Mostrando entradas con la etiqueta edad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta edad. Mostrar todas las entradas

Ni ancianos ni abuelos ni viejecitos


Rosa María Torres
Gustav Klimt - El árbol de la vida

Permítanme iniciar con una historia personal-familiar.

El plomero trabajaba en la cocina y mi mamá leía el periódico, plácidamente, en el comedor de diario, en nuestro departamento en Buenos Aires. Empezaron a conversar. En medio de la conversa, él le llamó abuela. Ahí terminó el asunto. Mi mamá, indignada, le dijo de todo.

En Argentina está extendido el uso de abuelo y abuela para las personas mayores (nunca llegué a investigar si todas se sienten contentas al respecto). Mi mamá tenía 77 años y era abuela de siete nietos. Era una mujer activa, autónoma, viviendo la vida a plenitud, vanidosa, incómoda con las arrugas y otros signos de la vejez, que ocultaba celosamente su edad. Desde que fue abuela por primera vez, todos - hijos y nietos - pasamos a llamarle Nanita. Lo de abuela nuncó le calzó, ni con diminutivo. Y toda la familia lo respetó.

Me valgo de esta anécdota familiar para introducir el tema de cómo nombramos y tratamos a las personas mayores. Muchas dificultades están relacionadas con concepciones erradas y discriminadoras en torno a la edad adulta y, sobre todo, a la vejez y el envejecimiento.

En el caso del Ecuador, dos hechos nacionales recientes (2017) pusieron en evidencia, con luces rojas, dichas dificultades: (a) la campaña electoral, y (b) el juicio en que se vio envuelta la Comisión Nacional Anticorrupción, órgano de la sociedad civil por mandato del Colectivo Nacional de Trabajadores, Indígenas y Organizaciones Sociales del Ecuador.

Campaña electoral

La tercera edad tuvo un perfil alto en la campaña electoral (enero-marzo 2017), especialmente por parte del candidato oficialista, hoy Presidente electo, Lenin Moreno, quien planteó en su programa de gobierno el objetivo de "construir un país responsable que cuide de sus ciudadanos Toda Una Vida", dentro de lo cual ofreció que dará a las personas mayores seguro social y una pensión. Viejecitos fue el apelativo usado por Moreno para referirse a ellas.

Comisión Nacional Anticorrupción

La Comisión Nacional Anticorrupción fue enjuiciada por el Contralor Carlos Pólit por denunciar un sobreprecio en la Refinería del Pacífico y afirmar: "Responsabilizamos por su falta de fiscalización objetiva y transparente al Contralor". El Contralor - quien acaba de ser reelecto para un tercer período consecutivo (estará en el cargo 15 años) - lo consideró una calumnia y pidió entre 6 meses y 2 años de cárcel y USD 900.000 a cada uno de los nueve comisionados, como compensación por daño a su honra.

Los miembros de la Comisión son personas valiosas y reconocidas, de probada trayectoria en el país: Jorge Rodríguez (Presidente de la Comisión), Julio César Trujillo, Isabel Robalino, María Arboleda, Byron Celi, Simón Espinosa, Alfredo Rodas, Ramiro Román y Juan Fernando Vega. No es coincidencia que la mayoría de ellos sean personas de la tercera edad, gente con sabiduría, valentía y experiencia. Simón Espinosa, miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua y un referente en la lucha contra la corrupción en el Ecuador, tiene 88 años. Julio César Trujillo, abogado, profesor emérito y con una vida dedicada a la defensa de los derechos humanos y las causas justas, tiene 85 años. La Dra. Robalino, con larga trayectoria en el campo de la defensa de los trabajadores, tiene 99 años.

A
ncianos o abuelos fueron llamados por muchos medios, en artículos, entrevistas, caricaturas. También en las redes sociales. En verdad, varios de ellos no son abuelos, no tienen nietos. Otros no han alcanzado aún la tercera edad. En un giro inesperado, la edad pasó a pesar más en la empatía ciudadana frente al juicio y en la defensa de los comisionados que su trayectoria, integridad y honestidad.

No es por la "edad avanzada" que no debían ir a la cárcel y ser "perdonados", como en efecto hizo la jueza; es por la justeza de sus denuncias y reclamos, en nombre de los ecuatorianos. "Ojalá los jóvenes sigan el ejemplo de nosotros, los viejos", dijo Simón Espinosa al término de la audiencia.

Ni ancianos ni abuelos ni viejecitos

El alargamiento de la vida es un fenómeno mundial y pronunciado en las últimas décadas. En muchos países ya hay, o habrá pronto, más personas mayores de 65 años que niños. El envejecimiento de la población es hoy uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta el mundo, en todos los planos.
"En 2015 había 901 millones de personas de 60 años o más en todo el mundo, lo que supone un incremento del 48 % con respecto a los 607 millones de personas mayores que había en el año 2000. Se prevé que entre 2015 y 2030 el número de personas de 60 años o más crezca un 56 %, de 901 millones a 1.400 millones; para el año 2050 se calcula que la población mundial de personas mayores será más del doble que en 2015, rozando los 2.100 millones.

Dos tercios de las personas mayores viven en regiones en vías de desarrollo y su número crece de forma más rápida que en las regiones desarrolladas".
Naciones Unidas ha venido estableciendo una serie de normativas al respecto. Entre otros, se propuso el término tercera edad para nombrar al período de vida a partir de los 65 años (en algunos países, a partir de los 60 años). Se ha propuesto asimismo los términos adultos mayores o personas mayores para referirse a las personas de la tercera edad. Ni ancianos ni viejos ni viejecitos ni abuelos ni abuelitos.

Al mismo tiempo, ha habido en estos años grandes avances en el conocimiento referido al envejecimiento y a la tercera edad, los cuales han empezado a dejar atrás viejas concepciones y prejuicios. Sabemos hoy, por ejemplo, que la tercera edad es el período de la vida en que las personas experimentan mayor felicidad, una edad abierta al aprendizaje permanente, en la que se juntan conocimiento, experiencia, madurez y empatía. Pensadores, científicos e innovadores logran articular sus mejores ideas y experiencias en este período vital. 

En los últimos años se avanzó mucho en la batalla por entender mejor el mundo de las discapacidades y por empezar a nombrar de manera adecuada y sensible a las personas otrora llamadas minusválidas. Hoy las reconocemos y nombramos como personas con discapacidad o personas con capacidades especiales.

Es hora de emprender, con la misma fuerza, una campaña mundial en favor de la mejor comprensión y el trato adecuado de las personas de la tercera edad, en muchos países ya más de la mitad de la población.

What is youth and adult education - today?

Rosa María Torres
Silvio Alvarez - Brazilian artist

En español: ¿Qué es educación de jóvenes y adultos, hoy?

In an event held in Quito in December 2016, with the participation of education specialists and members of social organizations in Ecuador, I was the only one mentioning youth and adult education.

The objective of the event was to (re)think the national education agenda, in the proximity of national elections leading to a new government.

Everyone made contributions. At the end of the day, the wall was full of coloured cards covering all possible topics and all levels of the education system. Adult education, however, was not there. Relatively absent was also early childhood and initial education, which is also and mainly adult education since it implies educating parents and caregivers in dealing with young children. 

The fact is that those located at both extremes of the education system - young children, and adults - have always been sidelined in the big picture of education.

In the Universal Declaration of Human Rights (1948) the right to education (Article 26), even if focused on the perspective of children and young people, referred to everyone. It mentioned elementary and fundamental education, technical and professional education, and higher education.
Article 26.
(1) Everyone has the right to education. Education shall be free, at least in the elementary and fundamental stages. Elementary education shall be compulsory. Technical and professional education shall be made generally available and higher education shall be equally accessible to all on the basis of merit.
(2) Education shall be directed to the full development of the human personality and to the strengthening of respect for human rights and fundamental freedoms. It shall promote understanding, tolerance and friendship among all nations, racial or religious groups, and shall further the activities of the United Nations for the maintenance of peace.
(3) Parents have a prior right to choose the kind of education that shall be given to their children.
Today, the right to education continues to focus on children and youth. The conceptualization of the right to education applied to adulthood has not advanced.


In an era of expanding life expectancy and of a proposed Lifelong Learning paradigm, national and international education agendas are far from including adults as legitimate subjects of education and of the right to education. Adult education remains the Cinderella of education policies and is not in the mind of most people and most organizations when they refer to education. However, the phrase 'lifelong learning' has been adopted in educational rhetoric worldwide and the education goal (Goal 4) within the new Sustainable Development Goals (SDG, 2015-2030) speaks of "Ensuring inclusive and quality education for all, and promote lifelong learning". 

Lifelong Learning has been introduced and is being promoted as a new education paradigm for several decades now, especially by UNESCO. However, education mentalities and policies have not changed accordingly, and specifically in relation to the education of young people and adults. One may be surprised by:

a) The persistent association of education with childhood, education with education system, and education with schooling.

b) The persistent understanding of youth and adult education as compensatory and second-chance education, addressed to the illiterate, the semi-literate and, in general, those 'lagging behind' in terms of school experience and completion. 

c) The continued association of youth and adult education with non-formal education.

d) The absence of policies and strategies dealing with family education, community education, and citizen education, which imply trans-generational approaches.

e) The use of the term 'lifelong learning' without fully understanding its denotations and connotations, and without a real commitment with the paradigmatic change it entails for the education field.

Lifelong Learning means - literally - learning from the womb to the tomb. Adopting Lifelong Learning as a paradigm implies accepting and understanding that learning begins at home and in early childhood, that childhood is not the only age to learn, that education is much wider than schooling, that formal, non-formal and informal learning complement throughout life, that life is expanding and thus the length and importance of the adult age, that youth and adult learning and education are a fundamental and unavoidable element of any modern education policy today.

Related texts in this blog

¿Qué es educación de jóvenes y adultos, hoy?

Rosa María Torres
Silvio Alvarez - Artista plástico brasileiro. Collage. Brasil
En un evento realizado en Quito a fines de 2016 con participación de especialistas en educación y personas provenientes de diversas organizaciones sociales del Ecuador, fui la única que mencionó la educación de adultos.

El objetivo del evento era (re)pensar, colectivamente, una agenda educativa nacional pertinente, en momentos en que el país se apresta a elegir un nuevo gobierno.

Con aportes de todos, a lo largo del día, la pared se fue llenando de tarjetas de colores referidas a todos los temas imaginables y a todas los niveles del sistema educativo. Pero no apareció la educación de adultos. Tampoco tuvo destaque la educación inicial (0 a 6 años), que es también y sobre todo educación de adultos, pues implica informar y educar a madres y padres de familia y a cuidadores en la crianza de los niños pequeños.

Como es sabido, quienes se ubican en ambos extremos del sistema educativo - niños pequeños y personas adultas - tienen generalmente escasa visibilidad e importancia en el panorama educativo.

En la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) el derecho a la educación (Artículo 26), si bien pensado sobre todo desde la perspectiva de niños y jóvenes, habló de toda persona (everyone) y se refirió a educación elemental y fundamental, educación técnica y profesional, y educación superior.

Artículo 26.

(1) Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
(2) La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
(3) Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.
Hoy, el derecho a la educación continúa centrado en niños y jóvenes. No se ha avanzado en la conceptualización del derecho a la educación desde la perspectiva de la edad adulta y más allá del sistema educativo formal.


El hecho es que, en una era de notable alargamiento de la expectativa de vida y de adopción del paradigma del Aprendizaje a lo Largo de la Vida, la educación de adultos sigue siendo la Cenicienta de las políticas educativas y sigue no estando en la mente de la mayoría de personas dedicadas a la educación. Esto, incluso entre los organismos internacionales que promueven el 'aprendizaje a lo largo de la vida', y pese a que el objetivo referido a la educación (Objetivo 4) en el marco de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (2015-2030) habla de "Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos".
Sigue asombrándonos:

a) la persistente reducción de educación a infancia, de educación a sistema educativo, de educación a escolarización.

b) la continuada comprensión de la educación de jóvenes y adultos como educación compensatoria, de segunda oportunidad, destinada solamente a personas analfabetas, con poca escolaridad y, en general, afectadas por algún tipo de 'rezago educativo'.

c) la continuada asociación de educación de jóvenes y adultos con educación no-formal.

d) la ausencia de políticas y estrategias de educación familiar, educación comunitaria, educación ciudadana, que por su propia naturaleza transcienden las edades y suponen, justamente, enfoques trans-generacionales.

e) el uso de la frase 'aprendizaje a lo largo de la vida' sin entender y asumir cabalmente sus denotaciones y connotaciones, y sin un compromiso real con el cambio paradigmático que esto implicaría al mundo de la educación. 

Aprendizaje a lo Largo de la Vida significa, literalmente, aprendizaje desde el nacimiento (e incluso desde la gestación) hasta la muerte. Adoptar el Aprendizaje a lo Largo de la Vida como paradigma para la educación en el siglo XXI - como ha propuesto la UNESCO - implica aceptar y entender que el aprendizaje se inicia en el hogar y en la primera infancia, que la infancia no es la única edad para aprender, que la educación es mucho más amplia que la escolarización, que hay aprendizajes formales, no-formales e informales y que todos ellos son necesarios y se complementan a lo largo de la vida de las personas, que la vida se alarga y con ella la edad adulta, que la educación de jóvenes y adultos es, hoy, elemento fundamental e ineludible de cualquier moderna política educativa.

Estaciones de gimnasia al aire libre en Pekín y Quito


Rosa María Torres
 


Una de las cosas más fascinantes que ví en Pekín la primera vez que fui a China, en 2001, fueron los equipos de gimnasia instalados en espacios públicos: veredas, pasajes, parques, jardines, playas de estacionamiento, mercados, supermercados, paradas de buses. 

Las estaciones de gimnasia se usaban todo el día, desde temprano a la mañana. Estaban destinadas a las personas mayores y ellas eran, en efecto, los usuarios más regulares. Pero había gente de toda edad y condición. Las amas de casa dejaban sus bolsas en el piso mientras hacían ejercicio. Los hombres trajeados dejaban sus portafolios. Y los estudiantes, sus mochilas. Por supuesto, bicicletas por todo lado.

No ví - o entendí - ningún cartel sobre limite de tiempo de uso. Las personas dejaban las máquinas sin que nadie tuviera que pedírselo. En realidad, no ví a nadie supervisando el uso de las máquinas.

Algunas de las cuestiones que me fascinaron. 

- El foco sobre las personas mayores y sobre el ejercicio físico. 

- La democratización del ejercicio autónomo al aire libre. La gimnasia con aparatos como un servicio público, incorporado a la vida y a los quehaceres cotidianos.

- La confianza en la capacidad de la gente de usar los equipos de manera responsable, de cuidarlos, y de compartirlos con otros. 
Foto: El Comercio, Quito

Diez años después, en 2011, me alegró saber que el concepto estaba siendo adoptado en Quito. Decenas de parques estaban siendo acondicionados con "equipos de gimnasia inclusiva", como se los llamó (un nombre terrible, por cierto). 

En los últimos años, la idea se ha expandido en varias ciudades de América Latina. Internet está lleno de imágenes de equipos de gimnasia en parques, destinados a los adultos mayores y a personas de todas las edades. Adoptan toda clase de nombres ('parques biosaludables' uno de ellos, otro nombre espantoso). 

En 2013 visité uno de estos parques en Quito. Cuatro aparatos instalados en un barrio de clase media y personas mayores disfrutándolos. Hablé con algunas de ellas. Nunca habían usado un aparato de gimnasia.

Meses más tarde volví al parque. Quería escribir una nota. Encontré el lugar desmantelado. Una pareja joven me dijo que el equipo había durado pocas semanas. Algunos aparatos habían sido robados; otros, roto.
Foto: La Hora, Quito

Otros parques y equipos sufrieron una suerte parecida. Las autoridades municipales siempre han tenido dificultades para preservar los espacios y bienes públicos. La cultura ciudadana en Quito - y en el Ecuador en general - tiene muchos problemas. 

Las buenas ideas pueden importarse. La cultura - la cultura ciudadana - no. Debe construirse en cada lugar. ¿Cómo aprenden las personas a valorar y cuidar los espacios y los bienes públicos? ¿Qué clase de información, de educación, de ejemplo, se requieren en el hogar, en el sistema escolar, en los medios, en el trabajo, en el sistema político? 

Para saber más
Nueve máquinas para ejercitarse al aire libre, El Comercio, 11 agosto 2011
Parques se vuelven gimnasios, La Hora, 25 marzo 2012
68 parques de Quito ya tienen los gimnasios al aire libre, El Comercio, 19 junio 2012
400 equipos de gimnasia para 160 parques, Prensa Quito Alcaldía, 18 julio 2013
Roban equipos de gimnasia en tres parques de Quito, El Universo, 17 junio 2014

Textos relacionados en este blog
Quito: Encuesta de Cultura Ciudadana

Sobre aprendizaje de jóvenes y adultos ▸ On youth and adult learning


Roque Zelaya - Honduras

Rosa María Torres
Dedico estos textos a Pepe Rivero, gran amigo y gran educador peruano
que me inició en el campo de la educación de jóvenes y adultos,
me impulsó y acolitó siempre.
Gracias, Pepe.

Compilación de entrevistas y artículos sobre aprendizaje de jóvenes y adultos que he publicado en este blog.
Compilation of articles and interviews on youth and adult learning that I have published in this blog.
ALFABETIZACION  |  LITERACY
Reportajes: estudio de campo en 9 países de América Latina y el Caribe
Chronicles: field study in 9 countries in Latin America and the Caribbean

▸ Una clase de alfabetización en español, traducida al aymara (Bolivia)
▸ Círculos de alfabetización "Sí Podemos" (Perú)
▸ Internet devuelve la vista y amplía la lectura a los ciegos (Uruguay)

▸ Una clase de alfabetización entre rejas (República Dominicana)
▸ Aprendiendo a leer y escribir en lengua mixe (México)
▸ Colegio durante el día, Misiones a la noche (Caracas, Venezuela)
▸ Cooperativas, Misiones Bolivarianas y escuela rural (Barquisimeto, Venezuela)
▸ Programa de Alfabetización 'Encuentro' y Barrios de Pie (Argentina)
▸ Alfabetizando con el 'Yo Sí Puedo' en Cayambe (Ecuador)
▸ Yuyay Jap’ina – Apropiándonos del conocimiento (Bolivia)

Lectura: el adentro y el afuera (2º Encontro Internacional de Educação de Osasco, Instituto Paulo Freire-Sec de Educación de Osasco, São Paulo, 5-7 oct. 2011)

Alfabetización y cultura escrita
Literacy and written culture


Alfabetización de adultos en América Latina: planes y metas 1980-2015
   ▸ Adult Literacy in Latin America and the Caribbean: Plans and Goals 1980-2015
Alfabetización popular
Analfabetismo no es ignorancia

Analfabetismo y alfabetismo: ¿De qué estamos hablando?
Ecuador: La "Patria Alfabetizada" que no fue 
▸ La experiencia de la Campaña Nacional de Alfabetización "Monseñor Leonidas Praoño" (Ecuador): entrevista con el CEDI, Sao Paulo (1993).
  ▸ Ecuador: Tu juventud te ama 
  ▸ El nombre de Ramona Cuji
  ▸ Derechos, alfabetización y concientización
Los erradicadores del analfabetismo
Minga Nacional por un Ecuador que Lee y Escribe
"No basta con enseñar a leer y escribir; hay que acercar la lectura y la escritura a la gente": entrevista con la CLADE (2007)
▸ Para eliminar el analfabetismo hay que eliminar la pobreza
Perú, ¿Libre de Analfabetismo?

Presentación del libro de Emilia Ferreiro “Alfabetización de niños y adultos: Textos escogidos” (CREFAL, México D.F., 28 feb. 2008)
¿Renuncia a un mundo alfabetizado?

   ▸ Giving up to a literate world?
Rwanda: study of literacy needs and programmes for youth and adults by Anthony Okech and Rosa-Maria Torres with the collaboration of Alexander Lyambabaje, Genevieve Mukandekezi and Timothy Njoroge (Rwanda, 2005).
▸  Un sonado marco teórico: Plagio, política y academia en el Ecuador

Grupo Latinoamericano de Especialistas en Alfabetización y Cultura Escrita (GLEACE

Latin American Group of Specialists in Literacy and Written Culture (GLEACE)

Letter to UNESCO on the Literacy Decade (2003-2012)
   ▸ Carta a la UNESCO sobre el Decenio de la Alfabetización (2003-2012)

Sobre analfabetismo y alfabetización: Declaración de miembros del Grupo Latinoamericano de Especialistas en Alfabetización y Cultura Escrita (GLEACE)

Decenio de la Alfabetización de Naciones Unidas
| United Nations Literacy Decade


Literacy for All: A Renewed Vision
   ▸ Alfabetización para Todos: Una Visión Renovada

Base Document - Literacy for All: A United Nations Literacy Decade (2003-2012). Drafted for UNESCO (2000)
  Documento Base - Alfabetización para Todos: Década de Naciones Unidas para la Alfabetización 2003-2012. Redactado a pedido de UNESCO (2000).

  APRENDIZAJE DE JOVENES Y ADULTOS  |  YOUTH AND ADULT LEARNING
Ecuador: Tu juventud te ama
Escuelas para madres de tiempo completo

La voluntad cubana (A propósito de voluntad política y educación)
Los niños como educadores de adultos
Necesidades y deseos de aprendizaje de jóvenes y adultos
Polémicas charlas contra las drogas en colegios (Ecuador)
Puntajes perfectos (ENES, Ecuador)
Preguntas y respuestas sobre educación de adultos

¿Qué es educación de jóvenes y adultos, hoy?
  ▸ What is youth and adult education - today?
▸ Mis comentarios sobre "La Nueva Agenda de Habilidades para Europa"

  ▸ My comments on "The New Skills Agenda for Europe"

  TERCERA EDAD  |  THIRD AGE 
Barefoot College: Una innovación radical (India)
Conversando bajo la lluvia (Finlandia)
El nombre de Ramona Cuji (Ecuador)
El orgullo de ser maestra
Maestros de antes

Ni ancianos ni abuelos ni viejecitos

  APRENDIZAJE COMUNITARIO  |  COMMUNITY LEARNING
Barefoot College: Una innovación radical (India)
Comunidad de Aprendizaje
La biblioteca como núcleo de desarrollo comunitario (Una experiencia en Córdoba, Argentina) 
Educar a las madres en el valor del afecto y del juego (Argentina)
Madres educadoras: Una ceremonia de graduación en un jardín de infantes (Ecuador)
Ecuador: El cierre de la escuela comunitaria Inka Samana Ecuador: Adiós a la educación comunitaria y alternativaElefantes blancos: La estafa social de las escuelas del milenio (Ecuador)

  EDUCACION CIUDADANA | CITIZEN EDUCATION
Campaña de Renovación Pedagógica
▸ EducarEcuador: "Este portal puede ser un aliado clave de la educación ecuatoriana" Entrevista con EducarChile, enero 2003.
"El Corazón Delator" (Teatro a Ciegas)
Minga Nacional por un Ecuador que Lee y Escribe
Rendición de cuentas no es un monólogo con Powerpoint 
Titulares tramposos y manipulación

  EDUCACION DE EDUCADORES  |  TEACHER EDUCATION
El currículo propone y el profesor dispone
El modelo de preparación docente que no ha funcionado
Monólogo
¿Nuevo rol docente? Nuevo modelo de formación
Talleres de lectura para maestros
Sobre educadores, buenos educadores y profesionalización
Sobre educadoras y educadores (compilación)
La evaluación docente con sangre entra

  APRENDIZAJE A LO LARGO DE LA VIDA |  LIFELONG LEARNING
Aprendizaje a lo largo de la vida (ALV)
Barefoot College: Una innovación radical (India)
Child learning and adult learning revisited
From Literacy to Lifelong Learning
  ▸ De la alfabetización al aprendizaje a lo largo de la vida
Lifelong Learning in the South: Critical Issues and Opportunities for Adult Education, Sida Studies 11, Stockholm, 2004
Literacy and Lifelong Learning: The Linkages. Conference at ADEA Biennale 2006, Libreville, Gabon, March 2006.
Lifelong Learning: moving beyond Education for All (Keynote speech, Shanghai International Forum on Lifelong Learning, Shanghai World Expo 2010, May 2010)
Minga Nacional por un Ecuador que lee y escribe
Youth & Adult Education and Lifelong Learning in Latin America and the Caribbean

  PAULO FREIRE 
Los múltiples Paulo Freires 
  ▸ The million Paulo Freires
Un Congreso de Alfabetizandos en Sao Paulo
Paulo Freire, Guinea-Bissau y la alfabetización
Paulo Freire, los sexshops y la comida tailandesa

Prefacio al libro de Paulo Freire "Profesora sí, tía no"
Derechos, alfabetización y concientización

No hay errores metodológicos; son errores ideológicos

Rosa María Torres



"No hay errores metodológicos; son errores ideológicos". Cuando leí por primera vez esta cita de Paulo Freire, fue un boquete de claridad. Y me vuelve a la mente muchas veces, frente a situaciones educativas, escolares, comunicacionales, de la vida cotidiana.

Ciertamente: quienes pretenden formar docentes poniendo en el centro títulos, métodos, técnicas, sin penetrar en saberes, creencias, prejuicios, valores, actitudes, apenas llegan a rozar la coraza exterior. O quienes pretenden remozar políticas y políticos. Si uno rasca un poco, el tufo ideológico puede ser mucho más fuerte que el de autores o métodos añejos. Hay que remover la tierra para sembrar la semilla.

El desprecio por los niños, por su saber, su palabra, su curiosidad, su imaginación y su capacidad natural para aprender, no se supera con talleres sobre la importancia del juego. La incomprensión de la infancia sigue siendo fenomenal entre padres de familia, maestros, políticos, adultos en general. Usar 'infantil' como insulto es una de tantas muestras del irrespeto hacia los niños y sus derechos.

El trato discriminatorio, hostil o condescendiente hacia niñas y mujeres no proviene del sótano de la mala pedagogía. Proviene en primer lugar del machismo que asola a nuestras sociedades, en el hogar, en el sistema escolar, en el lugar de trabajo, en la participación social, en la cultura política. Mientras no lo encaremos de frente y de raíz, no habrán dispositivos de "equidad de género" que funcionen de verdad.

Al maestro o maestra que trata a un estudiante indígena como a un retardado mental, no le falta actualización pedagógica. Lo que le falta, fundamentalmente, es conocimiento, respeto y empatía respecto del mundo indígena, sus lenguas, culturas y saberes. Lidiar con el racismo implica combatirlo no solo en el ámbito escolar sino en el social y en el político. No basta con ofrecer algo llamado "educación intercultural" o pulir métodos y técnicas de enseñanza.

La desatención y el maltrato hacia las personas mayores tiene una fuerte dosis de ignorancia y de prejuicio en torno a la edad. Los modelos de trato a los viejos se forjan primordialmente en la familia y las relaciones familiares. Igual que el trato hacia las personas con algún tipo de discapacidad.

La dificultad de los maestros para incorporar a las familias y a la comunidad no solo a la vida escolar sino a la cultura pedagógica tiene una larga historia y muchas explicaciones. La retórica del cambio no alcanza para romper con la imagen del maestro autosuficiente, de la escuela-bunker, del conocimiento como monopolio escolar.

El desprecio hacia los maestros/docentes /educadores no se camufla con talleres de capacitación, con becas, incentivos, aumentos de sueldo. No puede esperarse grandes cosas de los maestros si siguen siendo vistos como una profesión devaluada y un oficio rutinario, como sujetos subordinados que no merecen valoración ni autonomía ni confianza. Sigue siendo sorprendente la ignorancia social en torno a las complejidades de la enseñanza y del aprendizaje. 

"Poner al alumno en el centro" se dice fácil pero se hace muy difícil. Porque contraría la ideología que coloca al adulto por encima del niño, al docente por encima del alumno, al que "sabe" por encima del que "no sabe", a la enseñanza sobre el aprendizaje. El paso "del profesor al facilitador" es un auténtico harakiri y por eso asombra la simpleza con que suele manejarse, como si fuese asunto de decálogos, consignas, pasos metodológicos.

El uso de imágenes inadecuadas revela problemas ideológicos, no solamente de ilustración o diseño gráfico. Niños latinoamericanos con cabellos rubios, niños asiáticos con ojos redondos, niños africanos con narices respingadas abundan en los textos escolares, en la televisión y en internet, mientras se invisibiliza (o folcloriza) a minorías y mayorías étnicas que no corresponden al ideario social deseable.

El diálogo y la participación no se producen por decreto. Ni resultan de un breve taller o manual sobre métodos y técnicas. Implican cambios ideológicos, tomas de conciencia, renuncia, descentramiento, empatía, respeto, reconocimiento del otro como otro y de su importancia. Es difícil ser democrático y aprender a vivir en democracia.

La educación reducida a educación escolar, la idea de que el cambio educativo puede darse "de arriba a abajo" y "de afuera hacia adentro", que no es necesario que la gente participe, que más es mejor (más inversión, más tiempo, más pruebas, más capacitación, más títulos, etc.), que la evaluación automáticamente "mejora la calidad", que buen alumno es el que saca buenas notas, que lo que importa es cuánto se invierte, que hay que empezar la escuela cuanto antes, que escolarizado es lo mismo que educado, que el juego es solo para los niños pequeños, que enseñar es hablar y aprender repetir, que la repetición escolar está bien, que las tecnologías vendrán a resolver todos los problemas ... son algunas de tantas viejas y nuevas creencias resistentes a la investigación, al conocimiento científico, a la evidencia empírica y hasta al sentido común.

Combatir prejuicios y comportamientos violatorios de los derechos humanos, y quebrar sistemáticamente la vieja ideología educativa, es fundamental para construir una nueva pedagogía para una nueva educación.

Textos relacionados en OTRA∃DUCACION
A mi amigo Paulo FreireTo my friend Paulo Freire

'Infantil' no puede ser insulto

Rosa María Torres

Mucho se ha trabajado y mucho queda por trabajarse la discriminación a través del lenguaje.

Los usos discriminatorios del lenguaje en relación a las mujeres son, desde hace tiempo, tema de análisis y denuncia, con algunos impactos prácticos sobre el habla y sobre la escritura, al menos en ciertos estratos de la población. La insistencia en "las y los" ayudó a tomar conciencia de la invisibilización de la mujer, también en el plano lingüístico. No obstante, en el habla corriente siguen campeando los usos peyorativos y machistas de "niña", "nena", "mujercita", "hembra", "hembrita"... A las mujeres sigue mandándoseles a la cocina y al limbo genérico "ama de casa".

La discriminación nacida del racismo, principalmente contra indios y negros, sigue siendo atroz. Haber logrado pasar del "negro" al "afro" es, para muchos, una conquista. Pero siguen en la punta de la lengua el "trabajar como un negro" y la "merienda de negros", y las expresiones más insultantes y degradantes en torno a los indígenas en nuestros países.

Las 'capacidades especiales' empiezan a entrar forzadamente en el discurso, pero en el trato cotidiano la discapacidad sigue moviéndose a sus anchas. Con los términos y argumentos de la discapacidad - física, intelectual, moral - se busca ofender e insultar en cualquier conversación, en cualquier debate.

Las personas mayores son objeto de burla, no importa cuánto creció la expectativa de vida en el mundo y el develamiento científico de viejos tabúes y mitos asociados a la vejez. "Tercera edad" o "adulto mayor" son términos académicos y sofisticados; en la vida real siguen siendo viejos y tratados sin consideración ni respeto. Vieja es abuela y abuela, joven o vieja, es conejillo de Indias para poner a prueba la ignorancia o la tontería: si se lo explicas a tu abuela y ella lo entiende, significa que cualquiera lo puede entender.

Y, en el extremo opuesto, los niños, los con menos condiciones y armas para protestar y defenderse contra los abusos: los físicos, los morales, los lingüísticos, y cuya discriminación en el lenguaje suele pasar desapercibida. 'Infantil' sigue usándose de modo peyorativo, como equivalente a condición inferior, a minusvalía, a falta de criterio y de razón, a error. De todo lo que son los niños - lindos, tiernos, curiosos, creativos, espontáneos, inquietos, llenos de energía - 'infantil' destaca lo que no son, lo que no tienen, lo que les falta por comparacón con los adultos.

En "La enfermadad infantil del 'izquierdismo' en el comunismo" Lenin usó 'infantil' como categoría de análisis y de descalificación ideológica y política. Pero no podemos reprochárselo. No olvidemos que Lenin escribió a principios del siglo pasado, cuando no existía el conocimiento que hoy tenemos sobre la infancia ni los abundantes consensos internacionales para protegerla del abuso adulto. Lenin no conoció la Declaración de los Derechos del Niño (1959), mucho menos la Convención sobre los Derechos del Niño (1989).

Es mucho lo que hemos avanzado en este siglo en términos de conocimiento y de derechos en relación a la infancia. Y por eso resulta chocante e imperdonable que hoy, en pleno siglo 21, y con todo ese bagaje, la sociedad adulta siga usando 'infantil' como cualidad negativa, como descalificativo, y hasta como insulto en el terreno de la política ("izquierdistas infantiles", "ambientalistas infantiles", "indigenistas infantiles"). 

Educar a los niños o a los adultos: falso dilema


Rosa María Torres 
(viñetas de Francesco Tonucci - Frato)

Siempre que se plantea el asunto de las prioridades en el mundo de la educación, surge la opción niños versus adultos. Frente al argumento de las restricciones financieras, y puestos a escoger, todos coinciden en que los niños deben tener prioridad, que los adultos pueden esperar. Se trata, no obstante, de un falso dilema y de una falsa opción: para educar a los niños es preciso educar a los adultos. No solo a las personas analfabetas sino también a los diplomados; no solo a padres/madres y a profesores sino a todos aquellos de cuyas decisiones y acciones depende el bienestar de los niños. 


Vale recordar, por lo demás, que el derecho a la educación y la necesidad de continuar aprendiendo no tienen edad y se prolongan a lo largo de la vida, y que de la calidad de los adultos depende en gran medida la calidad de vida de los niños, sus posibilidades de presente y de futuro. De hecho - como he reiterado muchas veces - el derecho de los niños a la educación debería incluir el derecho a la formación y al aprendizaje permanente de quienes les educan (o deseducan), dentro y fuera del hogar, dentro y fuera del sistema escolar.
¿Quiénes cuidan y educan a los niños en el hogar?. Adultos. Adultos madres y padres, abuelos, tíos, hermanos mayores, parientes, empleadas domésticas, vecinos, amigos cercanos. Adultos que desconocen, que improvisan, que replican muchas veces los mismos déficits de su propia crianza. Adultos de quienes depende la creación de ese "ambiente familiar rico en afecto y en estímulos" en el que tanto y con tanta razón insisten los programas de atención a la infancia. Madres y padres cuyo propio bienestar y cuya propia educación inciden de manera significativa sobre el bienestar y la educación de los hijos, como lo revelan y recuerdan desde hace mucho tiempo incontables estudios en todo el mundo.




¿Quiénes educan a niños y niñas en la escuela?. Adultos. Adultos llamados educadores, maestros, profesores, a los que muchas veces se forma mal y superficialmente, sin profundizar en los aspectos filosóficos y pedagógicos de una buena relación y de una buena enseñanza. Adultos de cuyo buen criterio y profesionalismo depende, en gran medida, la posibilidad de esa "escuela amiga de los niños" a la que han aspirado y aspiran los grandes pedagogos progresistas. Sabemos ya de sobra que la calidad de la educación escolar depende fundamentalmente de la calidad de los educadores y de la calidad de los vínculos entre estos y los educandos. Invertir en buenos educadores es invertir en buena pedagogía, en altas expectativas, empatía, afecto, buen trato y respeto hacia los niños y niñas a su cargo.


¿Quiénes deciden qué deben aprender los niños dentro y fuera de la escuela, qué deben hacer, jugar, leer, escribir, ver en la televisión o en el cine, oír en la radio, mirar en Internet? Adultos. Padres y madres, empresarios, comunicadores, cineastas, diseñadores, programadores, educadores, periodistas, escritores, dibujantes, fotógrafos, camarógrafos, comerciantes... Adultos que requieren ser educados en la comprensión de la infancia, más allá de sus saberes ocupacionales o profesionales, de sus gustos y preferencias, de sus intereses comerciales, propagandísticos o políticos. Adultos capaces de "estimular a los niños a desarrollar su curiosidad, imaginación y creatividad", como promocionan tantos aparatos pensados para consumo infantil. 



¿Quiénes asumen, en todo lugar y en toda cultura, que su papel es servir de ejemplo, cuidar a los niños, corregirles, orientarles, estimularles, instruirles, formarles?. Adultos. Adultos en el hogar, en la comunidad, en la calle, en el sistema escolar, en los medios, en el parque, en la cancha deportiva, en la iglesia, en la estación de policía, en el consultorio médico, en la central
del partido. Adultos que repiten que "los niños son el futuro" y que "los niños son el recurso más valioso de una sociedad" pero que a menudo desdicen con sus actos lo que dicen con las palabras.

¿Quiénes son los que toman a alto nivel las decisiones sobre qué hacer con los niños, qué enseñarles, cómo, dónde, cuándo?. Adultos. Adultos llamados políticos, burócratas, tecnócratas, especialistas, consultores, funcionarios internacionales, planificadores. Adultos que frecuentemente ignoran a los niños como sujetos de derecho, de participación y de consulta, pese a la conocida retórica que pone a "los niños en el centro" de la atención y de las políticas.


Lo dicho: es imposible optar por educar a los niños sin educar a los adultos. Padres, profesores, burócratas, profesionales, empresarios, políticos: todos necesitamos educarnos en la comprensión, la valoración y el respeto hacia los niños. Decir que la educación de los niños es prioritaria significa, de hecho, aceptar que lo que es prioritario es la educación de los adultos. 

Para saber más
La ciudad de los niños

Los niños según Frato (video)


Textos relacionados en OTRAEDUCACION: 
Rosa María Torres, Carta abierta para niños y niñas que van a la escuela
Rosa María Torres, Los niños pequeños deberían ser los mimados de la sociedad
Rosa María Torres, Por qué los maestros están llamados a ser los primeros defensores de los derechos de los niños

Rosa María Torres: Los 4 P: padres, profesores, periodistas y políticos 
Rosa  María Torres, Los niños como educadores de adultos

Educación: Términos discriminadores que mejor no...

Rosa María Torres

Estigma. Oleo de Angela Suárez
Algunos términos discriminadores y estigmatizadores
que vale repensar (y evitar) en educación

Analfabeto funcional

No existe una única comprensión o un uso consensuado del término "analfabetismo funcional" (o del término asociado "alfabetismo funcional"), ni siquiera en el seno de la UNESCO y entre las agencias internacionales dedicadas a la educación.

De modo general, suele llamarse "analfabeto funcional" a quien lee sin comprender bien lo que lee (o escribe de manera incomprensible, con errores, etc.). Muchos asocian dicha condición a no haber completado la educación primaria. Otros la asocian a no haber completado cuatro años de escolaridad ("educación incipiente" la llama el SITEAL). En el uso corriente, analfabeto funcional sirve como llano insulto (haciendo las veces de bruto, inculto, ignorante). No obstante, como ya es sabido - y confirmado cada vez más por estudios y evaluaciones - cuatro años de escuela e incluso una secundaria completa no aseguran un manejo competente y autónomo de la lectura y la escritura dada la mala calidad de la oferta escolar y la creciente complejidad de la cultura escrita en la sociedad actual.

¿Por qué ver el vaso medio vacío en vez de medio lleno, por qué destacar lo que falta antes que lo avanzado?. ¿Vamos a llamar analfabeta funcional a un alto porcentaje de la población escolarizada?


» Ver en este blog:
- Analfabetismo y alfabetismo: ¿de qué estamos hablando?
- ¿Crisis global de aprendizaje?
- El fracaso alfabetizador de la escuela

Analfabeto digital (alfabetización digital)


Se aplica a quien no maneja las tecnologías digitales, contemplándose diversos niveles de manejo de dichas tecnologías. La pregunta es: ¿por qué considerar y llamar analfabeta a una persona que sabe leer y escribir, aunque no sepa hacerlo usando teclados y pantallas?

La definición de analfabeto es "persona que no sabe leer ni escribir". Ese - aprender a leer y escribir - es el cimiento, el conocimiento fundamental. Aprender a hacerlo en diferentes soportes, y no solo en papel, es un aprendizaje adicional, no un aprendizaje sustituto.

Saber leer y escribir es indispensable para usar las modernas tecnologías con fines de información, comunicación y aprendizaje. Hoy aceptamos y afirmamos que aprender a leer y escribir es un proceso que se realiza y perfecciona a lo largo de la vida, que no se resume en la vieja dicotomía analfabeto-alfabetizado sino que incluye diferentes ámbitos y niveles de competencia, entre los que se incluye la familiarización con las nuevas tecnologías. Cabe entonces llamar a ese proceso educación digital, no alfabetización digital.


» Ver en este blog: Alumnos Clasificados

Educabilidad

Wikipedia remite al filósofo alemán Herbart (1776 -1841) como el primer autor que usó el término, hace dos siglos. No obstante, éste ha resucitado en los últimos tiempos, a menudo de la mano de connotados especialistas, como una noción apta para "explicar" (y, de paso, justificar) el no-aprendizaje o el débil aprendizaje de niños, jóvenes y adultos que viven en situación de pobreza. Edad, género, identidad étnica y lingüística, inteligencia, discapacidad, nivel de pobreza, desnutrición, ausencia de contexto letrado, se mencionan entre muchos factores de "vulnerabilidad educativa" que pondrían en duda la "educabilidad" de las personas. La constatación de que millones de niños y niñas en el mundo no están aprendiendo a leer y escribir en la escuela, incluso después de asistir a ésta durante cuatro años o más, ha sido bautizada de "crisis global de aprendizaje" y no - también - de crisis global de enseñanza.

Como ya sabemos, toda persona puede aprender, a cualquier edad, incluso en condiciones de gran precariedad material e incluso a pesar de discapacidades y enfermedades graves. El hecho de que todo niño aprenda su lengua, mucho antes de entrar a la escuela y sin que nadie se la enseñe, debería ser evidencia suficiente de inteligencia y de capacidad para aprender, teniendo en cuenta que aprender a hablar es el aprendizaje más complejo de todos.


» Ver en este blog:
Pobre la educación de los pobres

- ¿Crisis global de aprendizaje?
» Para saber más: Conferencia Dr. Ricardo Baquero "Jóvenes y escuelas de la sospecha por la educabilidad a la construcción de la posibilidad" , Montevideo, 08/18/10 (video)

Erradicar el analfabetismo 

Asociado a términos como "ignorancia", "ceguera", "oscuridad", "plaga", "lacra", "flagelo", "llaga", no es de asombrar que el analfabetismo (y su antídoto: la alfabetización) se haya acompañado siempre de un lenguaje militar y catastrófico, como si se tratara de una peste, un vicio, un defecto, una enfermedad contagiosa, una calamidad. Las plagas se fumigan, los flagelos se apagan, las lacras se curan, las llagas se cicatrizan. El analfabetismo no. Porque no es una epidemia ni una enfermedad contagiosa sino un problema social estructural que es preciso enfrentar con políticas multisectoriales, sostenidas y de largo plazo.

Tampoco hay una definición o un uso consensuado de este término, aunque su uso está extendido. Algunos lo asocian con "deserción" escolar y con falta de certificación de un determinado nivel de estudios. Otros llaman fracaso escolar al fatídico paquete deserción + repetición + bajo rendimiento escolar. En todo caso, el término apunta, culpabiliza y estigmatiza al alumno. En verdad, el fracaso escolar es, como su nombre lo indica, fracaso del sistema escolar mucho más que del alumno.

» Ver en este blog: El absurdo de la repetición escolar

NiNi

Esta abreviatura designa a jóvenes que ni estudian ni trabajan (asumiéndose que esas son las dos únicas opciones vitales de los jóvenes). Hay "ni-ni"s en todas las clases sociales: en sectores pobres, la razón fundamental suele ser la pobreza y la falta de oportunidades; en sectores ricos, son obviamente otros los factores (familiares, sociales, morales) que entran en juego.

- Los nini no estudian, en una edad en la que se supone deban estar estudiando, es decir, matriculados en alguna institución de enseñanza. Pueden ser ex-alumnos y cuentan, en todo caso, como alumnos a recuperar, a reintegrar en el sistema escolar que los expulsó. No estudiar no equivale a no aprender. Estos jóvenes pueden estar aprendiendo a través de múltiples vías y de muchas maneras, pero ese aprendizaje no se ve desde la mentalidad y las estadisticas educativas convencionales.


- Los nini no trabajan. No según una idea convencional de lo que es trabajar. Pero si miramos adentro de las estadísticas encontramos que muchos (sobre todo mujeres) hacen tareas domésticas, pero el trabajo doméstico - como sabemos - no suele verse ni valorarse como trabajo. Se afirma que en América Latina y el Caribe 21,8 millones de jóvenes no estudian ni trabajan, pero ese número incluye a 12 millones que se dedican a quehaceres domésticos. (Informe OIT 2014: Trabajo decente y juventud en América Latina).


Investigadores en México proponen dejar de hablar de jóvenes "ni-ni" y pasar a hablar de jóvenes "sin-sin", o "no-no", marcando el despojo más que la simple falta de...
- A los "ni-ni" se contrapone actualmente los "sí-sí",  jóvenes descritos como "cool hunters, trendsetters y emprendedores". 

» Ver en este blog:
Niños que trabajan y estudian (CMT, Ecuador)
» Para saber más:
La ONU estima que 60% de jóvenes entre 14 y 24 años en el mundo no estudian ni trabajan (Estado de la Población Mundial 2014: Los adolescentes, los jóvenes y la transformación del futuro, UNFPA, 2014).

Rezago educativo

"Rezago" alude a retraso. ¿Retraso en qué o respecto de qué, cuando se aplica a la educación? Aunque adopta referentes distintos en cada país, el término se asocia en general con población mayor de 15 años que no ha completado determinado nivel escolar (primaria, básica, media). México es el país latinoamericano que más ha difundido la noción de "rezago" en esta región. Tanto México como el Ecuador consideran rezagado a la persona mayor de 15 años que no ha terminado la educación básica (9 años de escolaridad en México, 10 en el Ecuador).

¿Quién y con qué criterio define cuál es el nivel escolar deseable y posible respecto del cual se dictamina "rezago"? ¿Cabe hablar de "escolaridad incompleta" y, si es así, cómo definirla en cada contexto y en el mundo? Al paso que vamos, cuando tener un título de maestría o doctorado aparece como requisito para tener un lugar y ser respetado en la sociedad, la mayoría de la población ha pasado ya de hecho a ser tratada como "rezagada".

» Ver en este blog: La educación y sus mitos

Segunda oportunidad

(a) Suele llamarse así a los programas educativos dirigidos a jóvenes y adultos en situación de analfabetismo o de "rezago" educativo. La ideología de la "segunda oportunidad" asume equivocadamente entre otros que (a) la edad para aprender es la infancia, asociándose edad escolar con infancia y edad escolar con edad de aprendizaje, (b) jóvenes y adultos han tenido una primera oportunidad (y no la han aprovechado), (c) las oportunidades de aprender se agotan en la segunda.
(b) Es asimismo común considerar y hasta justificar la repetición escolar como una oferta de "segunda oportunidad" (es decir, en vez de que abandone el sistema escolar, permitirle al alumno repetir el año, a fin de que "aprenda más"). ¡Nada más errado!

» Ver en este blog:
- De la alfabetización al aprendizaje a lo largo de la vida

- El absurdo de la repetición escolar

Sobreedad (o extraedad)

Aunque no suele mencionarse, la edad es un factor muy importante de discriminación en educación. La infancia copa el espacio; jóvenes y personas adultas - a mayor edad, menor atención - son considerados sujetos educativos marginales. En el medio escolar, la problemática de la sobreedad, definida como tal por la cultura escolar, deja afuera o relega a millones de niños y adolescentes en el mundo.

La obsesión escolar con la edad cronológica de los alumnos y con su igualación - los niños de 8 años deben ir con los de 8 años, los de 9 con los de 9, etc. - hacen que un alumno de 10 u 11 años pueda quedar afuera del sistema, ser aceptado solo como oyente o bien ser atendido en grupo "especiales" o "irregulares" por diversos motivos. Niños y niñas pobres, trabajadores, migrantes, huérfanos, con alguna discapacidad o simplemente enfermos, tienen alta probabilidad de no encajar en ningún lado, pues "están pasados de edad".

Vale recordar al respecto que la escuela multigrado (unidocente) hace de la diversidad de edades un recurso antes que un problema y que algunas de las escuelas más famosas y caras del mundo organizan a los alumnos no según su edad sino según sus intereses y motivaciones. Definitivamente, la edad - y conceptos arcaicos como el de la sobreedad - necesitan replantearse a la luz del nuevo paradigma del Aprendizaje a lo Largo de la Vida.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...