Mostrando entradas con la etiqueta familia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta familia. Mostrar todas las entradas

Presentación del libro de César Picón "Las Voces de Abajo"

10 de junio de 2020

Buenas tardes con todos y todas.

Es un gusto compartir con ustedes este acto de lanzamiento del libro de César Picón “Las Voces de Abajo: Para impulsar la Educación de las Personas Jóvenes y Adultas del Perú”. Un gusto por el autor, por el libro y por el momento en que sale a la luz.

El autor

Me une a César una larga amistad, una relación inicial de maestro-discípula convertida, con los años, en una relación profesional. Como siempre recuerdo y digo, César tiene mucho que ver en mi opción profesional por la alfabetización de adultos, junto con Pepe Rivero, otro gran amigo y educador peruano. Yo había trabajado en Nicaragua durante seis años, a raíz del triunfo de la revolución sandinista. De regreso en el Ecuador, me ví envuelta en la Campaña Nacional de Alfabetización “Monseñor Leonidas Proaño”, que acababa de lanzarse y en la que acepté ser Directora Pedagógica.

Fue ahí que conocí a César y a Pepe. César me propuso organizar y coordinar una red nacional de alfabetización en el Ecuador, cosa que hice, con entusiasmo. Desde entonces no he abandonado la educación de adultos. En los últimos 20 años he venido trabajando en el paradigma del Aprendizaje a lo Largo de la Vida, donde la educación de adultos ocupa un lugar muy importante pero ya no de manera aislada sino en sus inter-relaciones con todas las educaciones y con todas las edades, desde la primera infancia hasta el fin de la vida.

César es un autor prolífico y creativo, y un educador comprometido, apasionado con lo que hace. Sigue trabajando incansable en su afán por sacar adelante a la educación de jóvenes y adultos, por darle visibilidad nacional e internacional. Este libro es su último empeño en este sentido.

El libro

El libro es resultado de un proceso muy interesante de trabajo. Su núcleo son reuniones, conversaciones, debates, con personas y colectivos que hacen educación de jóvenes y adultos en el Perú. César hace del diálogo una herramienta central de construcción de conocimiento y de sentido. La participación de actores de base no tiene aquí solo valor testimonial; aspira a la búsqueda de relevancia, de juntar voluntades y lograr acuerdos básicos en la línea de construir política educativa, en este caso, política educativa nacional para el Perú.

Hay diversidad, discrepancias y también incoherencias en el conjunto de esos intercambios. Reflejan, al fin y al cabo, el pensamiento libre y vivo de la gente que hace educación en el terreno. El libro es, de muchos modos, un libro colectivo, de muchas voces, a las que César acoge, valora y da forma escrita, para que perduren en el tiempo.

En ese escuchar las voces de los de abajo hay una lección importantísima no solo para la investigación y para la construcción de conocimiento sino para el tratamiento de la política educativa. La buena política educativa es participativa, deliberativa, valora y recoge múltiples saberes, construye de entrada y en el camino condiciones de posibilidad. La usual verticalidad con que se toman las decisiones en educación, no solo a nivel local y nacional sino cada vez más a nivel global, viene mostrando claramente sus límites y su inoperancia. Es hora de poner freno a las visiones homogeneizantes y a las decisiones verticales, sin consulta ni participación de los involucrados en cada país, en cada región, en cada contexto.

El momento

El libro ve la luz en medio de una pandemia global y de un confinamiento prolongado al que todos nos hemos visto sometidos. Su lanzamiento, en forma virtual, refleja las particularidades de este momento.

Muchos ven en esta crisis una gran oportunidad para repensar la educación. En el centro de la preocupación se pone a los niños y al sistema escolar, sin una mirada amplia y sistémica de lo educativo. La educación de jóvenes y adultos, una vez más, no está siendo tenida en cuenta en la multiplicidad de encuentros virtuales que vienen realizándose en esta región y en el mundo en torno a los escenarios futuros. 

La pandemia obligó a una experiencia masiva de alojamiento de la educación escolar en los hogares, pidiendo ayuda a los padres de familia, mientras los sistemas escolares permanecían cerrados. No obstante, esa intensa experiencia familiar no es motivo de reflexión y análisis. ‘Educación en casa’ pasó a entenderse como ‘escolarización en casa’ (homeschooling, en inglés). Qué hemos aprendido en estos meses sobre el papel de los padres de familia en la educación y el aprendizaje de los hijos, sobre la relación familia-escuela, y sobre el potencial y las posibilidades del aprendizaje familiar, inter-generacional, no es tema de interés. Y es precisamente ahí donde tenemos ahora nuevos elementos para replantear y reposicionar la educación en la familia.

En el debate internacional, los adultos – padres y profesores - aparecen hoy mencionados sobre todo en relación al tema de la alfabetización y la formación digital. Si la educación virtual va a tener mayor importancia en el futuro, se advierte la necesidad de que los padres de familia se familiaricen con las tecnologías a fin de poder ayudar a los hijos con las tareas escolares. En otras palabras, educación de adultos entendida como educación de padres en función de la educación escolar de los hijos. Necesitamos participar en estas discusiones, reclamar un espacio para la educación de jóvenes y adultos, contribuir a ampliar y complejizar esa visión estrecha.

El rol de la comunidad no ha podido visualizarse cabalmente hasta hoy en la pandemia debido al confinamiento en casa, pero la educación comunitaria también deberá ser incorporada y repensada en el marco de la renovación educativa propuesta.

Para concluir diría que, en este momento crítico, el libro de César Picón puede contribuir de manera sustantiva, dentro y fuera del Perú, a la tarea colectiva de repensar la educación de jóvenes y adultos, ella también necesitada de grandes cambios, y a sacarla de su largo confinamiento.

Muchas gracias. Felicitaciones y un gran abrazo para César.


Textos relacionados en OTRAƎDUCACION

¿Cuál educación del siglo 21?



Todos hablan del siglo 21:
- habilidades del siglo 21
- alumno del siglo 21
- educador del siglo 21
- escuela del siglo 21
- aula del siglo 21

Estrictamente, sin embargo, no existe 'la educación del siglo 21'.

▸ Estamos a inicios del siglo

Estamos a inicios del siglo y apenas si podemos visualizar una o dos décadas por delante. El mundo no pudo anticipar ni prepararse para la pandemia global en 2020. ¿Quién puede decir hoy cómo será el planeta, la vida humana y la educación en 2050? Nadie puede anticipar el decurso de los 100 años que componen un siglo y el de éste concretamente, marcado por la incertidumbre, los "cambios acelerados", las grandes crisis y catástrofes.

▸ ¿Cuál siglo 21?

- 1 de cada 4 personas vive en situación de pobreza multidimensional o es vulnerable a ella.
- 840 millones de personas viven sin electricidad.
- más de mil millones de personas en el mundo viven sin agua potable y 2 de cada 5 no cuentan con herramientas básicas para el lavado de manos.
- más de 40% de la población mundial no tiene ningún tipo de protección social.
- 6,5 mil millones de personas (85,5% de la población mundial) no tienen acceso a Internet rápido y confiable.
Fuente: ONU/PNUD, 2020


El "siglo 21" no es el mismo para todos.

Millones de personas en el mundo viven en condiciones de siglos anteriores, sin disfrutar las ventajas o padecer las desventajas de la modernidad, sin agua potable, letrinas, energía eléctrica, trabajo y vivienda dignos, alimentación adecuada, transporte, lectura y escritura, buena educación, acceso a servicios y a derechos ciudadanos básicos. En 2020, ante la necesidad de cerrar las escuelas, UNESCO y otros organismos recomendaron trasladar la escuela al hogar y continuar enseñando a distancia mediante educación virtual, pero la mitad de la población mundial tiene acceso a Internet y la otra mitad no lo tiene. El aprendizaje remoto basado en el Internet continúa siendo una posibilidad remota para muchos.

Las desigualdades - dentro de cada país, entre países, entre regiones, el Norte y el Sur - tienden a perpetuarse antes que a reducirse: pobreza y riqueza extremas, hiperconsumo y hambruna, sobreinformación para unos y cero información para otros, analfabetos y sobrecalificados, conectados y desconectados.

Como es evidente, no viven de igual modo "el siglo 21" quienes sobreviven con uno o dos dólares diarios (los millones que viven en "pobreza extrema") y quienes hacen parte de la Sociedad de la Información, la Sociedad del Conocimiento, la Sociedad Digital.

▸ ¿Cuál educación?

No existe la educación, en singular, como hecho universal y experiencia común compartida por la humanidad. Existen las educaciones, diversas como las realidades, las culturas, las ideologías, las aspiraciones de sectores y grupos humanos concretos.

La educación no está confinada en el sistema educativo: está la que se hace en el hogar y en la familia, la que transcurre en la comunidad, en el lugar de trabajo, a través de los medios, del arte, de la participación social, del servicio y la solidaridad, del contacto con la naturaleza, etc.

Las necesidades de aprendizaje y los aprendizajes se configuran en condiciones y en culturas específicas. No es posible pensar en realidades, necesidades y aspiraciones educativas homogéneas, y fórmulas iguales para todos.

El modelo de educación familiar y comunitaria desarrollado históricamente por los pueblos indígenas, el cual sigue vivo en muchos países, coexistiendo con el sistema dominante de educación formal, se guía por lógicas y epistemologías diferentes. No se trata solo de modelos educativos diferentes: se trata de sistemas alternativos de conocimiento.

En educación, en definitiva, no existe el modelo único para todos.

▸ ¿Educación del siglo 21?

La educación en el siglo 21 es diversa, situada históricamente en este siglo y geográficamente en múltiples lugares y culturas. No corresponde necesariamente al imaginario de "siglo 21" y sus correspondientes "necesidades de aprendizaje en el siglo 21" pensados como tales desde el Norte y desde los países desarrollados.

Millones de niños, jóvenes y adultos no han visto jamás una computadora ni saben qué hay detrás de una pantalla. Otros tantos millones no tienen idea de dónde vienen los alimentos que comen todos los días, no saben cómo se siembra y cosecha una papa, un tomate, un limón. Diferentes ignorancias, ignorancias ambas. 

▸ ¿Habilidades del siglo 21?
Foro Económico Mundial, The Future of Jobs, 2016
La mayoría de habilidades enlistadas hoy como "habilidades del siglo 21" aparecieron antes como "habilidades del siglo 20". Estos listados están generalmente pensados desde el Norte y desde una perspectiva urbana.

Las habilidades fundamentales para la vida y para el trabajo son diferentes para personas, grupos y trabajos diferentes. Niños, jóvenes y adultos en contextos de pobreza - la mayoría de la población mundial - enfrentan diariamente la lucha por la supervivencia y por la superación de la pobreza, y desarrollan habilidades esenciales para poder sobrevivir, ayudar y cuidar a sus familias, compartir y aprender en comunidad.

De hecho, como vemos, las "10 habilidades clave para el 2020" propuestas en 2016 por el Foro Económico Mundial, circuladas y adoptadas por millones de personas en el mundo, en el Norte y en el Sur, tienen poco que ver con las habilidades reales, prioritarias, requeridas por las personas en 2020 para lidiar con la pandemia del covid-19. 

Textos relacionados en OTRAƎDUCACION

El Ecuador y la digitalización de la educación


Rosa María Torres
(en proceso)
Foto: El Telégrafo



















La pandemia del coronavirus tomó al mundo por sorpresa. Los países debieron cerrar los sistemas educativos ante la necesidad del confinamiento y la distancia física entre las personas. La propuesta de UNESCO fue trasladar la escuela al hogar hasta que se reabran las escuelas, recurriendo a la educación virtual (online), contando con los profesores como mediadores a distancia y con la ayuda presencial de los padres de familia. Las estadísticas indican, no obstante, que la mitad de la población mundial (51,2%) utiliza internet y menos de la mitad de los hogares (43%) tiene un computador  (UIT, 2018). (Ver en este blog "2020: ¿Está el mundo preparado para la educación virtual?").

La realidad viene mostrando la complejidad de poner esto en práctica en medio de una pandemia, no solo en los países en desarrollo sino también en los desarrollados (la UNESCO registra, por ejemplo, las dificultades enfrentadas por países como Grecia y Francia). Los problemas, por supuesto, no son solo tecnológicos sino de toda índole y se acentúan en los países menos desarrollados, en los sectores pobres y en las zonas rurales.

Ningún país estaba y está preparado para implementar un sistema nacional de educación virtual operando desde el hogar. La pandemia expuso al rojo vivo las enormes desigualdades e inequidadaes tecnológicas y sociales que existen en el mundo y dentro de cada país.

América Latina está mal posicionada para el desafío. Su ecosistema digital tiene un desarrollo intermedio comparado con otras regiones del mundo. 67% de la población usa Internet, pero hay grandes diferencias entre países y dentro de cada país. En la mayoría de países la penetración de Internet es superior al 60% a nivel urbano, mientras que a nivel rural la penetración promedia el 10% de la población. En cuanto a edades: entre los menores de 15 años el porcentaje de usuarios es menor al 50% en varios países y entre los mayores de 75 años el porcentaje no llega a más del 20%. El nivel de ingresos es determinante en el acceso a Internet. En los hogares hay creciente conectividad, pero el Internet se usa por lo general solo como herramienta de comunicación y para redes sociales. "En otras palabras, la penetración de Internet per se no indica un elevado grado de resiliencia digital del hogar latinoamericano" (CAF/CEPAL, 2020).

La pandemia vino a mostrar los verdaderos avances en materia de conectividad y digitalización en los últimos años. Muchos países fueron descubriendo en la marcha los datos de acceso a Internet, equipamiento tecnológico en hogares y en escuelas, capacitación docente, competencias digitales, etc.

Frente a la recomendación de dar continuidad a la educación escolar desde el hogar mediante educación a distancia, los ministerios de educación en muchos países del mundo empezaron a diseñar planes multimedia que incorporan no solo Internet sino también radio, televisión y materiales impresos. En América Latina éste es el caso por ejemplo de Argentina (Seguimos Educando), Perú (Aprendo en Casa), Colombia (Profe en Tu Casa) y Ecuador (Aprendiendo Juntos en Casa).

Tomado de: BID, La educación en tiempo de coronavirus, mayo 2020

Junto a las grandes brechas tecnológicas han saltado las grandes desigualdades en el plano educativo, especialmente entre educación pública y privada, y entre zonas urbanas y rurales. En la mayoría de países, la virtualidad es muy baja y problemática en la zona rural.

El caso del Ecuador

Revisamos en este marco el caso del Ecuador, que - como otros países latinoamericanos - está mal posicionado, no solo en equipamiento sino en competencias y usos de la digitalidad, tanto en las aulas como en el hogar. La pandemia sacó a la luz la gran brecha entre educación pública y educación privada en términos de acceso a Internet y equipamientos digitales. 6 de cada 10 ecuatorianos tiene un celular
; de ellos 5 tienen un teléfono inteligente. En los últimos años se distribuyeron en el país tabletas y laptops a estudiantes y a profesores, en medio de grandes pugnas políticas.

Existen 4.374.799 estudiantes entre educación básica y bachillerato. 3 millones (75%) van al sistema público, asistiendo a 150.000 planteles educativos. De ellos, 2 millones tienen conectividad; 1 millón no tiene computadora ni internet en sus casas o en sus móviles. De las 12.863 unidades educativas fiscales y fiscomisionales que hay en el país, 4.747 tienen acceso a internet (datos del Ministerio de Educación).

La sociedad ecuatoriana tiene un débil desarrollo de la educación a distancia y no acaba de asimilar en qué consiste la propuesta ni la complejidad de ponerla en marcha, en tiempo record y en el medio de la pandemia.

- Se confunden las terminologías: "educación en casa", "educación a distancia", "educación virtual", "educación online", "educación digital", "teleducación", "telemática".

- Las expectativas sociales siguen girando en torno a lo virtual, asociándose educación a distancia con educación virtual, por lo que muchos están pendientes únicamente del acceso a computadoras y a internet, y no le dan importancia a lo que viene haciéndose y ofreciéndose a través de otros medios: radio, televisión y materiales impresos. De hecho, noticias y reportajes en los medios prácticamente no informan sobre estos últimos y, en su mayoría, se limitan a lamentar la falta de acceso a Internet.

- Muchos ecuatorianos siguen pensando que ésta es una iniciativa del Presidente Lenin Moreno, desconociendo (o no queriendo entender) que se trata de una iniciativa mundial y que muchos países en el mundo enfrentan problemas similares a los experimentados hoy en el Ecuador en términos de déficits de conectividad, equipamiento y capacitación. El gobierno no ha hecho tampoco esfuerzos por informar y clarificar al respecto a la población.

- Hay ideas simplificadoras y equivocadas acerca de cómo resolver el problema de conectividad, sobre todo en zonas rurales. Muchos creen que el asunto se resuelve fácilmente, distribuyendo laptops y/o teléfonos inteligentes, y financiando el servicio de Internet a los pobres. El problema se plantea únicamente en términos de acceso y no también en términos de calidad de la conexión y de los dispositivos y necesidad de capacitaación tanto de los profesores como de los padres de familia.  Resolver los déficits de conectividad en el país, de modo de asegurar la posibilidad de universalizar la educación virtual, es algo que tomará muchos años y que exigirá una fuerte inversión que el país por ahora no puede afrontar.

Por otra parte, dado el peso de la educación particular en el país (1.800.000 alumnos y 800.000 docentes involucrados), la voz cantante en las propuestas y en los reclamos es la de los sectores que tienen a sus hijos en planteles particulares, antes que la de la masa poblacional que usa la educación pública, en clara desventaja tecnológica y digital frente a la educación particular.

El Plan Educativo COVID-19: Aprendiendo Juntos en Casa

El portal del Plan Educativo COVID-19 contiene 840 recursos educativos, entre módulos, fichas, audios, videos, textos escolares digitales y acceso a recursos educativos abiertos de otros países, e incluye lineamientos para docentes, estudiantes y familias, para todos los niveles educativos. Este portal se activó en septiembre de 2019; a partir del 16 de marzo de 2020 fue adecuado para servir a la emergencia. Según el ministerio, a fines de marzo había 500.000 usuarios del portal con un promedio de 98.000 usuarios activos por día. 180.000 estudiantes accedían a la plataforma desde sus casas. Para los estudiantes de bachillerato se habilitó la plataforma Moodle, que cuenta con aulas virtuales y docentes.

La televisión tiene una penetración del 86% en el Ecuador. El ministerio viene produciendo un programa llamado Educa y ha creado uno nuevo, A-prenderLaTele. Se pretende utilizar 1.000 radios a nivel comunitario y nacional. Tanto en radio como en televisión, la transmisión dura entre 30 minutos y una hora diaria. Se busca llegar al 10% de los estudiantes con la plataforma digital, al 80% con radio y televisión, y al 10% restante con material impreso.




El ministerio ha organizado una oferta de capacitación docente en torno al manejo de las TIC. Más de 80 mil docentes se capacitaron virtualmente entre abril y mayo. La alfabetización digital de los docentes, el uso de las TIC para fines de formación y capacitación docente, y la preparación pedagógica de los docentes en torno a la educaación virtual no han recibido la debida atención en todos estos años, igual que ha sucedido en muchos otros países latinoamericanos.

Los docentes están disponibles mediante teletrabajo, desde sus hogares, y mantienen contacto con los alumnos y sus familias a través del teléfono, WhatsApp, correo electrónico o tutorías. Varias instituciones fiscales, particularesy fiscomisionales tienen sus propias plataformas. Las tareas que realizan los estudiantes en sus casas serán calificadas cuando reabran las escuelas.

En el marco de un convenio entre el Ministerio de Educación, Plan Internacional y UNICEF Ecuador
la Secretaría de Educación Intercultural Bilingüe (SESEIB) del ministerio ha venido elaborando y entregando 248.275 Guías de Autoaprendizaje para estudiantes de nacionalidades indígenas en sus lenguas ancestrales. Se han producido guías en Shuar (32.000), Achuar (1.360), Awa (220), Chachi (2.120), A´I Cofán (40), Épera (15), Sapara (20),  Shiwiar (40), Waorani (500), T´Sachila (540), Español (68.000) y Kichwa (143.420). 

El ministerio retomó la entrega de la Alimentación Escolar en las escuelas. Creó asimismo Brigadas de Contención Emocional a fin de acompañar a la comunidad educativa durante la emergencia sanitaria. Y ha continuado con la modalidad de Educación a Distancia-Virtual de la Campaña de Alfabetización, Educación Básica y Bachillerato "Monseñor Leonidas Proaño" TodosABC.

Hacer del hogar el lugar de estudio tiene complicaciones enormes. Se pide a los padres de familia asumir un rol nuevo y complejo para el que no están preparados y para el cual muchos no tienen tiempo, entre el teletrabajo, las tareas del hogar, el cuidado de varios hijos y, a menudo, de familias ampliadas. A esto se suma a menudo la falta de un espacio apropiado y de condiciones tecnológicas en hogares que no tienen o tienen malas conexiones de internet, que no tienen o que deben compartir una sola computadora o un solo celular entre varios. Las familias pobres enfrentan, como siempre, las situaciones más difíciles.

Desde la sociedad vienen organizándose iniciativas para reparar o recolectar computadoras usadas a fin de ponerlas a disposición de los niños y sus familias sobre todo en zonas rurales. Este es el caso, por ejemplo, de la campaña "Presta tu compu" en Cuenca. Estas iniciativas, valiosas, están lejos de poder resolver los problemas estructurales y de vieja data que enfrenta la educación rural.

Acceso a Internet, equipamiento y competencias digitales

Hemos recopilado y presentamos abajo información referida al equipamiento tecnológico y al acceso al internet, con especial atención a la situación de los hogares, eje de la propuesta en el marco de la pandemia. Hace falta información actualizada sobre la radio y la televisión (el Ecuador tiene una larga y rica experiencia de uso de la radio para fines educativos, especialmente en educación no-formal de jóvenes y adultos, que es importante recuperar y aplicar a la educación formal con niños y adolescentes). Falta también información sistematizada en torno a la educación virtual en las universidades.

Un dato preocupante, que debe llevar a reflexión nacional, es el uso que hacen los ecuatorianos de las plataformas digitales. Apenas 3.97% las usan para buscar información sobre salud y 9.09% para buscar información relacionada con educación. Estos porcentajes están entre los más bajos en la región (CAF, 2020). Esto ratifica que la mera disponibilidad de herramientas digitales no asegura nada; en el Ecuador falta algo muy importante y es el deseo de informarse, el deseo de aprender. Este es el punto de partida y sobre esta base hay que trabajar cualquier propuesta educativa.

Es indispensable mirar con detenimiento asimismo el uso de las redes sociales, en todas las edades. La popularidad de Facebook en el país (66.9% de los adultos usa FB) no puede ser vista como un indicador positivo sino más bien como un distractor de usos más sustantivos de internet y las redes.

Son temas críticos en el Ecuador y en toda la región la falta de preparación y experiencia docente en el manejo del mundo virtual, y las condiciones de estudio en los hogares, incluyendo los estragos del prolongado encierro y la violencia doméstica contra los niños y las mujeres, que ha incrementado en la situación de confinamiento.

Penetración de internet

En 2020 el Ecuador tiene una penetración de internet de 68,09%, por debajo del promedio de América Latina, 78,78% (CAF, 2020).
Fuente: CAF 2020
Cuentas de internet móvil y fijo

En diciembre de 2018 habían 9.342.814 líneas activas con acceso a la web.
En diciembre de 2019 eran 9.335.830.

En enero 2020 aumentaron a 9.449.826.

Fuente: Arcotel, 2020

Costos de datos móviles en América Latina

Según un estudio realizado por el sitio cable.co.uk, en América Latina el precio promedio de 1GB para usar Internet móvil es de USD 5,61 (2018).
El Ecuador está entre los países más caros en la región: USD 6,93.
Chile tiene la tarifa promedio más barata (USD 1,87) y Cuba la más cara (USD 12,58).
Fuente: Ekos, 2019
Infocentros

En el año 2020 existen en el país 888 infocentros comunitarios (863 infocentros y 25 megainfocentros) que ofrecen internet gratuito y capacitación. Están a cargo del Ministerio de Telecomunicaciones (MINTEL) y funcionan en las oficinas de los gobiernos parroquiales. Fueron iniciados en 2011 en el gobierno de Rafael Correa; se planeó llegar a contar con 1.200 infocentros. Varios están inactivos y actualmente están cerrados, no pueden utilizarse dada la cuarentena.
Elaboración: Primicias 
Fuente: MINTEL, 2020
Computadoras e internet en el hogar

En 2018, 37,2% de los hogares a nivel nacional tenía acceso a internet, 46.6% a nivel urbano y 16,1% a nivel rural (INEC, 2018).

Fuente: INEC, 2018
En 2018, 11,2% de los hogares tenía computadora (PC o portátil) y 37,2% tenía internet (INEC, 2018. Los datos se mantienen desde 2017).

En 2018, el porcentaje de hogares con acceso a internet incrementó: 14,7 puntos porcentuales a nivel nacional; 15,2 puntos en el área urbana y 11,3 puntos en el área rural.

En 2018, el porcentaje de hogares con computadora portátil se ubicó en 24,2%; aumentó 10,3 puntos porcentuales.

Pichincha es la provincia con mayor porcentaje de hogares conectados al internet (53,7 %), seguida de Azuay (51,0 %), Imbabura (44,3 %), Guayas (38,2 %) y Manabí (27,0 %).

Elaboración: Primicias

Resiliencia digital del hogar (CAF, 2020)

El índice de “resiliencia digital del hogar” se obtiene combinando cuatro indicadores:

• Número de apps relacionadas con el cuidado de la salud bajadas por año por habitante: se asume que si un usuario baja aplicaciones de salud es más proclive a utilizar internet para obtener información sobre comportamiento sanitario, evolución de la pandemia, puntos de realización de test, etc. (fuente: App Annie22).
• Número de apps educativas bajadas por año por habitante: se asume que la descarga de apps educativas provee una indicación de la capacidad para continuar proveyendo educación a niños en el hogar (fuente: App Annie).
• Número de plataformas fintech por millón de habitantes: se asume que la densidad de plataformas de fintech de un país esta naturalmente alineada con una demanda para realizar transacciones monetarias (fuente: Crunchbase)
• Porcentaje del comercio electrónico de todo el comercio minorista: indicador del uso de comercio electrónico para realizar operaciones de compra de comida y artículos de consumo en el hogar(fuente: Euromonitor)

El Indice de Resiliencia Digital del Hogar permite visualizar cuales son los países cuya población esta más preparada para afrontar la cuarentena sanitaria mediante la digitalización de hogares.
Fuente: CAF, 2020


Fuente: CAF, 2020


Acceso a teléfonos inteligentes

En 2018, 4 de cada 10 ecuatorianos tenía un teléfono inteligente (INEC, 2018).

Elaboración: Primicias

Electricidad e internet en los planteles educativos

"En las escuelas de muchos países de América Latina no hay ni electricidad ni internet. Unicamente alrededor del 40% de las escuelas del Ecuador y 6% del Paraguay disponen de acceso a ambos. Una excepción es el Uruguay, donde el 100% de las escuelas primarias tiene acceso a los dos servicios".
UNESCO / Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, Tema: Calidad, 2020.

Indicador del ODS 4.a.1b

En el caso del Ecuador:

- escuelas primarias
electricidad 78%

internet 38%

- planteles de secundaria (primer ciclo)
electricidad 
86%

internet 66%

- planteles de secundaria (ciclo superior)
electricidad 89%
internet 76%

Escuelas primarias con computadoras con fines pedagógicos

En 2018, el 74,87% de las escuelas primarias contaba con computadoras con fines pedagógicos (UNESCO/UIS, 2019)



Competencia digital de la población adulta (PIAAC, 16-65 años)

En los resultados del PIAAC (población de 16 a 65 años) el Ecuador obtuvo los más bajos niveles en resolución de problemas informáticos. Solo 5.2% de los adultos obtuvieron puntajes altos (niveles 2 y 3); en el caso de Perú 6.6% y de México 10.2% (OECD/INEVAL, 2019; OECD, 2019).

Esto indica que los niveles de alfabetización digital de la población son muy bajos. Asumimos que esto incluye a los docentes. No existe en el país información específica sobre el nivel de alfabetización y competencia digital de los docentes.
Fuente: OECD / INEVAL, 2019
Uso de redes sociales
Fuente: Latinobarómetro, 2018


Fuente: Lapop-Barómetro, 2019
Una mirada hacia el futuro

El Ecuador no tiene hoy por hoy condiciones para construir un sistema educativo virtual que llegue a todos y a todos los rincones del país. Tanto en materia de infraestructura y equipamiento como de competencias el país está lejos de la posibilidad de generalizar la educación virtual y muy cerca de la posibilidad de profundizar aún más las desigualdades y las brechas educativas entre zonas urbanas y rurales, educación privada y pública, ricos y pobres. Por lo demás, universalizar la educación virtual y, más aún, depender de ésta como la estrategia fundamental e incluso única, no es deseable, incluso si existieran las condiciones para hacerlo. La educación y el aprendizaje son hechos sociales, requieren la interacción con otros y la inmersión en el mundo real; los problemas asociados a la excesiva dependencia de las pantallas, al sedentarismo y al encierro han sido abundantemente analizados mucho antes del arribo de la pandemia.

Es evidente asimismo que el modelo de "aula en casa" ensayado durante el cierre de las escuelas es inapropiado no solo para el Ecuador sino a nivel mundial, como ya se señala internacionalmente. La educación en casa, en familia, es otra cosa, se rige por otra lógica y otra dinámica. Recurrir al hogar como (mal) sustituto de la escuela ha sido una medida de emergencia que no puede modelizarse ni sostenerse en el tiempo.

Salir del confinamiento no significa retornar a la "normalidad". Ciertamente, en educación no será posible volver al antes, malo o bueno. Las propias restricciones impuestas por la pandemia a futuro implican muchos cambios al sistema escolar y en muchos ámbitos: arquitectura, instalaciones, organización del espacio del aula y la escuela, organización del tiempo, recreos, alimentación, transporte, etc. Implicará asimismo cambios importantes en el currículo y en la pedagogía.

Se trata pues de imaginar y construir un modelo educativo basado en la experiencia anterior y que recupere las lecciones aprendidas en la pandemia. Es preciso repensar no solo la educación escolar sino también la educación familiar y la comunitaria.

- Un modelo educativo pensado y construido de abajo hacia arriba, reconociendo el valor no solo del saber experto sino también del saber común y del saber popular, el valor de la experiencia, de la convivencia familiar y comunitaria, contando con la participación de los educandos, los educadores, las familias, las comunidades, las organizaciones de base, los movimientos sociales. Esta es la única manera de construir un modelo pertinente, enraizado en las realidades de la gente y en sus necesidades, y potenciador de sus capacidades y talentos.

- Un modelo educativo que reconozca, respete y aliente la diversidad en todos los órdenes, respondiendo a la diversidad de realidades y necesidades, edades, culturas, lenguas, condiciones socio-económicas, estrategias y modalidades pedagógicas, etc.

- Un modelo educativo centrado en el aprendizaje, antes que en la enseñanza, atento a las necesidades, deseos e intereses de aprendizaje de educandos y educadores, más que a requisitos administrativos o burocráticos. Se trata de alentar la curiosidad, la pregunta, el juego, la exploración, el contacto con la naturaleza y su respeto, el cuidado de uno mismo y de los demás, la resolución creativa de problemas, la colaboración antes que la competencia.

- Un modelo educativo de base territorial, centrado en la comunidad local, que aprovecha y conecta los diversos espacios y recursos educativos y culturales presentes en la comunidad, promoviendo la conformación de una comunidad de aprendizaje viva, cohesionada y solidaria.

- Un modelo educativo que incluye y articula todas las educaciones - no solo la educación escolar sino la educación en casa, la educación en la comunidad, la autoeducación, la educación en el trabajo, a través de los medios, del arte, etc. -, todas las formas de aprendizaje - aprendizaje en contextos formales, no-formales e informales - y todas las edades - niños, adolescentes, jóvenes y adultos - en el marco del paradigma de Aprendizaje a lo Largo de la Vida.

- Un modelo educativo híbrido, que combine educación presencial y educación a distancia, entendiendo esta última como una educación multimedia, que utiliza y combina todos los medios al alcance: televisión, radio, internet y materiales impresos. Un modelo que, eventualmente, reintroduzca la radio como un medio educativo y cultural masivo en los nuevos tiempos, con nuevos roles, formatos y calidades, especialmente apropiados para las zonas y comunidades rurales.

Textos relacionados en OTRAƎDUCACION
- Comunidad de Aprendizaje
- Aprendizaje formal, no formal e informal
- Educaciones

Fuentes consultadas


Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (ARCOTEL), Ecuador, 2020
https://www.arcotel.gob.ec/

Ballesteros López, Tito y Martínez Matías, Graciela (coord.) ¡La radio vive! Mutaciones culturales de lo sonoro, CIESPAl, Quito, 2019.
https://ciespal.org/wp-content/uploads/2019/06/La_radio_vive.pdf

CAF/CEPAL. Las oportunidades de digitalización de América Latina frente al COVID-19. Observatorio CAF del ecosistema digital, abril 2020.
https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45360/4/OportDigitalizaCovid-19_es.pdf


INEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos), Tecnologías de la Información y Comunicación, Encuesta Multipropósito 2018, Quito, 2018
https://www.ecuadorencifras.gob.ec/documentos/web-inec/Estadisticas_Sociales/TIC/2018/201812_Principales_resultados_TIC_Multiproposito.pdf

Ministerio de Educación del Ecuador, Plan Educativo COVID-19, 2020
https://recursos2.educacion.gob.ec/

Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Informaación (MINTEL), Ecuador, 2020
https://infocentros.mintel.gob.ec/


OECD, Skills Matter. Additional Results from the Survey on Adult Skills, Country Note: Ecuador, 2019
https://www.oecd.org/skills/piaac/publications/countryspecificmaterial/PIAAC_Country_Note_Ecuador.pdf

OECD / INEVAL, Resultados PIAAC. Competencias de la población adulta en el Ecuador - 2019, Quito, 2019
https://www.evaluacion.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2019/11/DIED_ResultadosPIAAC19_20191126.pdf

UIT/ITU (Unión Internacional de las Telecomunicaciones), Informe sobre Medición de la Sociedad de la Información, Resumen analítico 2018, Ginebra, 2018
https://www.itu.int/en/ITU-D/Statistics/Documents/publications/misr2018/MISR2018-ES-PDF-S.pdf

UNESCO/UIS, Technical Cooperation Group on the Indicators for SDG 4, Target 4.a.

UNESCO/Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, Tema: Calidad, 2020
https://www.education-progress.org/es/articles/quality/

UNESCO / Blog de la Educación Mundial, Coronavirus: ¿los sistemas educativos podrían haber estado mejor preparados?, 19 marzo 2020
https://educacionmundialblog.wordpress.com/2020/03/19/coronavirus-los-sistemas-educativos-podrian-haber-estado-mejor-preparados/

UNESCO / Blog de la Educación Mundial, Covid-19: ¿Cómo está enfrentando Grecia el cierre de escuelas?, 16 abril 2020
https://educacionmundialblog.wordpress.com/2020/04/16/covid-19-como-esta-enfrentando-grecia-el-cierre-de-escuelas/

UNESCO / World Education Blog, Coronavirus: France has called for educational continuity, 15 April 2020.
https://gemreportunesco.wordpress.com/2020/04/15/coronavirus-france-has-called-for-educational-continuity/

Yaguana, Hernán. La radio ecuatoriana cumple 86 años de existencia
https://www.academia.edu/7533445/La_radio_ecuatoriana_cumple_85_a%C3%B1os_de_existencia

Primicias, Clases en la Costa iniciarán con dudas de padres y maestros, Quito, 16 abril 2020
https://www.primicias.ec/noticias/sociedad/inicio-clases-costa-dudas-padres-maestros/


20 Cs para una nueva educación


Rosa María Torres

(borrador, en proceso)


Este es el anticipo de un libro en el que vengo trabajando.

Una visión sistémica de lo educativo
con perspectiva de aprendizaje a lo largo y a lo ancho de la vida.

Un replanteamiento que se alimenta de reflexiones y lecciones que estamos aprendiendo en el marco de la pandemia del Coronavirus (la nueva gran C) y de la profunda crisis de la educación y de los aprendizajes que ésta ha venido a poner sobre el tapete y a agudizar.

Las visiones de "el futuro de la educación" y los listados de "habilidades del siglo XXI" se han quedado cortos y sin piso frente a las realidades, necesidades y posibilidades que deja al descubierto la pandemia en el mundo entero.

crisis
La pandemia del coronavirus implicó cierre de escuelas en la mayoría de países, traslado de la educación escolar al hogar mediante estrategias de educación a distancia (e-learning, televisión, radio, impresos), un nuevo papel para los profesores, y ayuda de la familia en el cumplimiento de las tareas escolares. Todo esto montaado de la noche a la mañana, de manera improvisada, sin condiciones ni tiempo para planificar y poner en marcha, y en medio de una crisis sanitaria sin precedentes.

Los obstáculos se han revelado enormes, entre otros: mútiples inequidades (acceso al agua, a las tecnologías y al internet, a espacios adecuados para el estudio, a padres con tiempo y condiciones para ayudar, etc.); impreparación de los sistemas educativos y de los docentes en el manejo de las TIC; millones de niños sin alimentación escolar; incremento de la violencia hacia los niños, exacerbada por el confinamiento; fuerza de la cultura escolar tradicional, preocupada por currículo, horarios, calendarios, evaluaciones, deberes, etc, más que por el aprendizaje y el bienestar de los alumnos y sus familias. El proceso revela asimismo profundos déficits de información y educación de la población en relación a la higiene y al cuidado de la propia salud, la convivencia social, la comprensión y el seguimiento de orientaciones, la aceptación acrítica de informaciones falsas, entre otros. Crisis es oportunidad; estamos frente a la oportunidad de una transformación profunda de la educación y los aprendizajes, repensando los roles de la familia, la escuela, la comunidad, los medios y las tecnologías.

casa
Educación y aprendizaje se asocian generalmente con sistema educativo. No obstante, no aprendemos solo en las aulas sino también en la familia, la comunidad, el trabajo, a través de los medios, del contacto con los demás y con la naturaleza, jugando, observando, conversando, leyendo, escribiendo.
La primera educación se hace en el hogar, en la primera infancia, la edad más importante de todas. Por eso es esencial asegurar condiciones de vida digna a las familias y educar a los adultos (mamás, papás, abuelos).
De manera súbita e imprevista la pandemia colocó a la casa, a la familia y a las tecnologías en el centro de la tarea educativa. Nuevamente la familia en un rol subsidiario de la escuela, ayudando a hacer tareas escolares y cumpliendo funciones pedagógicas para las cuales no está preparada, en una situación de encierro y sin poder contar con la ayuda de los abuelos, población extremadamente vulnerable frente a este virus. Una suerte de homeschooling obligado, masivo y desfigurado, en condiciones muy difíciles. "Solución" que viene dejando a la vista enormes problemas de toda índole.
▸ Educaciones
Pre-niños: los cimientos invisibles


comunidad
La comunidad (el barrio, la localidad) es el primer espacio social de convivencia y aprendizaje. La 'educación comunitaria' trasciende a la escuela.  'Escuela en la comunidad' y 'escuela comunitaria' son cosas distintas; la segunda incorpora el contexto, los actores y los saberes locales.
La comunidad no ha sido hasta hoy actor principal en esta pandemia, entre otros debido al confinamiento, salvo los contactos - a distancia - con vecinos (aplausos, música, ollas populares, etc), pero podemos anticipar y desear que lo será mucho más en el futuro, junto con mayor peso de la empatía, el cuidado y la colaboración.
La consigna de "quédate en casa" aplica también a los niños, que no van a la escuela, no pueden salir a jugar, tomar sol, juntarse con sus amigos, etc. El tema de la salud mental de la familia está ya en el tapete, sobre todo en tanto que el encierro se alarga.
"Hace falta un pueblo para educar a un niño". Proverbio africano
La comunidad local como comunidad de aprendizaje
¿Qué es una 'escuela abierta a la comunidad'?

▸ El barrio como espacio pedagógico


clase
Clase tiene dos significados: el espacio físico y la enseñanza. Ambos necesitan grandes cambios. El ambiente de enseñanza-aprendizaje debe ser agradable, flexible, permitir trabajar individualmente o en grupo. El grupo, en lo posible, debe ser pequeño, manejable. La clase ya no es solo hablar: la profesora-boca y los alumnos-orejas son cosa del pasado. La clase al aire libre es recomendada; el recreo más largo también. La clase ya no es solo presencial: la educación a distancia crece y se diversifica a todos los niveles.
 



capacitación
La capacitación prepara a las personas para resolver problemas en asuntos específicos. Se aplica a adolescentes, jóvenes y adultos y se realiza tanto en la educación formal como no-formal (cursos, pasantías, actividades prácticas) y a través de aprendizajes informales.
Las personas necesitan tanto educación/formación ampliaas como procesos más cortos de capacitación y actualización. El sistema educativo debe enseñar a adolescentes, jóvenes y adultos competencias que les permita ser útiles socialmente e incursionar en el mundo del trabajo.


corazón

La buena educación - en la familia, en la comunidad, en el sistema educativo - exige empatía y afecto; no admite maltrato ni violencia. No se puede enseñar y aprender con miedo, con amenazas y castigos. Los buenos educadores aman lo que hacen, se preocupan por sus educandos y celebran sus logros. 
El amor es parte de la calidad de la educación
Pedagogía del afecto

   
 
cerebro
La vieja educación no sabía cómo funciona el cerebro y cómo se produce el aprendizaje. En los últimos años la Neurociencia ha avanzado significativamente, sabemos mucho más acerca del aprendizaje, cómo evoluciona a lo largo de la vida y qué factores influyen.
Hoy sabemos entre otros que:
- 80% del cerebro se configura en los cinco primeros años, el período de mayor aprendizaje en la vida
- todos podemos aprender
- aprendemos desde el nacimiento hasta la muerte
- hay mucho que aprender y mucho que desaprender.
Aprendizaje formal, no-formal e informal




curiosidad
La curiosidad es la madre del aprendizaje. Los niños son curiosos por naturaleza, quieren descubrir y comprender el mundo que les rodea. Hacen preguntas permanentemente. Por desgracia, familia y sistema escolar a menudo matan la curiosidad infantil. La buena educación estimula la curiosidad, la pregunta, la exploración, la experimentación, la investigación, el aprendizaje motivado internamente, a partir de los propios gustos e intereses.
"La vejez empieza cuando se pierde la curiosidad". José Saramago




comprensión
- Sin comprensión no hay aprendizaje. Leer sin comprender no es leer. La vieja educación enseña sin asegurarse que haya aprendizaje.
- Comprender toma tiempo y el sistema educativo no lo tiene, está apurado tratando de abarcar muchos contenidos. La buena educación se toma su tiempo, no tiene prisa, prefiere menos enseñanza y más aprendizaje, menos contenidos con mayor profundidad, mejor comprensión y mejor aprendizaje.
Educación lenta: menos es más




confianza
La buena educación construye autoconfianza y confianza en los demás. Los padres de familia necesitan poder confiar en los profesores, los profesores en los alumnos y los alumnos en los profesores. Escuela, familia y comunidad necesitan complementarse y apoyarse mutuamente. Las altas expectativas de los padres de familia y de los profesores elevan la autoestima de niños y jóvenes y tienen gran impacto sobre sus aprendizajes.
Confianza: palabra clave en Finlandia




comunicación
- La buena educación da importancia a la comunicación a todos los niveles. Comunicación es diálogo, proceso de doble vía, respeto mutuo. Los padres de familia deben acercarse a la escuela sin miedo.
- Es obligación de la escuela informar y explicar a los alumnos, las familias y la comunidad. La participación de alumnos y padres de familia no es una concesión sino parte del derecho a la educación.


conectividad

- Las modernas tecnologías vinieron a revolucionar la información, la comunicación y la educación, así como a crear nuevas formas de inequidad y exclusión. La mitad de la población mundial tiene hoy acceso a internet. La expansión de las TIC permite ampliar las posibilidades del aprendizaje para los maestros y para los alumnos, acercar el aprendizaje personalizado y potenciar el aprendizaje a distancia como complemento del aprendizaje presencial.
- Internet apareció, en esta pandemia, como la salvación ante el cierre de los sistemas educativos. La educación virtual y las pantallas aparecieron como garantes de la "continuidad educativa". La conciencia sobre los peligros del internet y sobre la excesiva exposición a las pantallas, especialmente de niños y jóvenes, así como sobre las ventajas del aprendizaje al aire libre y en contacto con la naturaleza, sobre la cual se avanzó en los últimos años, corre el riesgo de debilitarse y hasta anularse.
- Pronto se ha hecho evidente la imposibilidad de la educación virtual universal. Las brechas entre países del Norte y del Sur, pobres y no pobres, urbano y rural, son enormes no solo en cuanto a acceso (en el hogar, en la escuela) sino a calidad de las conexiones, de los contenidos, de la preparación y del uso. Queda clara la necesidad de un salto cuantitativo y cualitativo en este campo, teniendo en cuenta la equidad y la inclusión.
2020: ¿Está el mundo preparado para globalizar la educación virtual?

Aprendizaje en el siglo 21. ¿Y la naturaleza?


cooperación
- Construir una buena educación, a nivel local y nacional, requiere la cooperación de toda la comunidad educativa: escuela, familia, comunidad, directivos, alumnos.
- La vieja educación promueve la competencia entre alumnos, profesores, planteles. La nueva educación enseña a cooperar antes que a competir. El aprendizaje cooperativo desarrolla la empatía, la comunicación, el trabajo en equipo, la responsabilidad, la generosidad, la valoración de la diversidad.

creatividad
La creatividad se desarrolla desde la infancia y a lo largo de la vida, si se dan condiciones apropiadas en la familia, en el sistema educativo, en el lugar de trabajo. La buena educación y el buen educador se proponen estimular alumnos creativos. Creatividad se asocia a libertad, a desarrollo de la imaginación y de la autonomía, a la lectura y la escritura, al arte y a la ciencia. Las personas creativas ven el mundo de manera muy distinta, pues sus cerebros se configuran de manera distinta.




conocimiento
- La buena educación diferencia y enseña a diferenciar información y conocimiento, opiniones y hechos. Enseña no solo a memorizar y repetir datos que caducan y se olvidan rápidamente, sino a construir conocimiento y a utilizarlo. La información puede transmitirse; el conocimiento se construye, requiere esfuerzo deliberado de quien aprende. El conocimiento está en constante evolución y cambio. Por eso la necesidad del aprendizaje permanente.
El paradigma del Aprendizaje a lo Largo de la Vida




ciencia
- La buena educación no solo enseña conocimientos científicos en diversas áreas sino que enseña a reconocer la ciencia que está presente en los hechos y fenómenos de la vida cotidiana, a usar el conocimiento científico para resolver problemas de toda índole, y a pensar científicamente, con rigurosidad. La buena educación entiende que hombres y mujeres tienen las mismas capacidades para acceder a la ciencia y para pensar científicamente.
- La pandemia ha contribuido a mostrar la importancia de la investigación y del conocimiento científico en el campo de la salud, y a valorar el trabajo entregado, arduo y sumamente riesgoso del personal de salud: médicos, enfermeros, auxiliares, etc. Es de esperar que esto signifique, a futuro, un cambio radical en la manera en que se concibe, trata y remunera al personal de la salud y a los cuidadores en general.
- Alain Touraine: “Esta crisis va a empujar hacia arriba a los cuidadores”


competencias
La vieja educación enciclopédica entiende "saber" como acumular datos, información, conocimientos, certificados, títulos. La nueva educación pone el acento en a) aprender, b) aprender a aprender y c) aprender a aplicar lo aprendido. La tarea del docente ya no consiste solo en enseñar sino en lograr aprendizajes y en desarrollar en sus alumnos capacidades, valores y actitudes necesaarios para aplicar el nuevo conocimiento y para seguir aprendiendo.


cultura

- Educación y cultura son inseparables, aunque frecuentemente se ven como campos separados, sin relación entre sí. La educación se inserta y responde a determinadas culturas. No existen modelos educativos únicos, universales, iguales para todos. Aprender en la propia lengua y en los parámetros de la propia cultura es un derecho humano y parte del derecho a la educación.
- El sector de la cultura (artistas, gestores, espacios e instituciones culturales) ha sido uno de los más golpeados en esta pandemia. Al mismo tiempo, la pandemia ha realzado el valor y la importancia de la cultura, el arte y los artistas, y sobre todo de la música, no solo como factor de entretenimiento sino de cohesión y salud individual y social.



crítica
- La vieja educación promueve la repetición y la memorización.  Confunde memorizar con aprender. La buena educación enseña a pensar, a pensar críticamente, a dudar, a verificar, a investigar. El buen educador enseña a los alumnos a aprender, a pensar, a gustar de la lectura, a desarrollar su autonomía.
"Libres son quienes crean, no quienes copian, y libres son quienes piensan, no quienes obedecen. Enseñar es enseñar a dudar". Ortega y Gasset


cuidados
- Aprender a cuidarse y a cuidar a los demás es un conocimiento y una habilidad fundamental, como lo ha mostrado la pandemia.
- Los héroes y las heroínas de la crisis, cuya tarea fue considerada de primera necesidad, fueron las personas encargadas de cuidar a los demás, a menudo haciendo grandes sacrificios y poniendo en riesgo su propia vida, entre otros: el personal de salud, los cuidadores de personas mayores, la policía, los bomberos, el personal de limpieza, las personas encargadas de asegurar la alimentación, las que prestan servicios a domicilio, etc.
- Es de esperar que esto signifique, a futuro, un cambio radical en la manera en que se concibe, trata y remunera al personal de la salud y a los cuidadores en general.
Alain Touraine: “Esta crisis va a empujar hacia arriba a los cuidadores”




ciudadanía

- El objetivo de la educación es formar ciudadanos, personas conscientes de sus derechos y deberes, responsables, capaces de tomar decisiones informadas y sensatas, pensando en el bien común, en el cuidado de sí mismas, de los demás y de la naturaleza.
- A ser ciudadano se aprende desde la infancia, en la familia, en las aulas, en la comunidad. La buena escuela es un laboratorio de aprendizaje ciudadano en el que se aprende a convivir con otros, a aceptar la diversidad, a respetar otros puntos de vista, a ser solidarios.




cambio
La educación - familiar, comunitaria, escolar - necesita cambios profundos. A su vez, la buena educación desarrolla personas sensibles y críticas, comprometidas con el propio cambio y con el cambio social. El aprendizaje, si es genuino, modifica a las personas.
"La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo". Paulo Freire
Educar: ¿cuestión de meter o de sacar?
Descongestionar el sistema escolar







calidad
El derecho a la educación implica educación gratuita y de calidad para todos, niños, jóvenes y adultos. Derecho a la educación no es solo derecho al acceso sino derecho al aprendizaje, dentro y fuera de las aulas, a lo largo de la vida. Una educación de calidad reúne todas las características organizadas en estas C.
¿Qué es educación de calidad?







Textos relacionados en OTRAƎDUCACION
Rosa María Torres, Justicia económica y justicia educativa: 12 tesis para el cambio educativo, estudio continental realizado para el movimiento internacional Fe y Alegría / Entreculturas, 2005.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...