
        México: 81.7%
        Perú: 89.7%
        Uruguay: 81.0%
        R. Dominicana: 76.5%
        Japón: 92.5%.
        Qatar: 90.2%

        Estudiantes que hacen algún trabajo remunerado antes o después de la escuela. Promedio OCDE: 23.3%
        Finlandia:12.5%
        Estonia: 16.4%
        Corea: 5.9%
        Chile: 23.5%
        Costa Rica: 45.3%
        Colombia: 12.3%
        México: 26.9%
        Perú: 43.8%.
        Uruguay: 24.7%
        R. Dominicana: 34.9%
        Japón: 8.1%
        Qatar: 28.1%

        Tiempo promedio (en minutos) que pasan los estudiantes en Internet fuera de la escuela durante la semana. Promedio OCDE: 146
        Finlandia:138
        Estonia: 163
        Corea: 55
        Chile: 195
        Costa Rica: 182
        Colombia: 143
        México:121
        Perú: 92
        Uruguay: 185
        R. Dominicana: 130
        Japón: 90
        Qatar: n/a

        Tiempo promedio (en minutos) que pasan los estudiantes en Internet fuera de la escuela durante los fines de semana. Promedio OCDE: 184.
        Finlandia:174
        Estonia: 192
        Corea: 107
        Chile: 230
        Costa Rica: 205
        Colombia: 159
        México:136
        Perú: 117
        Uruguay: 199
        R. Dominicana: 153
        Japón: 144
        Qatar: n/a

        Horas de estudio por semana fuera de la escuela
        Finlandia: 11.9 horas semanales
        Estonia: n/a
        Corea: n/a
        Chile: n/a
        Colombia: n/a
        México: n/a
        R. Dominicana: n/a
        Japón: 13.6 horas semanales
        Qatar: 25.7 horas semanales

        Inclusión social
        Indice de inclusión social
        Finlandia: 87.2%
        Estonia: n/a
        Corea: n/a
        Chile: 54.9%
        Colombia: 58.7%
        México: 60.3%
        Perú: 49.1% 
        Uruguay: n/a
        R. Dominicana: n/a
        Japón: n/a
        Qatar:n/a

        Variación entre 2006 y 2015 en el índice de inclusión social
        Finlandia: -2.8%
        Estonia: n/a
        Corea: n/a
        Chile: 7.5%.
        Colombia: -7.3%
        México: 4.5%
        Perú: n/a
        Uruguay: n/a
        R. Dominicana: n/a
        Japón: 3.2%
        Qatar: n/a

        Otros
        El informe de la OCDE sobre el bienestar de los estudiantes (PISA 2015) y el informe Education GPS de cada país registran observaciones como éstas:
        - El número de estudiantes de 15 años incluidos en la prueba PISA 2015 varía grandemente entre países. Así, por ejemplo, en Finlandia y Japón la muestra es muy grande, mientras que en otros países (por ejemplo México o República Dominicana) es muy pequeña.
        - En Qatar, una gran proporción de profesores (74.3%) asistieron a un programa de desarrollo profesional en los tres meses previos a la aplicación de la prueba.
        - Estonia todavía no logra atraer adultos jóvenes a la profesión docente. La fuerza laboral docente es una de las de mayor edad en los países de la OCDE.

        Textos relacionados en OTRAƎDUCACION
        - Artículos sobre PISA / Articles about PISA

        Finlandia pone en jaque las nociones sobre tiempo escolar

        En Finlandia los alumnos empiezan la escolarización a los 7 años de edad, pasan menos tiempo en la escuela que en la mayoría de países, tienen más tiempo de recreo, menos tareas en casa, más tiempo de vacaciones y no hay horas extras de instrucción ... y sin embargo aprenden más.

        Finlandia pone en jaque todas las creencias convencionales sobre el tiempo escolar, especialmente aquella - arraigada y vigente - de que más es mejor. En todos los ámbitos, Finlandia muestra que menos es mejor desde la perspectiva del aprendizaje y del bienestar de los alumnos.

        Inicio de la escolaridad

        La escolaridad se inicia a los 7 años de edad. En base a sus propios estudios, los expertos finlandeses concluyeron hace tiempo que a esa edad los niños están maduros para aprender a leer y escribir.

        El hecho es que, dos años después, los niños finlandeses leen y escriben mejor que los demás niños de 9 años en el resto de Europa y en los países de la OCDE. Finlandia viene destacando en lectura y escritura en las pruebas PISA.

        Educación obligatoria


        La educación pre-escolar no es obligatoria.

        La educación básica
        (educación comprensiva, peruskoulu), obligatoria, dura 9 años, desde los 7 hasta los 16 años de edad.

        Se ofrece la oportunidad de un año adiciomal ('décimo grado') a quienes desean prepararse mejor para estudios futuros.

        Más del 99% de los alumnos completa la educación obligatoria.

        Los primeros seis años de la educación básica equivalen a la educación primaria y los tres años siguientes al ciclo inferior de la educación secundaria.

        El segundo ciclo de la educación secundaria (a partir de los 16 años de edad) ofrece dos opciones: (a) bachillerato, 3 años, orientado hacia la educación universitaria, y (b) educación vocacional o profesional, 3 años, que prepara para el mundo del trabajo, pero que - si se desea - también permite acceder a la educación superior, ya sea académica o profesional/técnica. El acceso a la educación superior se da mediante el examen de Bachillerato.
        La educación superior se ofrece en las universidades, orientadas hacia la investigación y la ciencia, así como en las escuelas superiores profesionales, con un alcance más práctico.

        Año escolar y vacaciones

        El año escolar tiene una duración de 190 días, la más corta entre los países de la OCDE.

        Hay 632 horas lectivas en primaria y 844 en secundaria.

        El año escolar empieza en septiembre y termina en junio. Hay vacaciones en octubre (una semana), en Navidad (dos semanas) y vacaciones largas de fin de año (10-11 semanas).

        Semana escolar

        El tiempo promedio de clases por semana es uno de los más pequeños entre los países participantes en PISA: 24.2 horas (PISA 2015). 
        Los estudiantes de 15 años (que son quienes toman las prueba PISA) dedican poco tiempo a estudiar fuera del horario escolar: 11.9 horas semanales en promedio. (OECD, Finland PISA Performance 2015).

        Los estudiantes finlandeses dedican en promedio 36 horas a la semana al aprendizaje escolar, sumando las horas dentro y fuera de la escuela (tareas en casa). Este es el número más bajo de horas entre los países de la OCDE.
        En los países de la OCDE, el promedio de estudio es 44 horas semanales. Esto representa aproximadamente 55% del tiempo semanal de los alumnos, si se eliminan fines de semana y 8 horas diarias de sueño.

        Los alumnos en los Emiratos Arabes Unidos estudian 5 horas semanales más en la escuela que los estudiantes finlandeses y tienen 17 horas semanales más de estudio fuera de la escuela
        (PISA in Focus 73, 2017). 
         
        Jornada escolar

        Los alumnos van a la escuela local, en su respectivo barrio o comunidad. Van caminando o en bicicleta. Quienes viven lejos de la escuela - a más de 5km - pueden pedir reembolso por el costo del transporte.

        La jornada escolar empieza a las 8:00 o a las 8:30 de la mañana y termina a la 1, 2 ó 3 de la tarde. En promedio, la jornada diaria dura 6 horas. Muchos alumnos se quedan a la tarde en actividades extracurriculares.

        La duración y organización de la jornada no es la misma para todos. Depende de la edad de los alumnos. Los más pequeños entran más tarde y se van de la escuela más temprano.

        El horario de la primaria es de 8:00 a 14:00 horas. Hay días en que la jornada es más corta y los alumnos salen más temprano (12:00 o 13:00 horas).

        Las escuelas tienen autonomía para decidir cómo organizan la jornada escolar, según las necesidades.

        Los alumnos almuerzan en la escuela. El almuerzo también es provisto de manera gratuita.

        Según encuestas, los padres de familia no quieren que sus hijos e hijas pasen más tiempo en la escuela. La educación en Finlandia es asumida como una responsabilidad compartida entre las familias y el sistema escolar.

        Clases y recreos

        Las clases duran 45 minutos. Hay 4-5 clases diarias.

        Después de cada clase, por ley, hay un recreo de 15 minutos. El período de almuerzo dura generalmente media hora y se hace en el comedor de la escuela.

        Cada escuela puede decidir cómo dividir los recesos. Hay escuelas que deciden organizar recreos más largos, de 30 minutos, reorganizando también el tiempo de las clases. De ese modo los alumnos pueden, por ejemplo, usar el recreo para organizar partidos de fútbol. Hay siempre uno o dos profesores de guardia para supervisar los recreos.

        Durante el recreo los alumnos deben salir de las aulas. Se les estimula a salir del plantel, y a usar las instalaciones de juego a la intemperie, incluso en el invierno. Esto implica complicadas logísticas de vestirse y desvestirse al salir y al entrar (hay que recordar que los alumnos dejan los zapatos a la entrada de la escuela).

        Dentro del plantel se ofrecen actividades para los recesos, como mesa de pingpong, futbolín y otros juegos. Está también la biblioteca y espacios para que los alumnos puedan reunirse.

        Cada semana se elige a dos alumnos encargados de arreglar el aula durante el receso: organizar mesas y sillas, limpiar la pizarra, etc.

        Los profesores usan los recesos para reunirse en la sala de profesores, las cuales son cómodas y bien equipadas. Todo plantel tiene una sala de profesores.

        Los finlandeses están convencidos de que los recesos frecuentes y la actividad física son importantes para despejar la mente. Los alumnos regresan al aula con nuevas energías, se concentran más, aprenden mejor y la disciplina también mejora. Investigaciones y recomendaciones científicas les dan la razón.

        La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños de 5 a 17 años deben tener al menos 1 hora diaria de actividad física. A raíz de esto, el Ministerio de Educación y el Ministerio de Asuntos Sociales establecieron 1-2 horas diarias de actividad física para los niños de 7 a 18 años y 3 horas diarias para los menores de 7 años. El programa "Finnish School on the Move" (Escuelas finlandesas en movimiento) busca promover la actividad física y reducir el sedentarismo en las escuelas. Entre otros, se está modificando el mobiliario escolar (incluso eliminando mesas y sillas de las aulas) a fin de que los alumnos se muevan más mientras están en clase.

        Tareas en casa

        Finlandia es el país que envía menos tareas a la casa entre los países de la OCDE: 10-12 minutos diarios, 3 horas a la semana. En los primeros grados no hay tareas.

        Investigaciones sobre las tareas concluyen, en general, que éstas no contribuyen a mejorar el aprendizaje y el rendimiento escolar y ayudan más bien, a menudo, a agotar a los alumnos, a crear tensiones en el ámbito familiar y a reforzar las inequidades.


        Ayuda de las familias en la casa

        Los padres y madres finlandeses son, después de los japoneses, los que menos tiempo dedican a ayudar a sus hijos e hijas con la educación escolar (3.1 horas a la semana, en promedio). En Singapur son 7.9 horas semanales, en EE.UU. 6.2, en Corea del Sur 5.4, en Alemania 5.0, en España 4.8, en Francia 3.9, en el Reino Unido 3.6. (Encuesta Global a Padres y Madres de Familia, Varkey Foundation, enero 2018).  
         
        Para saber más
        » Finland, Ministry of Education and Culture

        » Dirección Nacional Finlandesa de la Educación, Sistema educativo de Finlandia
        » Finnish Schools on the Move 
        »
        OECD, Finland PISA Performance (2015)
        » BBC, Why do Finnish pupils succeed with less homework?
        » Infographic: There's no homework in Finland

        » "En Finlandia la tarea de los niños en casa es divertirse y jugar", Heraldo, 2016
        » Los países que ya decidieron prohibir las tareas escolares para la casa", EMOL, 2016

        » OCDE,¿Perpetúan los deberes las desigualdades en educación?, PISA In Focus, No. 46, 2014
        »
        OECD, “Is spending more hours in class better for learning?”, PISA In Focus No. 54, 2015
        » OECD, "Do students spend enough time learning?", PISA in Focus No. 73, 2017 

        »
        OECD,
        Studying more may not make you a top performer, Hélène Gillou, June 2017
        » Finnish schools are moving on up, The Star Online, June 2017
        Hélène Guillou
        Studying more may not make you a top-performer

        Textos relacionados en OTRAƎDUCACION

        » Finlandia: Hacer deberes en la biblioteca
        » Reconocimiento a Felipe (Quino)

        » Comida rápida, aprendizaje rápido



        Reconocimiento a Felipe (Quino)

        Quino


        Que a nadie le quepa duda. Ha sido enorme la contribución de Felipe a la lucha histórica contra los deberes escolares.


        A ese Felipe atormentado, en lucha solitaria y permanente contra los mandatos de la escuela, le debemos una hazaña monumental: sacar a los deberes de su santuario y poner en duda su propia razón de ser, cuando nadie, o muy pocos, se atrevían a hablar mal de ellos. Millones de niños y niñas atormentados, como él, han padecido y siguen padeciendo el tormento de los deberes.
         

        Ese Felipe incomprendido, sin amigos ni padres cómplices, quedó catalogado de vago, mal alumno, procrastinador, perezoso, flojo de espíritu, bueno para nada. Tendido en la silla o sobre la mesa, le vimos batallar con su falta de voluntad, con su resistencia a someterse a las rutinas escolares. ¿Quién se permitía, en los 1960s, dudar de las bondades de los deberes y de la inevitabilidad de niños esclavizados para cumplirlos? 
         

        En las últimas décadas, muchas cosas cambiaron, algunas para bien. Entre ellas, la reputación de los deberes. Hoy están en la mira como enemigos de la infancia y de la buena pedagogía, y gozan de creciente antipatía entre niños, familias, educadores y especialistas en todo el mundo.

        Felipe, el antihéroe, resultó un adelantado. Un tímido niñito argentino que, desde las tripas y sin saber una pizca de Neurociencia, se anticipó a investigaciones y análisis que hoy ponen en entredicho incluso la utilidad de los deberes y que están obligando en muchos lados, cuando menos, a reducir la carga.


        Lastimosamente, Felipe ya no está para verlo. En 1973 Quino decidió dejar de dibujar a Mafalda y sus amigos. Felipe no pudo reivindicarse ni disfrutar los nuevos vientos escolares. Vaya nuestro reconocimiento a su intuitiva, solitaria y sufrida resistencia a los deberes. 

        Hacer deberes en la biblioteca

        Rikhardinkatu Library, Helsinki. Foto: Rosa María Torres

        Foto: Rosa María Torres
        Foto: Rosa María Torres

        Soy contraria a los deberes, por muchas de esas razones que, afortunadamente y cada vez más, vienen siendo expuestas y debatidas en todo el mundo. De Finlandia se afirma que no hay deberes o que hay muy pocos deberes, lo que constituye una de las peculiaridades y de los atractivos de la educación finlandesa.
        Fui preparada para verlo y disfrutarlo. 

        Resultó que sí, que en Finlandia se envía deberes, aunque es el país que menos tiempo dedica a los deberes escolares entre los países de la OCDE (gráfico abajo). Las discrepancias en la información tienen que ver, como en otros asuntos, con que no existe una disposición nacional única al respecto: cada municipio, cada escuela, cada profesor tiene autonomía para decidir sobre este asunto.

        Lo que ví no me decepcionó sino que, al contrario, me hizo repensar y complejizar mi idea sobre los deberes, en particular en torno al papel que pueden jugar las bibliotecas.


        Tiempo dedicado a hacer deberes - países de la OCDE (2012)

        En tres clases en las que presencié que los profesores dejaban un deber, pude constatar un alto grado de profesionalismo. Se cree comúnmente que ésta es cuestión sencilla, que todo maestro puede y sabe hacer, pero esto está lejos de la realidad. Idear una tarea escolar apropiada, que los alumnos comprendan, puedan hacer solos, y se sientan motivados a hacer - más allá de la obligación- es una competencia profesional que conjuga conocimiento disciplinar y pedagógico, sentido común y empatía. En todas las bibliotecas que visité encontré estudiantes de diversas edades haciendo deberes, trabajando laboriosamente y aprendiendo a gusto. Tanto, que la propia noción de deberes se desdibuja y uno llega a sentir la necesidad de llamarlos de otro modo.

        Las bibliotecas ofrecen este servicio, igual que todo, de manera gratuita. Los espacios de estudio pueden ser individuales o grupales; en la mayoría de casos, ví estos últimos. Dos, tres, cuatro estudiantes trabajando en grupo, rodeados de libros y revistas, en espacios muy acogedores, bien iluminados, y con arreglos muy variados: mesas, sillas, muebles multiformes, sofás, puffs, almohadones. En algunos casos, una pizarra blanca o un rotafolio. La biblioteca les ofrece laptops para trabajar. También hay servicio (pagado) de impresión y fotocopiado, así como máquinas expendidoras de bebidas. Todas las bibliotecas tienen, por supuesto, wi-fi. Estos espacios de trabajo, obviamente, no exigen silencio; permiten conversar, producir el movimiento y el ruido normales que implica trabajar con otros.

        Para los estudiantes universitarios, las bibliotecas ofrecen servicios que pueden incluir estaciones de trabajo o salas de reuniones equipadas con pizarras electrónicas, proyector, equipo audiovisual, etc.

        Sobre el uso de la biblioteca para hacer deberes conversé con dos bibliotecarias, una en una biblioteca en Porvoo y otra en Helsinki. 

        Hay estudiantes que van todos los días; otros van dos o tres veces por semana. Se quedan generalmente una o dos horas; algunos se van después de terminar el deber, otros se quedan leyendo o usando algún otro servicio de la biblioteca como música o juegos.

        Los estudiantes menores de 15 años requieren una autorización por escrito de los padres para usar la biblioteca. Por lo general, los estudiantes viven cerca, van ahí al salir de la escuela, llegan y se van caminando o en bicicleta. En otros casos, los padres o madres van a recogerles cuando salen del trabajo, a eso de las 5 ó 6 de la tarde.

        La biblioteca es pues puente entre el sistema escolar y el hogar. Lugar donde se estudia y aprende con autonomía y con libertad, donde se sienten seguros, acompañados y atendidos. No es ni una extensión de la escuela ni una extensión del hogar; es otra cosa.

        Para muchos niños, adolescentes y jóvenes finlandeses, la biblioteca es lugar de acogida, que sustituye a una casa vacía. Y el deber puede ser una experiencia significativa y placentera antes que la usual tarea rutinaria, mecánica y burocrática en que la han convertido nuestros sistemas escolares.

        Para saber más
        » ¿Perpetúan los deberes las desigualdades en educación?, PISA in Focus, No. 46, 2014.

        Textos relacionados en este blog 

        » Rosa María Torres, Sobre la educación en Finlandia | On education in Finland
        »
        Rosa María Torres, Reconocimiento a Felipe (Quino)

         

        10 ideas falsas sobre Finlandia y la educación


        e-volv
        Los finlandeses se guían por la filosofía de "menos es más".

        1. FALSO: Finlandia es el país que más invierte en educación 


        A nivel mundial, Finlandia ocupa la posición 23 en cuanto a financiamiento de la educación en relación al PIB: 7.2% (Informe de Desarrollo Humano 2016)
         

        Destina a la educación el 11.2% del gasto público, desde la inicial a la superior, incluyendo a esta última (el Ministerio de Educación y Cultura se ocupa de todo el sistema). En los países de la OCDE el promedio es 12% (OECD, Education at a Glance 2015).

        La educación se ofrece de manera gratuita (con dinero proveniente de los impuestos, que son altos), incluyendo transporte y provisión de un almuerzo caliente diario a todos los estudiantes (en la educación secundaria superior los textos no son gratuitos).


        Países con rendimientos escolares muy inferiores a los de Finlandia, y sin educación gratuita, tienen presupuestos educativos mucho más altos. Un caso claro es EE.UU.

        2. FALSO: El secreto está en más tiempo (de enseñanza, de aprendizaje, de ayuda)


        Finlandia es el país de la OCDE con menos tiempo dedicado a la educación escolar. Calendario de 180 días, jornadas diarias cortas, menos horas de clase, menos deberes.


        Un profesor enseña en promedio 600 horas por año, 4 horas diarias o menos. (Un profesor en EE.UU. enseña 1.080 horas al año, 5 ó 6 clases diarias).

        La escolarización se inicia a los 7 años de edad. Hasta entonces, la prioridad es el juego.


        Se prefiere menos tiempo de clase, más recreos y más largos (75 minutos de recreo en total).


        La hora de la comida debe ser pausada, placentera, sin prisa.

         
        Finlandia es el país que menos deberes envía, según la OCDE. Pocos deberes, más tiempo libre para jugar, hacer actividad física, aprender fuera de la escuela, estar con la familia y los amigos.

        Padres y madres finlandeses son, después de los japoneses, los que menos tiempo dedican a ayudar a sus hijos e hijas con la educación escolar (3.1 horas a la semana, en promedio). (Global Parents' Survey, Varkey Foundation, enero 2018). 


        3. FALSO: Se usa mucha tecnología para la enseñanza y el aprendizaje

        El sistema educativo finlandés confía fundamentalmente en las capacidades y el expertise de los profesores. La fortaleza de la educación finlandesa está en la pedagogía, no en la tecnología. Las tecnologías están al servicio de la pedagogía, no al revés. 

        Finlandia está de vuelta de muchos espejismos creados por la tecnología en las últimas décadas. Ratifica la importancia de escribir a mano y de leer en papel, de no sucumbir al teclado y a las pantallas.

        Las TIC no están confinadas en laboratorios informáticos. Están incorporadas a las aulas y a otros espacios de aprendizaje dentro de los planteles escolares.


        4. FALSO: Hay una gran infraestructura escolar


        Finlandia tiene cerca de 5.000 instituciones escolares. En los últimos años se han construido algunos edificios nuevos, con arquitectura escolar siglo XXI.

        La mayoría de los edificios
        escolares tiene 50 años de vida y el diseño arquitectónico convencional organizado en aulas y corredores, hoy considerado obsoleto. 35% de ellos necesita reparaciones urgentes. Hoy lo que se plantea no es construir nuevos planteles para sustituir a los existentes sino hacerles adecuaciones a fin de convertirlos en planteles modernos.


        La clave está en la organización y el uso del espacio, en la creación de ambientes de aprendizaje abiertos, flexibles, estimulantes, informales. Todo apunta a generar colaboración, trabajo en grupo y entre pares, dentro y fuera de las aulas.

        Aunque no existe una normativa nacional respecto del tamaño de la clase, los grupos son generalmente pequeños (máximo 20 alumnos por clase) a fin de facilitar la interacción y la enseñanza personalizada. Se insiste en esto sobre todo para los primeros grados.


        5. FALSO: Se selecciona a "los mejores alumnos" (los que tienen mejores calificaciones) para la docencia


        "Los mejores" no son necesariamente los que tienen mejores calificaciones o más títulos. 


        En la selección de los futuros docentes se valora la motivación, la actitud hacia el aprendizaje permanente, el amor por la lectura, el pensamiento crítico, la creatividad, las habilidades artísticas y de comunicación, el talento musical, el conocimiento de idiomas, valores como la empatía, la perseverancia y el compromiso social.

        Una vez en el ejercicio de la docencia, los docentes gozan de gran autonomía para conducir sus clases y tomar decisiones en torno al currículo y la pedagogía así como en la relación con los padres de familia.

         
        6. FALSO: Finlandia es el país que mejor paga a sus profesores 

        Los profesores en Finlandia ganan 5 puntos porcentuales menos que el promedio en los países de la OCDE. Asimismo, dentro de Finlandia, los profesores ganan menos que otros colectivos profesionales con un nivel similar de educación (por ejemplo médicos y abogados). Los profesores de educación inicial tienen los salarios más bajos.

        La clave del buen desempeño docente no es el incentivo económico. Hay otros factores que explican su gran motivación por la enseñanza y su profesionalismo.

        Los profesores finlandeses son cuidadosamente elegidos, formados con altos estándares de calidad y socialmente respetados. Gozan de gran autonomía en su trabajo. La sociedad confía en ellos. Tienen un sentido de valía y realización personal.


        7. FALSO: Los profesores no están sindicalizados

         
        Más del 90% de los profesores finlandeses están sindicalizados.

        El sindicato docente OAJ es fuerte y es un actor fundamental de la educación y de la reforma educativa. Tiene más de 120.000 miembros e integra todos los niveles del sistema, desde profesores de educación inicial hasta profesores de educación superior.

        OAJ hace sus propias investigaciones y análisis, participa de manera permanente y activa en las deliberaciones en torno a las decisiones de política educativa y asume un rol crítico y propositivo en relación a éstas.

        8. FALSO: Finlandia aplica pruebas estandarizadas


        Finlandia no cree en las pruebas estandarizadas y las rehuye. Aplica una sola prueba estandarizada a los estudiantes al final de la educación secundaria.

        La preocupación principal del sistema educativo es el aprendizaje, no los puntajes. Enseñar para aprender, no para sacar buenas calificaciones. Menos tiempo dedicado a pruebas, más tiempo dedicado al aprendizaje.
        Cada profesor o profesora evalúa de manera permanente el aprendizaje de sus alumnos y está alerta para identificar problemas y darles solución oportuna. La repetición está prácticamente abolida.

        No existe un sistema de evaluación docente. A los profesores no se les aplica pruebas.


        9. FALSO: Finlandia establece y publica rankings escolares


        Finlandia fomenta la colaboración, no la competencia entre alumnos, entre profesores, entre escuelas. Consecuentemente, evita los rankings.

        No publica resultados de aprendizaje ni a nivel de las escuelas ni a nivel de la educación superior.

        El objetivo de los finlandeses nunca ha sido ser el mejor sistema educativo del mundo, ni siquiera de Europa; solo ser el mejor sistema que pueda ser para los estudiantes finlandeses.


        10. FALSO: Finlandia está satisfecha con su sistema educativo

        Pese a su buen desempeño en PISA y a sus altos indicadores en muchos ámbitos económicos, sociales y culturales, Finlandia está siempre insatisfecha, buscando mejorar la educación para hacerla más pertinente y significativa para los alumnos.

        Entre otros, actualmente está empeñada en una reforma curricular de la educación básica, revisando el uso de las tecnologías digitales en la educación, repensando la educación inicial así como la educación técnica y vocacional, desarrollando la educación terciaria, ampliando el aprendizaje de idiomas extranjeros, buscando hacer más accesible el arte y la cultura en las escuelas, y creando nuevos entornos de aprendizaje.
         

        Textos relacionados en este blog
        » Rosa María Torres, Sobre la educación en Finlandia | On education in Finland
         

        LinkWithin

        Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...