¿Crisis global de aprendizaje?


The Learning Tree - Nathan Jalani Taylor

Text in English: Global learning crisis?


Los organismos internacionales vienen hablando de una "crisis global de aprendizaje" en referencia al hecho de que millones de niños y niñas que van a la escuela en todo el mundo, y especialmente en los llamados "países en desarrollo", no están aprendiendo los rudimentos de la lectura, la escritura y el cálculo, incluso después de cuatro años o más de asistir a la escuela.

El Banco Mundial ha acuñado el término "pobreza de aprendizaje" (learning poverty) para referirse específicamente a "niños y niñas de 10 años que no pueden leer y comprender un texto simple". Se estima (2019) que 53% de los niños en países de ingresos medios y bajos no pueden leer una historia simple al terminar la educación primaria; en los países pobres, este porcentaje sube al 80%. En América Latina, la mitad de los niños de 10 años no puede leer y entender un texto corto. En alianza con el Instituto de Estadísticas de la UNESCO (UIS) el BM propone reducir el porcentaje global a la mitad para el año 2030, en el marco de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¿Se trata de una crisis de aprendizaje?. Preocupa la posibilidad de culpar nuevamente a la víctima, de ignorar la crisis de enseñanza que está detrás de dicha crisis de aprendizaje y, sobre todo, la crisis del sistema educativo y su histórica disfuncionalidad para atender las necesidades de los alumnos, las familias y comunidades, y los requerimientos del aprendizaje, sobre todo de los más pobres.

Preocupa asimismo el atractivo que tiene dicha "crisis de aprendizaje" para la industria de la evaluación y las pruebas.


Niños y niñas no están aprendiendo en la escuela 

Un gran 'descubrimiento' resultó de las reuniones y deliberaciones internacionales en la cercanía del año 2015, plazo de cumplimiento de las metas de la Educación para Todos - EPT (1990-2000-2015) y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio - ODM (2000-2015): millones de niños y niñas no están aprendiendo en la escuela. 250 millones de niños y niñas no pueden leer, escribir o contar, hayan ido o no a la escuela. 
En 2011 se dijo que de 41 países estudiados:
- después de 4 años o menos de escuela: 1 de cada 4 niños no podía leer o escribir una oración o parte de ésta;
- después de 5-6 años de escuela: 1 de cada 3 niños no podía leer o escribir una oración o parte de ésta; 
- 61% de los niños que no podían leer eran niñas; 
- 25% de los niños en países de ingresos bajos o medios no podían leer.
Ilustración: Claudius Ceccon

El analfabetismo es una categoría que se aplica no solo a personas adultas sino también a los niños. El analfabetismo resulta de la falta de acceso a la escuela y también del acceso a la escuela mala e insuficiente, y de la falta de oportunidades para leer y para escribir. La combinación de pobreza, mala enseñanza, mal aprendizaje y malas condiciones de lectura refuerza las peores predicciones para los pobres.

En los 'países en desarrollo' sabemos esto hace mucho tiempo. Completar cuatro años de escolaridad, entendidos por los ODM como equivalentes a 'educación primaria', es insuficiente para lograr un niño alfabetizado  - capaz de leer, escribir y calcular en situaciones de la vida real - especialmente si ese niño proviene de contextos socio-económicos precarios y de lenguas y culturas subordinadas. 

Lo mismo puede decirse de la alfabetización de personas adultas: los usuales programas cortos - más preocupados con las estadísticas que con el aprendizaje - dejan a la gente a medio camino, con débiles habilidades de lectura y escritura. Un corto programa de  'post-alfabetizacón' no agrega mucho. Igual que con los niños, los jóvenes y los adultos necesitan una sólida educación básica, y exposición constante a ambientes y actos de lectura y escritura.

No haber aprendido a leer y escribir es una de las principales causas de repetición en los primeros años de la escuela en todo el mundo. No hay razón científica, o incluso racional, detrás de la idea de que los niños deben aprender a leer y escribir en uno o dos años. No obstante, esto es lo que a menudo prescriben las políticas y los currículos. Y el 'fracaso' es atribuido a los estudiantes, no al sistema ni a quienes definen las polítcas y los currículos.

Pocos países permiten a estudiantes y maestros tiempo suficiente para un proceso completo y significativo de alfabetización. Brasil - conocido por sus altos niveles de repetición escolar y su enquistada 'cultura de repetición' - decidió agrupar los tres primeros años de la educación primaria, a los que llama 'ciclo de alfabetización'.

Muchos especialistas venimos diciendo hace décadas que la alfabetización en el medio escolar debe ser un objetivo de al menos toda la educación primaria, si no de toda la educación básica (educación primaria y educación secundaria baja, según la CINE (Clasificación Internacional Normalizada de la Educación - ISCED). También venimos diciendo que, dada la importancia y la complejidad  de la tarea, los grupos en los primeros grados deben ser pequeños y asignarse los mejores profesores a los primeros grados (como hace Finlandia), contrariando la lógica y la práctica usual de los sistemas escolares en todo el mundo.

El reconocimiento por parte de la comunidad internacional de la mentada "crisis global de aprendizaje" llegó tarde, cuando estaba encima el plazo de cumplimiento de los ODM así como de las metas de la Educación para Todos, después de 15 y 25 años, respectivamente. Es de esperar que dicho reconocimiento lleve a cambios profundos en la nueva agenda mundial de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y del ODS 4 específicamente, dedicado a la educación.

El aprendizaje fue una de las seis metas de Educación para Todos aprobadas en Jomtien, Tailandia, en 1990, en el lanzamiento de la iniciativa mundial de Educación para Todos (Meta 3: "Mejorar los resultados del aprendizaje de modo que un porcentaje convenido de una muestra de edad determinada - ej. 80% de los mayores de 14 años - alcance o sobrepase un nivel dado de logros de aprendizaje considerados necesarios"). Diez años después, en el Foro Mundial de Dakar (2000), esa meta fue eliminada y el aprendizaje quedó mencionado solamente en referencia a jóvenes y adultos (Meta 3: "Asegurar la satisfacción de las necesidades de aprendizaje de jóvenes y adultos a través del acceso equitativo a programas apropiados de aprendizaje de habilidades para la vida y para la ciudadanía"). Ese mismo año 2000 se aprobaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en los que, en las dos metas referidas a educación, desapareció toda mención al aprendizaje.

Definitivamente, es hora de ir más allá de las metas cuantitativas de acceso y terminación, y de poner el aprendizaje en el centro de las metas de la educación. Es hora de aplicar los términos 'universalización' y 'democratización' no solo a la matrícula o la terminación de determinado nivel escolar, sino al aprendizaje. Es hora de asumir que el derecho a la educación ya no es solamente derecho a acceder a la educación escolar sino derecho a aprender.



"¿Crisis global de aprendizaje"? - Culpar a la víctima 

Existe aparente consenso en torno al término "crisis global de aprendizaje". Ciertamente es global: afecta no solo a los países pobres sino también a los ricos. Por otra parte, reconocer la crisis de aprendizaje en el sistema escolar implica reconocer que existe una crisis de enseñanza. Hablar de crisis de aprendizaje tiene el riesgo de asociar dicha crisis a los estudiantes y dejar bien librado al sistema escolar.

Ilustración: Claudius Ceccon

Culpar a la víctima es práctica corriente en la cultura escolar. Pero bien sabemos - o deberíamos saber - que si los niños no aprenden en las escuelas no es porque son estúpidos sino porque el sistema escolar - no solo los profesores individualmente - es incapaz de enseñarles bien y el sistema social es incapaz de ofrecerles las condiciones adecuadas para aprender tanto dentro como fuera de la escuela.

Tanto la crisis de aprendizaje como la crisis de enseñanza se dan en un sistema escolar obsoleto y disfuncional que requiere cambios mayores si se quiere asegurar que los estudiantes aprendan, aprendan a aprender, y aprendan a disfrutar del aprendizaje.

La capacitación docente aparece típicamente como la 'solución' a la calidad educativa y al aprendizaje estudiantil. Pero no basta con capacitación docente. Hay otros factores vinculados a los docentes y otros factores, internos y externos, que intervienen en el éxito o el fracaso escolares.

Cuando hablamos de enseñanza y de aprendizaje en el medio escolar no debemos olvidar que:

(a) La "crisis global de aprendizaje" afecta no solo a los 'países en desarrollo' - centro de los informes internacionales como la Educación para Todos y otros - sino también a los 'países desarrollados'. Preocupaciones y quejas sobre las pobres habilidades de lectura y escritura entre los estudiantes de primaria y de secundaria se ventilan cada vez más frecuente y abiertamente en varios de los países ricos (los países de la OCDE). Entre otros, las evaluaciones nacionales e internacionales de aprendizaje en el medio escolar vienen mostrando dificultades de lectura entre los estudiantes en los diversos niveles, desde la educación básica. La prueba internacional PISA muestra dificultades de lectura entre los estudiantes de 15 años. Lo mismo sucede con las personas adultas, de 16 a 65 años, según los resultados del PIAAC. Un informe del Grupo de Expertos de Alto Nivel sobre Alfabetización de la UE concluía que “1 de cada 5 adultos y 1 de cada 5 adolescentes de 15 años tienen dificultades para leer y escribir“. En Estados Unidos, una tercera parte de los estudiantes obtienen puntajes de suficiencia en lectura, al tiempo que crece la brecha entre buenos y malos lectores (2019).

(b) La "crisis global de aprendizaje" afecta no solo a los estudiantes sino también a los docentes. Millones de docentes en el mundo reciben una formación inicial y en servicio inadecuada, irrelevante para su práctica y su desarrollo profesional. Gran parte de la formación y capacitación docente que se oferta no se traduce en aprendizaje docente.

(c) A los estudiantes se culpa de no aprender y a los docentes de no enseñar (o de no enseñar de modo de lograr aprendizajes significativos entre sus estudiantes). Sin embargo, enseñar es una función que excede a los docentes. Todo el sistema escolar está diseñado para la enseñanza. Y este sistema de enseñanza - como lo conocemos y como ha sido configurado en las últims décadas - no es apropiado para el aprendizaje y para quienes se espera que aprendan.
Ilustración: Frato

Atender eficazmente la crisis de aprendizaje escolar en los primeros grados de la escuela implica atender la crisis de enseñanza (especialmente vía selección, formación, capacitación y bienestar docente) y la crisis del sistema escolar (necesidad de reformas profundas, incluyendo reforma curricular y pedagógica). Implica prestar atención a las condiciones de aprendizaje de los alumnos no solo dentro sino fuera del sistema escolar, especialmente en el hogar: condiciones de vida de las familias, trabajo infantil, nutrición, sueño, seguridad, cercanía de la escuela al hogar, etc.
- Education First | Educación Primero
- Seis metas de 'Educación para Todos' (Jomtien/Dakar)
- Una década de Educación para Todos: La tarea pendiente (IIPE-UNESCO Buenos Aires, 2000, PDF)
- Las '4 As' como criterio para identificar 'buenas prácticas' en educación
- El absurdo de la repetición escolar
- El milagro del aprendizaje escolar
- Sobre Lectura y Escritura | On Reading and Writing
- Una prueba no prueba nada
- Repensando el entusiasmo evaluador y las pruebas
- El sistema escolar hace mal a la salud
- Educación para Todos y Objetivos del Milenio no son la misma cosa
 

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...