Mostrando entradas con la etiqueta Chile. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Chile. Mostrar todas las entradas

¿Qué cualidades desarrollar en los niños?

Rosa María Torres

El mejor dibujo de medio ambiente realizado por un niño. PNUD.

Decidí usar datos de la encuesta del World Values Survey (2010-2014) para hacer una pequeña investigación comparativa en torno a las "cualidades" (así las llama la encuesta) que las personas consideran importante que los niños desarrollen en el hogar, en varios países. Las respuestas revelan aspectos de la cultura en cada país, en este caso en torno a la crianza de los niños y a los valores y actitudes considerados importantes no solo para la infancia sino para la vida. Como veremos, hay algunos denominadores comunes entre los países latinoamericanos (por ejemplo, fe religiosa, obediencia, desprendimiento).

Esta es la pregunta del World Values Survey en su encuesta:
» Here is a list of qualities that children can be encouraged to learn at home. Which, if any, do you consider to be especially important?

» Aquí una lista de cualidades que puede estimularse a los niños a aprender en el hogar. ¿Cuáles, si alguna, considera especialmente importantes?
Las cualidades que propone el WVS para que las personas elijan, son:

Sentido de responsabilidad
Tolerancia y respeto por otras personas
Obediencia
Desprendimiento
Fe religiosa
Ahorro
Trabajo duro
Independencia
Perseverancia
Imaginación
Expresión

Seleccioné algunos países para comparar: cuatro de América Latina (Ecuador, Chile, Argentina y Colombia) y dos de Asia (Japón y Corea del Sur).

En esta tabla resumo los puntajes dados en cada país a cada cualidad; marco en amarillo los puntajes más altos y en azul los puntajes más bajos. A continuación hago un breve síntesis de lo que destacan los datos (por cualidad y por país).



Cualidades importantes a desarrollar en la infancia
(% de personas que menciona cada cualidad)



Ecuador
(2013)
Chile
(2011)
Argentina
(2013)
Colombia
(2012)
España
(2011)
Alemania (2011)
Japón
(2010)
Corea
(2010)
Responsabilidad
75.0%
76.9% 42.7%
82.0%
78.6%
79.6%
87.3% 87.8%
Tolerancia/respeto
67.7%
82.0% 41.8% 86.4% 74.1% 56.3%
64.6%
40.8%
Obediencia
59.7%
45.8%
64.7%
66.4%
31.4%
24.2%
5.0%
24.2%
Desprendimiento
54.1%
42.7% 57.7%
45.8%
35.0%
24.1%
45.1%
24.1%
Fe religiosa
49.0%
27.5% 76.8% 60.3% 10.6% 38.1%
4.4%
38.1%
Ahorro
47.3%
36.4%
86.6%
29.4%
29.6%
28.5%
47.8%
65.1%
Trabajo duro 44.3%
30.5%
59.4%
13.6%
66.6%
81.9%
35.1%
64.3%
Independencia
37.4%
49.2%
44.1%
36.4%
43.1%
28.0%
67.7%
57.8%
Perseverancia
25.4%
53.6%
74.9%
24.3%
37.5%
32.8%
67.8%
32.8%
Imaginación
25.1%
22.2%
68.6%
20.8%
20.8%
6.1%
31.6%
14.5%
Expresión
12.6%
36.4%
19.7%
31.5%
8.3%
33.6%
33.6%
33.6%










     Elaboración: Rosa María Torres

Algunos datos a destacar

CUALIDADES

Responsabilidad  En todos los países la valoran. Especialmente alta en los países asiáticos: Japón y Corea. El valor más alto en Corea (87.8%), el más bajo en Argentina (42.7%).


Tolerancia/respeto por los demás  La valoración más alta en Colombia (86.4%), la más baja en Corea (40.8%).

Obediencia 
Muy valorada en los cuatro países latinoamericanos (Ecuador, Chile, Argentina, Colombia), aunque Chile con un puntaje mucho menor. El puntaje más alto en Colombia (66.4%), el más bajo en Japón (5.0%).

Desprendimiento
La valoración más alta en Argentina (57.7%), la más baja en Alemania y en Corea (24.1%).

Fe religiosa 
Alta en los países latinoamericanos (Chile el más bajo: 27.5%). Cualidad más alta en Argentina (76.8%), seguida de Colombia (60.3%) y Ecuador (49.0%). Baja valoración en España: 10.6%; bastante más alta en Alemania: 38.1%. La valoración más baja en Japón: 4.4%; no así en Corea: 38.1%

Ahorro
La valoración más alta en Argentina (86.6%), la más baja en Alemania (28.5%).

Trabajo duro
La valoración más alta en Alemania (81.9%), la más baja en Colombia (13.6%).

Independencia
La valoración más alta en Japón (67.7%), la más baja en Alemania (28.0%).

Perseverancia
La valoración más alta en Argentina (74.9%), la más baja en Colombia (24.3%)

Imaginación
La valoración más alta en Argentina (68.6%). La más baja en Alemania (6.15%). Baja valoración en Corea (14.5%).

Expresión
Chile el que más la valora (34.6%), España la que menos (8.3%). Alta importancia en Alemania, Japón, Corea y Colombia. Baja valoración en Ecuador y Argentina.

PAISES

ECUADOR Preocupa la baja valoración de la independencia, la perseverancia, la imaginación y la expresión, así como la alta valoración de la obediencia.

CHILE Preocupa la baja valoración del trabajo duro, pero es el país que más valora la expresión.

ARGENTINA Destaca la alta valoración del ahorro, la perseverancia, el desprendimiento, la imaginación, pero al mismo tiempo hay alta valoración de la obediencia.

COLOMBIA Alta valoración de la responsabilidad, la tolerancia, y la expresión, pero también de la obediencia. Baja valoración del trabajo duro y la perseverancia.

ESPAÑA Baja valoración de la expresión y la imaginación.

ALEMANIA Alta valoración del trabajo duro, pero baja valoración del desprendimiento, el ahorro, la independencia y la imaginación.

JAPON Alta valoración de la independencia, coherente con baja valoración de la obediencia; pero baja valoración del ahorro.

COREA: Alta valoración de la responsabilidad; baja valoración de la tolerancia y el respeto por los demás así como del desprendimiento.



Nuestro adiós a Pepe Rivero

Rosa María Torres


"Educador con experiencia UNESCO. Políticas públicas y un mundo más justo y humano son parte de mis quehaceres y propósitos". Así se autodefinió Pepe en su cuenta de Twitter. Es lo que eligió como perfil público para calzar en el reducido espacio que ofrece Twitter. Y ésta fue la foto que escogió.

De ese perfil nos nutrimos quienes tuvimos la suerte de cruzarnos con Pepe en nuestras vidas. De ese quiero hablar pero, sobre todo, del Pepe más personal que conocimos quienes pasamos a ser, con el tiempo, sus colegas y amigos.

Pepe fue un educador comprometido con ese mundo más justo y más humano. Hizo de la educación de adultos su plataforma de despegue y contribuyó a ella hasta último momento. Si bien para muchos quedó asociado a este campo, sus quehaceres y propósitos, como él los llama, fueron mucho más allá. Su trayectoria y sus escritos testimonian su crecimiento profesional, la ampliación de horizontes, la integración de saberes, la multiplicación de frentes. De los adultos pasó a los jóvenes, a los niños, a los educadores, y a una visión no solo de sistema escolar sino de sistema educativo, siempre desde una mirada macro y un corazón peruano-latinoamericano.

Muchos de nosotros conocimos a Pepe en los 1980s, trabajando en la UNESCO en Santiago y al frente de la red de alfabetización de adultos, la REDALF, una de las redes del Proyecto Principal de Educación para América Latina y el Caribe (1980-2000) coordinado por la UNESCO. Una red de época, sin internet a la vista, que suponía viajes, eventos, presencialidad, contacto cara a cara, debates, conversaciones a granel. Fue gracias a él y a esa red que muchos de nosotros nos conocimos e hicimos amistades de por vida. Fue gracias a él y en esa red de ideas y afectos que muchos de nosotros nos formamos, aprendimos a construir juntos identidad y movimiento.

Cada uno de nosotros le debe seguramente muchas cosas. En lo profesional y en lo personal. Fue maestro, mentor, consejero, cómplice, AMIGO con mayúsculas. Cálido, afectuoso, sabía crear confianza y autoconfianza, climas amables para el desarrollo personal y colectivo. Todos tenemos situaciones que contar en las que Pepe fue mano, palmada, sonrisa.

Caballero, modesto, sencillo, cordial, son algunos de las cualidades que le atribuye la gente. Yo agrego sabio, ecuánime, generoso, apacible, conciliador, con un gran sentido del humor, amante del cine, enamorado de su familia. Nunca le ví salirse de las casillas o ser displicente. Pepe sabía sortear las dificultades y los malos momentos con el espíritu en alto.

Durante los últimos cuatro años Pepe y yo estuvimos cerca, a la distancia, gracias a Twitter. Le convencí de abrirse una cuenta; un año después me lo agradecía. Se volvió tuitero consumado. Al inicio de bajo perfil, fue ganando en pericia para meter en 140 caracteres información y comentarios atinados sobre todos los temas imaginables, del Perú y del mundo. Le bromeé un día diciéndole que en Twitter había encontrado su vocación periodística. Me contestó diciendo que efectivamente era así. Amaba el buen periodismo y podría haber sido él mismo uno de los buenos.

En los días siguientes a su muerte, Twitter se llenó de mensajes dedicados a él, que a él le habría encantado leer. De colegas, amigos y gente conocida, y también de personas que le seguían, le habían leído o sabían de él sin conocerle personalmente. "Cuando se habla de alfabetización, UNESCO y OEI, sale el nombre de José Rivero 'Pepe', experto con alma y convicciones, no técnico seco", escribió en Twitter Yvelisse Prats, exministra de educación de República Dominicana.

En cuatro años publicó 38.654 tuits y llegó a tener 2.666 seguidores. A su vez, él seguía a 504 personas, entre ellas algunos viejos colegas del mundo de la educación.

Pepe y yo tuiteábamos a diario. Ambos conocíamos nuestras respectivas rutinas, temas, estilos. De vez en cuando cruzábamos preguntas, comentarios, miniconversaciones. Noté que se había ausentado unos días pero asumí que estaba de viaje e incomunicado. Pocos días antes habíamos comentado sobre las penurias de sacar una visa a Londres, desde Lima y Quito, respectivamente. Asumí que andaba pasándola bien por allá.

El 10 de mayo tuiteó: "Vuelvo feliz a casa luego de 22 días internado en clínica limeña. Conmocionado y fortalecido por las muestras de amor y amistad recibidas". Le escribí de inmediato. Me contestó: "Nunca he estado tan cerca de irme. Tratamiento rehabilitador será largo. Cariños". Siguió tuiteando, menos que lo usual. Volvimos a intercambiar algo sobre la prueba PISA en el Perú. Eso fue lo último, el 22 de mayo. El 27 recibía la amarga noticia, desde Lima.

Permítanme un espacio para el agradecimiento personal a Pepe. El me introdujo profesionalmete al campo de la educación de adultos. Me integró a las actividades de la REDALF, lo que me llevó a conocer muchos países de América Latina y a participar en el seguimiento del Proyecto Principal, en las famosas reuniones de PROMEDLAC. El me animó a aceptar el cargo de Directora Pedagógica de la Campaña Nacional de Alfabetización "Monseñor Leonidas Proaño" en el Ecuador; terminada la campaña, me contrató para escribir un libro sobre la experiencia, al que dediqué más de un año de trabajo, entre Quito y Nueva York, y que ¡jamás terminé!.

Más adelante, se integró a todas las iniciativas que emprendí: el Pronunciamiento Latinoamericano por una Educación para Todos, la comunidad virtual Comunidad Educativa, el Grupo Latinoamericano de Especialistas en Alfabetización y Cultura Escrita (GLEACE). A Pepe y a mí nos ha unido, además, una gran admiración y entrañable amistad con Miguel Soler Roca, maestro de maestros. Miguel - campeón de la modestia - escribió hace unos días en Comunidad Educativa diciendo que Pepe empezó siendo su alumno y terminó siendo su maestro.

De las muchas anécdotas compartidas con él, conservo algunas de manera vívida:

- Pepe en el auditorio de CIESPAL, en Quito, entregándome un diploma de reconocimiento por mi labor en el campo de la alfabetización en América Latina (no soy afecta a los títulos; éste es el único que conservo enmarcado).
- Pepe muerto de risa, brincando sobre colchones, en el cuarto de un hotel en Guatemala que entre varios convertimos en salón de juegos al final de un evento.
- Pepe paseando en la zona roja del puerto de Hamburgo, en una noche helada, conmigo, Paulo Freire y otros latinoamericanos que habíamos ido invitados a la conmemoración del 40 aniversario del Instituto de Educación de la UNESCO (UIE, hoy UIL). Años después escribí un breve texto sobre esa anécdota y lo compartí con él.
- Pepe en un panel en Lima, saliendo firme a defenderme de gente dispuesta a lincharme porque los mapas que había incluido en la cartilla del alfabetización del Ecuador no coincidían con la versión peruana de nuestra mutua y conflictiva frontera.
- Pepe, Isabel Infante, María Eugenia Letelier y yo en casa de María Eugenia, en Santiago, en 2009, redactando a cuatro manos y a gusto una declaración del GLEACE, la cual de hecho tuvo gran circulación e impacto.
- Pepe, Miriam Camilo y yo en República Dominicana, en febrero de este año, en un evento de educación de adultos organizado por ella. No habíamos coincidido en mucho tiempo, de modo que fue una oportunidad para charlar, rememorar, reírnos, compartir - como siempre - noticias y fotos de hijos y nietos. Al final, Pepe y yo le hicimos un pequeño reconocimiento a Miriam en nombre del GLEACE. Un momento lindo. Fue la última vez que nos vimos.

Digo nosotros y nuestro pues siento que hablo a nombre de muchos. Muchos a quienes Pepe impactó y juntó. El fue un mentor y un articulador generacional. Somos colectivo, red, incluso aunque algunos nos veamos poco o perdamos ocasionalmente el contacto. Somos un grupo latinoamericano con sentido de pertenencia, con quehaceres e ideales de transformación, como los suyos.

Extrañaremos mucho a Pepe. Y lo recordaremos. Nos queda honrarlo, celebrar su vida, agradecer su amistad, abrazar a su familia.

Quito, 16 de junio de 2015
Texto preparado para el homenaje a Pepe Rivero en Chile
(PIIE, Santiago, 17 junio 2015)


Condolencias

El Perú perdió un gran Educador. Pepe Rivero: adiós a un gran amigo, Consejo Nacional de Educación (CNE)
Condolencias por la partida de Pepe Rivero, Fe y Alegría
Sensible fallecimiento del Dr. José Rivero Herrera, Inversión en la Infancia
Homenaje del CEAAL (La Carta 543, 29 mayo 2015)
Lágrimas por Pepe Rivero, Yvelisse Prats-Ramírez De Pérez, Listín Diario.

Textos relacionados en este blog
Sobre aprendizaje de jóvenes y adultosOn youth and adult learning (compilación) (dedicada a Pepe Rivero)

PISA para países en desarrollo (PISA-D)




See English text: Now comes PISA for "developing countries"


Muchos cuestionamientos vienen haciéndose a la prueba internacional PISA (Programa Internacional de Evaluación de los Almunos) de la OCDE  (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), la cual evalúa competencias en lectura, matemáticas y ciencias entre jóvenes de 15 años. Las pruebas se aplicaron por primera vez en el año 2000 y desde entonces cada tres años. Algunos de los cuestionamientos se refieren a la inadecuación de dichas pruebas para los llamados "países en desarrollo".
 

Los países latinoamericanos participantes en PISA vienen ubicándose a la cola de los resultados de esta prueba, todos ellos lejos de los puntajes de los "países desarrollados" o "países OCDE" (México, Chile y Colombia han sido incorporados oficialmente como países OCDE).

Diseñadas y pensadas por la OCDE y para los países OCDE (los "países ricos"), las pruebas han venido incorporando poco a poco a "países en desarrollo", "países pobres", países no-OCDE. 28 han participado hasta el momento, 10 de ellos de América Latina y el Caribe: Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago, y Uruguay. Africa ha permanecido ausente de dichas pruebas. (Ver: lista de países que han participado en PISA)

Los cuestionamientos sobre la inadecuación o inutilidad de PISA para los países no-OCDE se han referido entre otros a:

» la necesidad de contextualizar las pruebas, atendiendo a la gran heterogeneidad (socio-económica, cultural, etc.) de los países, y de los "países en desarrollo" específicamente;

»
muchos jóvenes de 15 años están fuera del sistema escolar o lo han abandonado (las tasas de abandono, sobre todo en la educación secundaria, son altas);


» no hay capacidad técnica en la mayoría de estos países para conducir pruebas estandarizadas masivas como PISA;

» muchos países participan ya en pruebas comparativas a nivel internacional (como las pruebas LLECE de la UNESCO en el caso de América Latina);

» los efectos devastadores que tiene al interior de los países, cada tres años, la publicación de los bajos resultados y de los ránkings comparativos a nivel internacional;
 
» la enorme atención que dedican los gobiernos a mejorar puntajes y ránkings entre una prueba y otra, lo que distrae tiempo y recursos de cuestiones fundamentales y del objetivo del aprendizaje
en cuanto tal.


Algunos de estos cuestionamientos se han expresado en cartas abiertas a la OCDE tales como la enviada en 2013 por un grupo de Ministros de Educación, desde América Latina (Los Ministros de Educación del MERCOSUR y la prueba PISA) o la enviada en 2014 por 92 académicos y especialistas de Estados Unidos y otros países desarrollados (¡Paren PISA!). También se han planteado cuestionamientos en Chile (Bárbara Figueroa critica la Prueba PISA porque mide asuntos 'ajenos a la realidad educativa chilena') y desde el Ecuador a propósito de la conveniencia o no de que este país se incorpore a PISA (PISA ¿para qué? ¿El Ecuador en PISA?). (Ver: Voces críticas de PISA desde América Latina).


PISA para el Desarrollo (PISA-D): Hacia una globalización de PISA

 
En respuesta a estos y otros cuestionamientos, la OCDE propuso PISA for Development (PISA para el Desarrollo PISA-D), una iniciativa para países de ingresos bajos y medios. La idea es ampliar la participación de estos países en PISA a partir de 2015, en el marco de una estrategia de globalización de PISA. 

Se espera que los resultados de aprendizaje en los países de ingresos bajos y medios  sean inferiores a los de los países de ingresos altos. En los "países ricos" la mayoría de resultados de aprendizaje se ubica en y a partir de los niveles 3 y 4 de competencia en las tres áreas evaluadas: lectura, matemáticas y ciencias. En los "países pobres" los resultados de aprendizaje se ubican en la base, entre los niveles 1 y 2. Cada área tiene 6 niveles; el nivel 6 refleja la competencia más alta y el nivel 1 la competencia más baja. El nivel 2 se considera un nivel básico.

Nueve países - de Africa, Asia y América Latina - decidieron participar en esta primera aplicación de PISA-D: Bután y Cambodia (Asia); Ecuador, Guatemala, Honduras, Panamá y Paraguay (América Latina); Senegal y Zambia (Africa). Ver mapa abajo (Ver: Reunión técnica, junio 2013; OECD Call for Tender 100000990, August 2014).

PISA-D puede ser administrado tanto dentro como fuera del sistema escolar.
8 países participaron en PISA-D a nivel escolar: Bután, Cambodia, Ecuador, Guatemala, Honduras, Paraguay, Senegal y Zambia. En 6 países se aplica PISA-D fuera del sistema escolar: Guatemala, Honduras, Panama, Paraguay, Senegal y Zambia.


Mapa tomado del sitio del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEVAL), Ecuador

"PISA for Development busca incrementar la relevancia de PISA para las políticas de los países en desarrollo, mediante instrumentos mejorados que sean más relevantes a los contextos de los países en desarrollo pero que produzcan puntajes en las mismas escalas de la evaluación de PISA. El proyecto también desarrollará un enfoque y una metodología para incluir a jóvenes que están fuera de la escuela. Los objetivos del proyecto se cumplirán en un período de 36 meses, en una alianza tripartita que involucra a la OCDE, a socios del desarrollo interesados (miembros del DAC - Comité de Asistencia para el Desarrolo de la OCDE -además del Banco Mundial, la UNESCO y otros organismos de Naciones Unidas y organizaciones regionales) y países participantes del mundo en desarrollo".

- En: OECD Post-2015, Element 2, Paper 1: The OECD's contribution on education to the post-2015 framework: PISA for Development (Nuestra traducción del inglés).
 La OCDE ve las siguientes ventajas a obtenerse con PISA for Development:
  • "Una referencia única respecto de la cual determinar el grado de progreso en las metas de calidad y equidad en educación.
  • Una medición comparable y robusta de progreso que permita a todos los países  – independientemente de su punto de partida – ubicarse en una trayectoria de mejoramiento a fin de lograr metas internacionales comunes. 
  • Resultados creíbles y comparables: PISA requiere que los países participantes sigan estándares técnicos, institucionales y administrativos comunes en la evaluación.
  • Una oportunidad para ayudar a construir capacidad institucional. Los países son los responsables de supervisar la ejecución de PISA; por tanto, la participación en PISA también puede llevar a mejoras en las instituciones".
Con PISA-D la OCDE se preparó para el "post-2015", año de arranque del nuevo plan mundial de desarrollo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS, 2015-2030), una vez concluido el plazo de la Educación para Todos (EPT, 1990-2000-2015) y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM, 2000-2015). Ni la EPT ni los ODM cumplieron cabalmente sus metas. Los ODS incorporaron "la agenda pendiente de la EPT".

La toma de conciencia en torno a la llamada "crisis global de aprendizaje" (millones de niños y niñas en el mundo que no están aprendiendo a leer, escribir y calcular después de pasar cuatro o más años en la escuela), que por primera vez reconoció la precariedad del aprendizaje tanto en el marco de la EPT como de los ODM, centradas en el acceso, han puesto la medición de los aprendizajes como un tema central y a la OCDE/PISA como un actor y un aliado clave a futuro.

"Desarrollar una medida universal de éxito educativo" es uno de once puntos con los cuales la OCDE se plantea contribuir a la Agenda Post-2015 (Beyond the MDGs: Towards an OECD contribution to the post-2015 agenda). La OCDE se propone establecer UNA definición de éxito educativo y UNA manera de medirlo en todo el mundo. PISA-D es la estrategia y el instrumento para incorporar a esa "otra parte del mundo" que aún no ha entrado a la pista de la evaluación, las pruebas estandarizadas y los ránkings.

Un actor mayor y viejo entusiasta de la evaluación como el Banco Mundial bendice la evaluación global de aprendizajes y la recomienda especialmente para los "países en desarrollo". 
"En una economía global, el primer indicador de éxito ya no es la mejora de estándares nacionales sino los sistemas con mejor rendimiento a nivel internacional. (Dicho esto, también es importante que los países establezcan y midan metas de aprendizaje que reflejen sus propias prioridades y valores nacionales). Esto significa usualmente participar en uno de los muchos programas internacionales de evaluación que miden matemáticas, ciencias, resolución de problemas u otras competencias de los estudiantes del mismo grado o de la misma edad en los diferentes sistemas educativos en el mundo. Los países - particularmente los países en desarrollo y las economías emergentes - pueden sentirse en desventaja en esta comparación global, pero deben tener en cuenta que lo importante es la mejora continua a lo largo del tiempo" (Education: Measuring for Success in Today’s World, 9 May 2014).

PISA-D: Cuestiones que necesitan mayor atención y discusión


Las siguientes cuestiones se mencionaban en el artículo "The PISA for Development initiative moves forward: Have my wishes been fulfilled?" (2 Feb. 2015):

» Una prueba con preguntas que puedan responder efectivamente los jóvenes de 15 años en los países en desarrollo.


El plan original de la OCDE era utilizar solamente las 337 preguntas de su repertorio para crear la prueba de PISA-D. No obstante, un año y medio más tarde, la OCDE empezó a explorar la posibilidad de complementar las preguntas de PISA con otras usadas en evaluaciones regionales e internacionales. La idea es asegurar que las preguntas puedan ser efectivamente contestadas por los jóvenes de 15 años en estos países. 

» Una prueba que pueda ser costeada por los países en desarrollo.


El piloto de PISA-D cuesta el doble que la aplicación de la prueba regular de PISA, puesto que hay mucho trabajo adicional que desarrollar, entre otros, adaptar el cuestionario a los contextos de estos países y diseñar una metodología para incluir a los jóvenes que están fuera del sistema escolar. Donantes como el Banco Mundial han provisto considerable financiamiento a fin de facilitar la participación de estos países. En cualquier caso, es esencial tener en cuenta la sustentabilidad a largo plazo de PISA-D, si los países van a tener que cubrir sus costos.

» Una prueba que contribuya al aprendizaje de todos.

El piloto enfrenta el desafío de recolectar datos de toda la cohorte de 15 años en un país, lo que incluye también a quienes están fuera del sistema escolar: población que nunca fue a la escuela o que se retiró.

Agregamos, además, el reto de llegar a grupos que no hablan la lengua oficial o que tienen dificultades en su manejo escrito.


Los resultados de PISA-D a nivel escolar son comparables con los resultados de los países que han venido participando en PISA.

Ver: Michael Ward, "Making PISA more relevant to more of the world", OCDE, 6 Dec. 2018.

Resultados de PISA-D


La OCDE dio a conocer los resultados de PISA-D el 11 de diciembre de 2018, en Quito. 



Los resultados incluyen a 7 países:

Camboya
Ecuador

Guatemala

Honduras

Paraguay

Senegal

Zambia


Bután no fue incluido en esta publicación (en inglés) pues llegó tarde a la prueba y no alcanzó a ser procesada en su totalidad.

oe.cd/il/PISA4Dev

Textos relacionados en OTRAƎDUCACION
Sobre evaluación en educación | On Evaluation in Education
- Artículos sobre PISA | Articles on PISA

 

PISA ¿para qué? El Ecuador en PISA


Rosa María Torres





Discuto aquí la importancia y la conveniencia de participar en la prueba internacional PISA y de hacerlo, específicamente, en los 'países en desarrollo'. Destaco el caso del Ecuador, que en 2014 decidió incorporarse al piloto de PISA for Development  ("PISA para el Desarrollo" PISA-D), una iniciativa de la OCDE orientada a países de ingresos medios y bajos. Nueve países participaron en PISA-D: Bután, Camboya, Ecuador, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Senegal y Zambia. La OCDE dio a conocer los resultados de PISA-D en diciembre de 2018. En el Ecuador, el 49% de los estudiantes de 15 años alcanzó el nivel mínimo de competencia en Lectura, el 29% en Matemáticas y el 43% en Ciencias. Los jóvenes obtuvieron 377 puntos en Matemáticas (nivel 1a), 399 puntos en Ciencias (nivel 1a) y 409 puntos en Lectura (nivel 2). El nivel 2 es considerado básico; en cada área hay 6 niveles. Este es el informe nacional elaborado por el INEVAL.

No soy fan de PISA. A contracorriente, me opuse a que el Ecuador ingresara a PISA y expliqué por qué. Son pocos los países en América Latina y el Caribe que aún se resisten a participar en PISA.



Las pruebas PISA - OCDE

En febrero de 2014 el gobierno de Rafael Correa anunció la decisión de participar en la prueba internacional PISA (Programme for International Student Assessment- Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 


PISA, de alcance mundial, mide competencias en tres áreas: lectura, matemáticas y ciencias, y viene aplicándose desde el año 2000, cada tres años, a jóvenes de 15 años de edad. En los países de la OCDE, los jóvenes a esa edad están próximos a concluir la educación obligatoria. En los llamados "países en desarrollo" muchos jóvenes a esa edad están fuera del sistema educativo, ya porque nunca accedieron a éste, ya porque lo abandonaron.

Más de 70 países han participado hasta la fecha en PISA. 10 países de América Latina y el Caribe participaron en PISA 2015: Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, México, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago, y Uruguay (En Argentina, la prueba cubrió solo el 55% de los jóvenes de 15 años, por lo que no se reportaron datos a nivel nacional sino solamente para la ciudad de Buenos Aires).

Los resultados de PISA vienen ubicando reiteradamente en los primeros lugares a los países asiáticos, a los escandinavos en Europa, y a Canadá. A su vez, los países latinoamericanos vienen ubicándose sistemáticamente en los últimos lugares del ranking mundial de PISA. Ver, por ejemplo PISA 2012. 


Resultados PISA 2012

▸ Los diez punteros:
Shanghái (613 puntos)
Singapur (573)
Hong Kong (561)
Taipei (560)
Corea del Sur (554)
Macao (538)
Japón (536)
Liechtenstein (535)
Suiza (531)
Holanda (523)

▸ Entre los últimos:
Chile (lugar 51 con 423 puntos)
México (lugar 53 con 413 puntos)
Uruguay (lugar 55 con 409 puntos)
Costa Rica (lugar 56 con 407 puntos)
Brasil (lugar 58 con 391 puntos)
Argentina (lugar 59 con 388 puntos)
Colombia (lugar 62 con 376 puntos)
Perú (último, lugar 65 con 368 puntos)

Las pruebas del LLECE - UNESCO


Antes de que apareciera PISA, en América Latina se había iniciado un proceso de evaluación comparativa a nivel regional mediante las pruebas del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), coordinado por la oficina regional de la UNESCO, con sede en Santiago. Dichas pruebas se aplican en educación primaria y evalúan tres áreas: lenguaje, matemáticas y ciencias naturales.
▸ El primer estudio (PERCE, 1996) se aplicó en 3º y 4º grados, Lenguaje y Matemáticas. Participaron 13 países.
▸ El segundo estudio (SERCE, 2006), se aplicó en 3º y 6º grados. Se agregó Ciencias Naturales para 6º grado (opcional). Participaron 16 países y el estado mexicano de Nuevo León. Resumen Ejecutivo.
▸ El tercer estudio (TERCE, 2013), se aplicó en 3º y 6º grados, igual que el SERCE. Participaron 15 países. La información del TERCE es comparable con la del SERCE, de modo que es posible ver el avance, estancamiento o retroceso de los sistemas escolares desde 2006. (Ver, en este blog: América Latina y las pruebas del LLECE).
El Ecuador no participó en el primer estudio. En el SERCE se ubicó en el grupo de países con niveles más bajos de logro escolar (junto con El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Paraguay y República Dominicana). Los resultados del TERCE mostraron mejoras en los puntajes de Lenguaje y Matemáticas (no se pueden analizar comparativamente los resultados en Ciencias Naturales pues el Ecuador no tomó esa prueba en el SERCE) pero en el cuadro regional se ubicó en la media regional en Lectura en y en Matemática en 3º y 6º; bajo la media en Lectura y Escritura en 6º (7º de básica); y ningún área sobre la media.

Están, además, las pruebas nacionales que han venido aplicándose: Aprendo (1996 a 2007), SER (desde 2008), Ser Bachiller (desde 2015); ENES (Examen Nacional de Educación Superior) entre 2012 y 2016. 

PISA para el Desarrollo - OCDE


El Ecuador participa por primera vez en PISA a través de PISA-D, una iniciativa de la OCDE pensada para atraer a países de ingresos bajos y medios. Los países que manifestaron inicialmente interés en participar fueron: Camboya, Ecuador, Guatemala, Mongolia, Punjab (Pakistán), Senegal, Sri Lanka y Zambia. (Ver reunión técnica, junio 2013). Finalmente confirmaron su participación nueve países: Bután y Camboya (Asia); Ecuador, Guatemala, Honduras, Panamá y Paraguay (América Latina); Senegal y Zambia (Africa). (Ver, en este blog: PISA para 'países en desarrollo').
 

El INEVAL (Instituto Nacional de Evaluación Educativa, creado en nov. 2012) fue el encargado de PISA-D en el Ecuador. Posteriormente anunció que participará en otra prueba de la OCDE, el PIAAC, que evalúa competencias entre personas de 15 a 65 años de edad, y el cual hará una tercera ronda en 2014-2018. Los resultados del PIAAC estarán disponibles en 2019.

El gobierno de Rafael Correa (2007-2017) anunció con entusiasmo el ingreso del Ecuador a PISA-D. Sin conocer mucho sobre el tema, la sociedad secundó el discurso oficial y se unió a la celebración.

No compartí el entusiasmo. He dado seguimiento a PISA desde su inicio, en el año 2000. Cada nueva aplicación, y la creciente expansión e influencia de PISA en el mundo y en esta región específicamente, me ha vuelto más crítica y escéptica sobre sus usos y virtudes. Expongo aquí mis razones y la referencia específica al caso del Ecuador.

1. Creciente cuestionamiento mundial a las pruebas estandarizadas 


Las pruebas estandarizadas - nacionales e internacionales - se caracterizan entre otros por su homogeneidad y masividad. Se asume que todas las instituciones, los alumnos o los profesores (de un país, de un conjunto de países, del mundo) aprenden o deben aprender lo mismo y ser evaluados del mismo modo. Absurdo. En realidad, "la educación del siglo 21" no existe: difiere grandemente entre países, entre grupos sociales, entre culturas.


En los últimos años viene produciéndose un doble movimiento a nivel internacional: más pruebas estandarizadas y más crítica a dichas pruebas, especialmente en los países del Norte y en aquellos que las crearon y popularizaron. En Estados Unidos ha venido extendiéndose un movimiento de rechazo y de boicot. En América Latina, Chile, pionero en evaluación educativa y con cuya asesoría se crearon los sistemas nacionales de evaluación en muchos países, puso en el banquillo al SIMCE (Sistema de Medición de la Calidad de la Educación), creado en 1988 y referente por muchos años dentro y fuera de la región. (Ver: Campaña ¡Alto al SIMCE!).

Los más pobres, y sobre todo el mundo indígena, son los más perjudicados por las pruebas estandarizadas. A los problemas de un sistema escolar que irrespeta las realidades, las especificidades culturales y lingüísticas, y los derechos de los pueblos indígenas, se agregan las pruebas, con los mismos problemas de pertinencia y relevancia. Si añadimos la pobreza y la discriminación que siguen afectando a los sectores indígenas, puede entenderse por qué obtienen generalmente los peores resultados escolares. El gobierno ecuatoriano anunció que las pruebas de PISA-D se aplicarán también en la educación intercultural bilingüe (!).

Las pruebas del LLECE de la UNESCO están más cercanas a las realidades y necesidades de América Latina y el Caribe, que la OCDE y las suyas. (Ver: Cinco razones para ser parte del estudio TERCE)

2. Crecientes cuestionamientos a PISA 

Son cada vez más las voces críticas de PISA en el mundo y cada vez más las voces críticas de PISA en América Latina. Educadores, académicos y expertos, en el Norte y en el Sur, vienen levantando interrogantes y cuestionamientos de orden técnico, social, pedagógico y financiero, tanto desde la perspeciva del proceso como de sus resultados e impacto.

Un sistema de evaluación pensado desde y para la OCDE  PISA fue creada por la OCDE, para los países de la OCDE (los países ricos, desarrollados, industrializados). Las competencias que mide (en lectura, matemáticas y ciencias) se consideran indispensables para preparar a los jóvenes para el futuro y para la 'sociedad del conocimiento'. "Jóvenes", "necesidades", "futuro", "sociedad del conocimiento" están pensados desde la cosmovisión del Norte.

Los países del Sur que han venido incoporándose a PISA aceptan esos parámetros como válidos y deseables; es más, aceptan que son posibles (¿necesarios?) parámetros y estándares comunes de evaluación de aprendizajes para todos los países del mundo. De un tiempo a esta parte, y sobre todo a medida que han venido agregándose "países en desarrollo", PISA ha venido diversificando algunas preguntas.

Una visión de los países del Sur desde una noción simplista, homogénea y lineal de atraso y rezago con respecto a los países del Norte  Las interpretaciones de los resultados de PISA concluyen que los países con puntajes más bajos están "retrasados" X número de años respecto de los países con puntajes más altos. El BID concluye, por ejemplo, que América Latina tiene en promedio un rezago de 2.5 años de escolaridad respecto de los países de la OCDE, a partir de los resultados de PISA 2015. La tarea y la agenda de mejora y de cambio para los países del Sur se plantean, así, en términos de alcanzar a los países que se ubican en la cúspide de PISA. No importan las diferencias entre los países (económicas, culturales, sociales, aspiracionales, etc.) ni cuáles han sido las estrategias seguidas por los países ubicados en el top de PISA para lograr esos resultados.
"México tiene una diferencia de 80 puntos con el promedio de la OCDE, lo que equivale a que los estudiantes mexicanos tienen el equivalente de dos años menos de educación que sus contrapartes". (Gabriela Ramos, Directora de Gabinete de la OCDE. Países latinoamericanos copan los últimos puestos de la lista de educación Pisa)

"Chile, el más aventajado de los países del grupo latinoamericano, exhibe un rendimiento promedio que equivale a un año menos de escolarización que en España y Portugal, 2 años menos que en Suiza y 3 años menos que en Singapur. Son brechas sustanciales que es imprescindible enfrentar". (José Joaquín Brunner. Prueba Pisa: ¿por qué a los países de América Latina les va tan mal?)
 Fuente: BID, ¿Cómo le fue a América Latina en PISA 2015?, Washinton, D.C., 2016

¿Qué pasaría si las pruebas fuesen diseñadas desde las realidades y cosmovisiones de los países del Sur? Los países del Norte podrían encontrarse en una situación de "desventaja" en varios aspectos. Lo que saben y los problemas que son capaces de resolver millones de quinceañeros en países de América Latina, Africa o Asia, dejarían tal vez mal parados a jóvenes de países con necesidades básicas satisfechas y con parámetros de vida muy diferentes.

La obsesión con los rankings y el fomento de la competencia entre países  La carrera tras puntajes y ránkings exacerba la competencia entre estudiantes, profesores, planteles, países. Prepararse para las pruebas y aprobarlas con los puntajes más altos posibles se convierte en objetivo, más que el aprendizaje propiamente tal. El tiempo dedicado en cada país, en cada plantel, a prepararse para las pruebas es motivo de preocupación. Mejorar puntajes y rankings entre una prueba y otra pasa a ser asunto de vida o muerte. En las diferencias - que pueden ser de pocos puntos y hasta decimales - se juegan percepciones y juicios definitorios sobre los estudiantes, las familias, los profesores, los sistemas escolares, los aprendizajes, los conocimientos, los países.

Cuando Finlandia bajó en el ranking en PISA 2012, hubo alarma mundial. No obstante, Finlandia continúa siendo un modelo educativo ejemplar. Y al revés: entre los "top 10" hay países en los que esos puntajes y rankings se consiguen con sufrimiento, infelicidad y altos índices de suicidio adolescente, como es el caso de varios de los países asiáticos que se ubican en la cima de PISA, especialmente Corea del Sur, donde PISA ubica los niveles más bajos de satisfacción estudiantil. Todos se fijan en el resultado, el puntaje, el ránking; pocos se preguntan cómo se llega ahí, a qué costo personal, familiar y social. (Ver en este blog: ¿China, Corea del Sur o Finlandia?)

Los puntajes en PISA como criterio definitorio para determinar 'calidad' en educación y a nivel universal  La idea de que los puntajes en PISA definen el nivel educativo de un país es tan generalizada como absurda. Las pruebas PISA - como cualquier prueba - captan una parte del currículo, de las enseñanzas y de los aprendizajes en el medio escolar, de lo que saben y saben hacer los estudiantes en la vida real. Fuera de PISA queda un mundo de conocimientos y competencias que no se dejan ver ni medir fácilmente. Fuera de PISA quedan los aprendizajes informales, los saberes prácticos, los conocimientos ancestrales, las ciencias sociales, las artes, la literatura, "los saberes humanísticos necesarios para ejercer la ciudadanía". (Ver en este blog: Una prueba no prueba nada)

Los impactos de la información arrojada por PISA sobre los países participantes  La divulgación, cada tres años, de los resultados de PISA levanta gran revuelo y una guerra de interpretaciones de los datos y de atribuciones de culpa en el seno de cada país, pero pasado el evento mediático a menudo no siguen políticas y medidas coherentes con dichos resultados. (Ver, en este blog: Pruebas PISA: Seis conclusiones y una pregunta).

Para los países ubicados en los últimos lugares, los impactos domésticos de PISA son devastadores. Nadie disfruta esperando, cada tres años, volver a colocarse a la cola, con magros avances para mostrar o, peor aún, con retrocesos que explicar. Este es el caso, cada tres años, de los países latinoamericanos participantes en PISA. Lo usual es endilgar la responsabilidad a los profesores. 
 
La carrera por mejorar los puntajes y el ránking en la siguiente prueba instala verdaderas cruzadas en cada país. En algunos se elaboran y distribuyen manuales para profesores y directivos, se rediseñan currículos y textos escolares, se crea toda una red paralela de instituciones que ofrecen "preparar para PISA" en función de mejorar los resultados en la próxima prueba. El gran negocio detrás de las pruebas, y de PISA específicamente, es otro flanco de la crítica.


Está, asimismo, el creciente papel de la OCDE como organismo que evalúa, orienta y asesora a los países en materia de políticas educativas y para la educación. La dependencia de la OCDE en estas funciones tiende a acentuarse en los 'países en desarrollo'.

En junio 2013, los ministros de educación del MERCOSUR, reunidos en Uruguay, redactaron y enviaron una carta a Andreas Schleicher, director de PISA, planteándole una serie de preocupaciones y la necesidad de "latinoamericanizar" PISA. (El director de INEVAL, representando al Ecuador y presente en la reunión, no firmó la carta).

3. El actual movimiento global de reforma educativa infectado por el GERMen de la competencia, la evaluación, las pruebas estandarizadas, los rankings, la 'excelencia'

En un artículo que traduje al español - Un GERMen infecta a los sistemas escolares - el especialista finlandés Pasi Sahlberg escribió sobre el GERM (Global Education Reform Movement - Movimiento Global de Reforma Educativa) y algunas de sus características prominentes: evaluación, competencia, estandarización, pruebas estandarizadas, excelencia. Este GERMen infecta hoy a la mayoría de sistemas escolares y reformas educativas en el mundo. Finlandia es, justamente, un país anti-GERMen: rechaza las pruebas estandarizadas, fomenta la colaboración antes que la competencia, privilegia la equidad sobre la excelencia. (Ver en este blog: Sobre la educación en Finlandia). 

El Ecuador actual es un país fuertemente contagiado por el GERMen. La evaluación y los ránkings (de los alumnos, de los docentes, de los planteles) se expanden a todos los niveles. Se da por "mejores" sin más, a quienes obtienen los mejores puntajes; mejor puntaje, a su vez, se asocia - erradamente - con talento o inteligencia superior. (Ver en este blog: ¿Buen estudiante es el que saca buenas notas?). De los puntajes obtenidos en las pruebas dependen el ingreso a la universidad y a la carrera elegida, el acceso a becas y a una serie de incentivos y premios.

La búsqueda de 'excelencia' aparece como bandera y norte en todos los campos. La posesión de títulos, sobre todo de Ph.D., vertebra la reforma universitaria y la noción misma de 'meritocracia'. La experiencia y el expertise en un campo - que solo se adquiere con años de estudio/investigación/trabajo - tienen poco valor.

La cúpula política y técnica asume como incuestionable (y así lo transmite al país) algo que, de hecho, viene siendo puesto en tela de juicio por las investigaciones y por la propia evaluación de las evaluaciones: la evaluación por sí misma no mejora la educación. Son viejas y vigentes las constataciones de que la evaluación a menudo no realimenta la política educativa y tiene más bien efectos perversos sobre la enseñanza y los aprendizajes, tensionando relaciones, tiempos, ritmos, y entorpeciendo, antes que estimulando, el aprendizaje. Sabido es que el aprendizaje significativo parte de adentro, de motivaciones propias, de esfuerzos sostenidos en la curiosidad, en la pasión, en el placer de la búsqueda. 

En este clima hiper-competitivo e hiper-evaluador, la adopción de PISA contribuirá sin duda a reforzar los comportamientos proclives al memorismo y al "calentar" para la prueba tan arraigados en la educación y en la cultura escolar de los ecuatorianos. En PISA-D la primera competencia es con países con sistemas escolares de bajo rendimiento, y enseguida con el conjunto de países participantes en PISA a nivel mundial.

¿Por qué y para qué engrosar la cola de los países latinoamericanos y, en general, de los "países en desarrollo", en PISA? Para comparaciones internacionales de logros de aprendizaje, ya tenemos al LLECE. Bien nos viene compararnos con los que están más próximos, pero igualmente distantes, en el contexto latinoamericano.

El Ecuador tiene pendientes batallas fundamentales como son la batalla por la calidad, por la equidad y por el aprendizaje, más allá del acceso y la permanencia; por el Aprendizaje a lo Largo de la Vida; por una pedagogía renovada; por un país que lee y escribe; por la adquisición de otras lenguas desde la infancia; por una educación familiar, comunitaria y ciudadana más allá de los saberes y canales formales; por una educación libre de violencia y abuso en las aulas; por una educación inter- y multicultural, diversificada y propia, inspirada en y orientada hacia el Sumak Kawsay.


En todo caso, lo que debería seguir a una evaluación en el marco de PISA-D no es una carrera por incrementar puntajes y mejorar el ranking en PISA, carrera que - como hemos visto - implicaría años de penosos esfuerzos para cualquier país no-OCDE, y sin ninguna garantía de éxito. Es, en todo caso, una carrera para transformar la educación en cada contexto nacional en aquellos aspectos que la evaluación ratifique como esenciales para avanzar en calidad, relevancia, equidad y aprendizaje en los propios términos, aspiraciones y ritmos de cada sociedad.

Para saber más

» PISA: Preguntas Frecuentes
» "The PISA for Development initiative moves forward: Have my wishes been fulfilled?" , 2 Feb. 2015.
» El TERCE se diferencia de otros estudios similares como PISA, entrevista con Jorge Sequeira, Director Regional de Educación para América Latina y el Caribe, OREALC-UNESCO, Santiago, 2 abril 2014.
» Informe PISA: Pobre Finlandia, Enrique Bethencourt, 2 abril 2014.
» ¿Déficit democrático en los informes PISA?, Josep M. Vallès, El País, 22 abril 2014
» “How Does PISA Put the World at Risk”, Dr. Yong Zhao .
» Ítems liberados de pruebas de evaluación y otros recursos, INEE, España
» "Los niños educados en casa sacan mejores resultados en PISA": Manel Moles. Por Anna Flotats, Publico.es, 19 abril, 2014.
» ¿Para qué sirve PISA?, Eduardo Andere, Educación Futura, 14 abril 2014.
» Mal parados, Eduard Punset, 20 abril 2014
» América Latina en PISA 2012 - Brief 6: ¿Cómo se desempeñan los estudiantes pobres y ricos?, BID, marzo 2014
» América Latina en PISA 2012 - Brief 9 ¿Cómo se relaciona el aprendizaje estudiantil con los recursos que se invierten en educación?, BID, abril 2014
» Bárbara Figueroa critica la Prueba PISA porque mide asuntos 'ajenos a la realidad educativa chilena', Terra, 3 abril 2014
» Chile: Ocho de cada 10 directores adecuan pruebas de sus colegios para preparar el SIMCE,  La Tercera, 12 abril 2014
» Lo que oculta el informe Pisa, Carlos Manuel Sánchez, XL Semanal, 27 abril 2014

Textos relacionados en
OTRAƎDUCACION

» Sobre evaluación en educación | On Evaluation in Education
» Artículos sobre PISA | Articles on PISA

» Sobre la educación en Finlandia
» ¿China, Corea del Sur o Finlandia?
» Repensando el entusiasmo evaluador y las pruebas
» Una prueba no prueba nada

» Glosario mínimo sobre la educación en Finlandia

» Cuba y Finlandia

» Malos resultados escolares, ¿quién tiene la culpa? 
» ¿Qué es educación de CALIDAD?

» El absurdo de la repetición escolar
» Un GERMen infecta a los sistemas escolares
» No existe "la educación del siglo 21"
» Voces críticas de PISA en América Latina
» Reformas educativas en América Latina, hoy 
» "La calidad de la educación empieza con el buen trato" 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...