Aprendizaje a lo Largo de la Vida (ALV)




Esta entrada sobre Aprendizaje a lo Largo de la Vida fue preparada para el Glosario elaborado por el UIL-UNESCO y la OEI: "Aportes conceptuales de la educación de personas jóvenes y adultas: hacia la construcción de sentidos comunes en la diversidad" (PDF, 2013). Se han hecho aquí algunas modificaciones, ampliaciones y actualizaciones al texto original.

Louise Mead



El Aprendizaje a lo Largo de la Vida (ALV) se entiende a partir de sus dos conceptos articulados: aprendizaje y vida. Se refiere, en definitiva, al aprendizaje individual y colectivo que tiene lugar en la vida de toda persona, desde el nacimiento hasta la muerte, en todas las edades, a través de aprendizajes formales, no formales e informales (familia, comunidad, sistema escolar, grupo de pares, medios de comunicación, sistema político, religión, internet, participación social, juego, trabajo, lectura y escritura, etc.) y haciendo uso de todos los recursos al alcance. 

La Declaración de Incheon - Agenda 2030 (mayo 2015), propuso "una nueva visión de la educación", incorporando el aprendizaje a lo largo de la vida como un enfoque que atraviesa a todos los objetivos y metas.


La UNESCO viene trabajando el concepto de Aprendizaje a lo Largo de la Vida (ALV) desde los 1970s y lo ha propuesto como un nuevo paradigma y un principio organizador de los sistemas de educación y aprendizaje en el siglo XXI, de cara a la construcción de la “sociedad del conocimiento” y la "sociedad del aprendizaje", en un contexto en el que la información y el conocimiento se expanden de manera acelerada, y en el que la vida y la expectativa de vida de la población se amplían en todo el mundo.

  • El ALV es en primer lugar un hecho de la realidad: todas las personas aprendemos desde que nacemos hasta que morimos, incluso si nunca llegamos a ir a la escuela. Investigaciones provenientes de la Neurociencia confirman que el aprendizaje se inicia incluso antes del nacimiento, en el útero materno, y que aprendemos no sólo en la vigilia, sino también en el sueño.
  • El ALV es al mismo tiempo una utopía: la posibilidad de asegurar a toda persona, a lo largo de su vida, las mejores condiciones para aprender, tanto en espacios organizados (formales y no-formales) como de manera informal.
  • El ALV es un enfoque para encarar la política y la reforma educativa: reconoce que el aprendizaje se da a lo largo y a lo ancho de la vida, que es un continuo, que no tiene edad, que promueve relaciones y aprendizajes inter-generacionales, que reclama visiones sistémicas y políticas inter- y multi-sectoriales. 
  • El ALV pone en cuestionamiento la visión de la educación y del aprendizaje centrados únicamente en el sistema educativo formal. El sistema educativo es uno, de muchos, sistemas de aprendizaje. Aprendemos antes de iniciar la escolaridad formal y seguimos aprendiendo mucho más allá de ésta.
  • El ALV muestra la necesidad de revisar la clasificación convencional: formal, no-formal e informal. Las distinciones entre estos ámbitos de aprendizaje se vuelven borrosas. El aprendizaje es ubicuo, se da en todos ellos y los atraviesa.
  • El ALV replantea las distinciones entre educación, formación y capacitación. Desde el punto de vista del aprendizaje, estas distinciones pierden relevancia. Son parte de un continuo de aprendizaje y pueden imbricarse entre sí.
  • El ALV no pertenece estrictamente al "sector educativo" ni depende de un organismo rector, Ministerio de Educación o similar, porque el aprendizaje no se restringe al sistema educativo y atraviesa a todos los "sectores": cultura, salud, deportes, recreación, trabajo, producción, comunicación, etc.

Desde la aparición de Internet, en los años 1990, el mundo digital se agregó a la ecología de la información, la comunicación y los aprendizajes. Desde entonces viene penetrando todos los ámbitos de aprendizaje, ampliando especialmente los aprendizajes informales y promoviendo el aprendizaje libre y el autodidactismo.


El ALV reconoce que el aprendizaje se da:

a) a lo largo de la vida (no en un período determinado: típicamente la infancia y la juventud)
b) a lo ancho de la vida (en entornos formales, no-formales e informales).

Aprendemos en todo momento y en todo lugar: en la familia, en la comunidad, en la naturaleza, en el grupo de amigos, en el juego, en el trabajo, a través de los medios de comunicación, del arte, de la participación social y política, conversando, observando, leyendo y escribiendo, enseñando, etc.

La edad se reconoce como un continuo desde el punto de vista cognitivo, equivalente a la vida misma. Toda edad es buena para aprender y cada una tiene sus requerimientos, posibilidades y limitaciones. La prolongación de la vida, por un lado, y el mayor conocimiento acerca de las especificidades de cada edad, por otro, exigen replanteos profundos en torno a la edad adulta - que se agranda - y a los aprendizajes en las diversas etapas de la adultez.

El ALV pone el aprendizaje en el centro, rompiendo con la tradición educativa centrada en la enseñanza. Venimos transitando de la educación al aprendizaje y de la educación a lo largo de la vida al aprendizaje a lo largo de la vida. La educación implica enseñanza; el aprendizaje no necesariamente es el resultado de la enseñanza o de una intención educativa deliberada. El aprendizaje es tanto individual como colectivo, mediado por las interacciones sociales.

La Unión Europea (UE) adoptó oficialmente el ALV en 1996, declarado Año Europeo del Aprendizaje a lo Largo de la Vida. El Consejo Europeo realizado en Lisboa (marzo 2000) adoptó una definición operativa de lifelong learning (traducido entonces al español como aprendizaje permanente) como “toda actividad de aprendizaje útil realizada de manera continua con objeto de mejorar las cualificaciones, los conocimientos y las aptitudes” (Comisión de las Comunidades Europeas, 2000, p. 1). La definición, como se ve, no hizo referencia a la dimensión de "a lo largo de la vida" sino que se centró en el carácter continuo del aprendizaje.

A mediados de 2001 la Comisión realizó una consulta en toda Europa en torno al documento titulado “Memorándum sobre el aprendizaje permanente” (Memorandum on Lifelong Learning). Se recibieron cerca de 3 mil aportes individuales; cerca de 12 mil personas participaron en las reuniones y conferencias que se organizaron dentro de este proceso. Como objetivos del lifelong learning se plantearon: "la promoción de una ciudadanía activa, y el fomento de las capacidades profesionales a fin de adaptarse a las necesidades de la nueva sociedad del conocimiento y de permitir la plena participación en la vida social y económica". Como se ve, el concepto permaneció fuertemente asociado a la edad adulta.

Aunque el ALV surge como propuesta en los países del Norte ('desarrollados'), éste es importante y válido para los países del Sur ('en desarrollo'). No obstante, durante algún tiempo ha persistido un esquema y una mentalidad dual: ALV para el Norte y educación primaria o básica para el Sur. Esto se plasmó, entre otros, en dos grandes iniciativas mundiales:
a) La Educación para Todos (EPT), lanzada en la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos, en Jomtien, Tailandia, en 1990 y relanzada en el Foro Mundial de Educación, en Dakar, Senegal, en 2000, con el año 2015 como plazo para cumplir con las metas. Las seis metas de la EPT - educación básica para todos - abarcaron todas las edades — primera infancia, niños, adolescentes, jóvenes y personas adultas — y educación tanto dentro como fuera del sistema educativo. Sin embargo, desde sus inicios, la EPT se centró en infancia y en educación primaria, desatendiendo las metas referidas a la primera infancia y a jóvenes y adultos. Muy pocos países en el mundo lograron cumplir las metas de la EPT en 2015. En América Latina y el Caribe, solo Cuba.

b) Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), plataforma multisectorial aprobada en el año 2000, también con el año 2015 como plazo. La meta para la educación fue "lograr la enseñanza primaria universal" (el indicador fue “supervivencia al quinto grado”). Aunque modesta comparada con las sesis metas de la EPT, esta meta de los ODM tampoco se cumplió en 2015.

Pese a que el propio nombre es muy claro — Aprendizaje a lo Largo de la Vida — persisten varias confusiones. Es frecuente la asociación de ALV con: a) adultos (y con nociones tales como educación de adultos, educación continua o educación permanente), b) educación a lo largo de la vida (que es otro concepto, que antecedió en el tiempo al de aprendizaje a lo largo de la vida), c) educación no-formal, d) aprendizaje informal.

Las inconsistencias en los usos del término se dan a nivel internacional y dentro de la propia UNESCO y de otros organismos internacionales. A menudo, los problemas se complican adicionalmente con la traducción: por ejemplo, el Informe de la Comisión Delors (1996) titulado en inglés “Learning: The Treasure Within”, se tradujo al español como “La educación encierra un tesoro”. Igualmente, los documentos de la CONFINTEA V (1997) “An Agenda for Adult Learning” se tradujo al español como “Agenda para la Educación de Adultos”). Lifelong Learning viene traduciéndose a menudo al español como educación permanente, que es un término asociado a la educación de adultos. Etcétera.


La experiencia viene mostrando múltiples dificultades para operacionalizar el concepto de Aprendizaje a lo Largo de la Vida en políticas y en acción. Adoptar el ALV como nuevo enfoque y nuevo paradigma para la educacion implica reconceptualizaciones y reordenamientos mayores.

El ALV no ha sido cabalmente comprendido ni incorporado en América Latina y el Caribe. Si bien el término se menciona cada vez más en documentos y en discursos, faltan esfuerzos de conceptualización, debate y concreción en políticas. Las mismas confusiones que se dan a nivel internacional se repiten en esta región.

En los países del Sur, y en América Latina concretamente, el ALV suscita recelos y temores. Hay quienes lo ven como una nueva moda, un concepto importado del Norte, sin relevancia ni aplicabilidad en el Sur. Muchos temen que el “énfasis en el aprendizaje” pueda significar un desdén por la enseñanza; o que el ALV signifique minar el derecho a la educación, es decir, que constituya una manera de responsabilizar a las personas y des-responsabilizar a los Estados. La ausencia de información, educación y debate ciudadano en torno al ALV alimenta las incomprensiones y los temores.

En algunos países, entre otros del Caribe anglófono, se vienen creando unidades, departamentos o programas de ALV, los cuales se agregan a las estructuras, políticas y programas existentes. Esto deja claro que el carácter holístico del ALV, y su naturaleza transformadora del paradigma educativo vigente, no ha sido aún comprendido.

Todo esto lo analicé en el informe regional “De la alfabetización al aprendizaje a lo largo de la vida” que preparé a pedido del UIL-UNESCO para CONFINTEA VI (Belém, Brasil, 2010).

Referencias

Comisión de las Comunidades Europeas (2000). Memorándum sobre el Aprendizaje Permanente. Bruselas (documento de trabajo).

Delors, J. et al. (1996). La educación encierra un tesoro, Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional para la Educación en el Siglo XXI. Madrid: Santillana/ UNESCO.

Informe Faure (1972). Learning to Be: The World of Education Today and Tomorrow. París: UNESCO.

Medel-Añonuevo, C., Ohsako, T. & Mauch, W. (2001). Revisiting Lifelong Learning for the 21st Century. Hamburg: UIE-UNESCO.

OECD (1996). Lifelong Learning for All. Paris.

Torres, R.M. (2003). Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida. Nuevos Documentos de la División de Educación, No 14, Estocolmo: Asdi.


Torres, R. M. (2004). Lifelong Learning in the South: Critical Issues and Opportunities for Adult Education, Sida Studies 11. Stockholm: Sida.

Torres, R. M. (2010a). De la alfabetización al aprendizaje a lo largo de la vida. Informe Regional preparado para CONFINTEA VI por encargo del UIL-UNESCO.

Torres, R. M. (2010b). “Lifelong Learning. Moving Beyond Education for All (EFA)”. 

Torres, R. M. (2018). "Hacia una nueva visión de la educación": De la Declaración de Jomtien (1990) a la Declaración de Incheon (2015).

UNESCO (1997). Adult Education. The Hamburg Declaration. The Agenda for the Future. Fifth International Conference on Adult Education. Hamburg: UNESCO-CONFINTEA.

Yang, J. (2012). “UIL’s Concept of Lifelong Learning”. Prepared for a UIL staff retreat: UIL as Global Center of Excellence in Lifelong Learning. Hamburg, October 5 (presentación en Powerpoint).

Textos relacionados en este blog
»
Sobre Aprendizaje a lo Largo de la Vida | On Lifelong Learning (compilación)

» Comunidad de Aprendizaje
» Aprendizaje formal, no-formal e informal
 

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...