100 años de brecha educativa: ¿se trata de 'alcanzar' a los países desarrollados?

Rosa María Torres

Brookings Institution

 "Cuando se muestra como número promedio de años de escolaridad y niveles de logro educativo, el mundo en desarrollo está cerca de 100 años detrás de los países desarrollados".


Esta es la conclusión del estudio Why wait 100 years? Bridging the gap in global education. (¿Por qué esperar 100 años? Cubriendo la brecha en la educación global) y , (Brookings Institution, Washington, D.C., 2015).

El estudio se basó en las definiciones de 'países desarrollados' y 'países en desarrollo' de Naciones Unidas  (Norte y Sur, países de la OCDE y no de la OCDE, en otras denominaciones). Se considera 'desarrollados' a Europa, América del Norte, Japón, Australia y Nueva Zelanda, y 'en desarrollo' al resto del mundo: América Latina, Asia y Africa. El estudio destaca que la brecha educativa es mayor a 100 años en países de Africa subSahariana y en Asia meridional y occidental. 

Aquí el razonamiento (nuestra traducción):

"Al tiempo que ha habido una convergencia global en torno a la matrícula infantil en la escuela primaria, se mantiene una clara desigualdad entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Cuando se muestra como número promedio de años de escolaridad y niveles de logro educativo, el mundo en desarrollo está cerca de 100 años detrás de los países desarrollados. Estos países más pobres todavía tienen en el siglo 21 niveles promedio de educación que muchos países occidentales lograron en las primeras décadas del siglo 20. Si continuamos con los enfoques actuales para la educación, esta brecha de un siglo continuará en el futuro.

Aunque la brecha varía entre regiones y niveles educativos, es lo suficientemente grande y persistente como para exigir una respuesta. Para entender mejor lo que podemos hacer para encarar estos niveles profundos de desigualdad educativa global debemos entender primero cómo llegamos aquí. ¿Cómo se ha desarrollado la escolarización de masas? ¿Cuál es hoy la naturaleza de esta brecha de 100 años? ¿Cuáles son las posibles trayectorias futuras para la educación global? Estas son preguntas cruciales a responder antes de poder aterrizar en una solución para el problema".  


El estudio analiza la brecha tomando en cuenta la matrícula escolar infantil, el número de años de escolaridad de la población adulta, y los resultados de aprendizaje escolar de los niños en lectura, cálculo y ciencia.

La brecha de 100 años es una brecha de nacimiento, de origen. La escolarización masiva se inició 100 años antes en los países desarrollados que en los hoy llamados 'países en desarrollo'. La idea de que educarse debía dejar de ser un privilegio y extenderse a toda la población prendió en Europa a mediados del siglo 19. Un siglo después, con el impulso de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), la educación pasó a ser renonocida como un derecho universal. Desde entonces, la matrícula escolar creció hasta llegar a cubrir al 90% de la población mundial en 2010. Hoy, los mayores desafíos no son de matrícula sino de aprendizaje.

En cuanto a años de escolaridad de la población adulta, en 2013 los adultos en los países desarrollados habían completado en promedio 12 años de escolaridad, mientras que en los países en desarrollo habían completado 6.5 años, es decir, casi la mitad.

Lant Pritchett, economista de la Harvard Kennedy School, citado en el estudio (Pritchett, L., The Rebirth of Education: Schooling Ain’t Learning, Washington, D.C., Center for Global Development, 2013)  ha estimado que tomará al menos 100 años que niños y niñas en los países en desarrollo alcancen los niveles que tienen hoy niños y niñas en los países desarrollados. En matemáticas el cambio promedio a lo largo del tiempo viene siendo negativo; llegó a esta conclusión analizando la evolución de ocho países en desarrollo cuyos estudiantes de octavo año tomaron el TIMSS (Trends in International Mathematics and Science Study) en 1995 ó 1999 y en 2007. Nivelarse en ciencia, según Pritchett, tomaría 126 años, al menos seis generaciones.

El estudio de Brookings Institution estima que tomará 65 años para que los países en desarrollo alcancen los niveles educativos de los países desarrollados. Los países más pobres alcanzarán ese nivel en 2.100. Entretanto, los niveles de escolaridad continuarán incrementándose en los países desarrollados.

Algunos estudios encuentran que los resultados de aprendizaje no están mejorando en muchos países en desarrollo. Por ejemplo, ASER en la India describe la curva de aprendizaje como horizontal, y no observa avances en el aprendizaje de la lectura.

En definitiva, persiste una brecha enorme entre países desarrollados y países en desarrollo en cuanto a matrícula escolar, años de escolaridad y aprendizajes en el sistema educativo, la cual no se resolverá si se mantienen las estrategias actuales.

Algunas implicaciones de este estudio

Brookings Institution publicó este estudio en 2015, año clave para la política educativa internacional pues era el plazo de culminación de dos grandes agendas mundiales, la Educación para Todos (1990-2015) y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000-2015) y el año en que se aprobaría la nueva agenda mundial de desarrollo, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). No obstante, el estudio pasó desapercibido en el proceso de adopción de los ODS.

Matrícula escolar, escolarización y aprendizaje

Un estudio del Banco Mundial publicado en febrero de 2022 coincide en el aumento acelerado de la matrícula escolar en las últimas décadas pero a la vez encuentra que a partir del año 2000 hay un estancamiento de los aprendizajes escolares en todo el mundo, no solo en los países en desarrollo sino también en los países desarrollados. Se habla de una "crisis global de aprendizaje". Se insiste, como ya había hecho Pritchett, en la importancia de diferenciar escolarización y aprendizaje: más años de escolaridad no están significando, por sí mismos, mayor aprendizaje.

A su vez, un análisis de Max Roser, de Our World in Data ("Millions of children learn only very little. How can the world provide a better education to the next generation?", junio 2022) muestra que niños y niñas están aprendiendo muy poco en la escuela, no solo en los países pobres sino también en los de ingresos medios y altos - 90% de los niños en los países pobres no pueden leer al final de la educación primaria, 55% en los países de ingresos-bajos-medios, 29% en los países de ingresos altos-medios y 9% en los países de ingresos altos - pero las diferencias son enormes en estas cuatro categorías de países. Los niveles de aprendizaje escolar están claramente asociados al nivel de ingreso de los países (y de las familias).


La pandemia del COVID-19 vino a trastocar realidades y predicciones. Las desigualdades educativas entre el Norte y el Sur no solo se volvieron evidentes sino que se han agrandado a raíz de la pandemia. Las "pérdidas de aprendizaje" ocasionadas por el confinamiento, que en muchos países llegó a prolongarse hasta por dos años, como en el caso de América Latina, se han dado también en los países del Norte pero en magnitudes muchísimo menores. La brecha digital mostró ser enorme, mucho más amplia que lo que se estimaba antes de la pandemia, no solo en términos de conectividad sino de competencias digitales. En 2018 prácticamente la mitad de la humanidad estaba desconectada; 96% de los no conectados vivían en los países en desarrollo, según ITU Facts and Figures 2021. En 2022, y pese a los avances post-pandemia, un tercio de la humanidad no usa Internet (ITU, Global Connectivity Report 2022).

Las pruebas PISA

La evolución de los resultados de aprendizaje en las pruebas internacionales PISA de la OCDE, que vienen aplicándose cada tres años desde el año 2000 a jóvenes de 15 años en lectura, matemáticas y ciencia, ratifica la persistente brecha de aprendizaje entre países desarrollados y en desarrollo. Los países latinoamericanos participantes en PISA aparecen reiteradamente a la cola del ranking; en cada nueva aplicación se recuerda que avanzan poco o nada, e incluso que hay retrocesos en varios países, y se calcula cuántos años de escolaridad lleva de 'atraso' cada uno en comparación con los países de la OCDE.

La pregunta es qué sentido tiene, en esta perspectiva histórica de 100 años de 'atraso' y en los nuevos escenarios agravados por la pandemia, seguir insistiendo en que los países que no pertenecen a la OCDE alcancen a los países de la OCDE en parámetros educativos definidos por estos últimos para sus propias realidades y perspectivas.

El modelo educativo

El estudio de Brookings Institution pregunta qué se puede hacer para cerrar la enorme brecha educativa que separa a los países en desarrollo de los países desarrollados. La pregunta se plantea en términos de "catch up", es decir, cómo pueden los primeros alcanzar a los segundos. (Rebecca Winthrop, Global '100-year gap' in education standards, BBC, 29 April 2015).

"La pregunta real es qué se puede hacer para cerrar la brecha. ¿Pueden saltarse algunos pasos evolutivos para agilitar el progreso?. ¿Existen modelos totalmente diferentes que podrían acelerar el cambio? 

¿O existe una vía tecnológica para lograr que los sistemas educativos se salten etapas, como ha sido el caso de la banca en los países en desarrollo usando teléfonos móviles sin pasar por la etapa de construir una red de sucursales bancarias?

¿Podemos imaginar un mundo en el que no les tome a los países en desarrollo 50 u otros 100 años 'igualarse'?"  (Nuestra traducción)


Cabe pensar el problema en otros términos, no de alcanzar a los llamados 'países desarrollados', tratando de abrazar el modelo educativo occidental y de seguir el mismo proceso seguido por estos, sino de considerar otros modelos educativos, más sintonizados con las especificidades, realidades, historias, dinámicas y culturas del 'mundo en desarrollo'.

La profunda crisis en todos los órdenes generada por la pandemia, y muy especialmente en el campo educativo, es una oportunidad para repensar la educación también en estos términos, superando la visión de un 'rezago' que no solo no se reduce sino que se agranda y eterniza, impidiendo a estos países desarrollar sus propios modelos y estrategias para encarar su problemática y diversidad educativa y cultural.

Cómo citar este artículo: Torres, Rosa María, "100 años de brecha educativa: ¿se trata de 'alcanzar' a los países desarrollados?, blog OTRAƎDUCACION, junio 2022 https://otra-educacion.blogspot.com/2022/05/america-latina-planes-y-metas.htm


Textos míos relacionados en OTRAƎDUCACION
- ¿Y los sistemas alternativos de conocimiento?
- ¿Está el mundo preparado para la educación virtual?
- América Latina: Planes y metas internacionales para la educación (1956-2030)
- Declaración de Quito (1991): Hacia un nuevo modelo educativo

Inclusiva, equitativa y de calidad. Fácil de decir, difícil de hacer

Rosa María Torres


"Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad
y oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos".
Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS4).


Esto propone el Objetivo de Desarollo Sostenible 4 (ODS4), parte de la Agenda de Desarrollo Sostenible acordada en 2015 a nivel global con plazo para 2030.

Fácil de decir. Muy difícil de hacer. Implica una revolución cultural, social y educativa.

Veamos.

Educación inclusiva

"Todos sin excepción" - "Que nadie se quede afuera" - "Que nadie se quede atrás"

Tomado de Diario de la Educación

Una educación inclusiva no discrimina ni excluye a nadie.

Inclusión en educación ya no se refiere únicamente a discapacidad. El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2020. Inclusión y educación: Todos, sin Excepción habla de eliminar todos los potenciales factores de discriminación y exclusión: género, edad, ubicación, pobreza, discapacidad, origen étnico, indigeneidad, lengua, religión, condición de migrante o desplazado, orientación sexual, identidad y expresión de género, encarcelamiento, creencias y actitudes.

Los sistemas educativos deben dar cabida y responder a las necesidades de todos los educandos. Esto implica formar a los docentes y directivos para atender esas necesidades, adecuar la infraestructura y los espacios de aprendizaje, revisar y diversificar contenidos y métodos de enseñanza, evaluación, tiempos y horarios, etc.

Educación equitativa
"Iguales condiciones para todos" - "Dar más al que menos tiene"


Equidad en educación implica igualdad de oportunidades y de condiciones para aprender. Esto supone dar más al que menos tiene, a fin de compensar las carencias y dificultades de su entorno familiar y comunitario.

Todos necesitamos y merecemos una educación de calidad: ricos y pobres, hombres y mujeres, niños, jóvenes y adultos, conectados y desconectados, en áreas urbanas y rurales.


América Latina es la región más desigual del mundo. Una región que cultiva la 'cultura del privilegio', como reitera la CEPAL, que tiene un sistema educativo para pobres y otro para ricos. En sociedades tan desiguales y socialmente segmentadas como las nuestras, combatir la desigualdad y la inequidad implica un giro de 180 grados.

No cualquier educación ayuda a romper el círculo vicioso de la pobreza. Se requiere una buena educación, los mejores profesores. Una política educativa que va más allá de la política escolar, que se ocupa no solo del acceso sino de las condiciones de aprendizaje (alimentación, nutrición, salud, sueño, cercanía de la escuela al hogar, educación de los padres, bienestar de las familias, no trabajo infantil, no violencia intrafamiliar, etc.). En la primera infancia, en la familia y en la comunidad local radican claves importantes para los futuros aprendizajes y el éxito escolar.

educación de calidad
"Buena educación para todos"

Proyecto Mariposas - Uruguay

El término calidad de la educación se usa abundantemente pero rara vez se explicita de qué se está hablando, tanto a nivel nacional como internacional. Lo que se considera buena educación puede variar y varía mucho entre personas, grupos, países, culturas.

No obstante, el conocimiento y la investigación disponibles indican determinadas características de una buena educación. De modo general, diríamos que una buena educación está sintonizada con los derechos humanos:

- buen trato, libertad de expresión, participación, no-discriminación, no-violencia, inter-culturalidad, educación democrática, libre de racismo, de machismo, de homofobia, de edadismo
- derecho a un entorno de aprendizaje saludable, seguro, limpio, estimulante
- derecho al juego, a la valoración del juego para el aprendizaje
- derecho al aprendizaje y al aprendizaje a lo largo de la vida
- derecho a aprender en la propia lengua
- derecho a aprender contenidos, habilidades y competencias pertinentes y relevantes
- alienta la curiosidad, la creatividad, la imaginación, la pregunta
- reconoce la diversidad, entiende que cada alumno es diferente, único
- reconoce que toda persona tiene talentos y que es misión de la educación ayudar a descubrir y desarrollar esos talentos desde la infancia
- desarrolla el interés y el gusto por aprender
- da importancia a la lectura y busca acercarla a los alumnos y desarrollar el gusto por leer
- cuenta con maestros y profesores formados, capacitados para enseñar, para escuchar y para dialogar, abiertos y dispuestos al aprendizaje permanente
- deposita altas expectativas en los alumnos y en sus capacidades
- usa la evaluación no como herramienta de castigo sino como herramienta de aprendizaje y mejoría
- tiene buena relación con las familias y con la comunidad

En la buena educación confluyen muchas calidades: calidad de las relaciones, del currículo, de la pedagogía, de los materiales de enseñanza y aprendizaje, de la infraestructura y el equipamiento, de la formación y la capacitación docente, de la investigación, del uso del tiempo, de las actividades extraescolares, etc.

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

América Latina: Planes y metas internacionales para la educación (1956-2030)


Rosa María Torres


Desde mediados del siglo pasado, América Latina y el Caribe ha estado atravesada por varias iniciativas y planes internacionales para la educación, de alcance regional, mundial, hemisférico e iberoamericano. Dichos planes, algunos de ellos superpuestos en el tiempo, han sido promovidos, coordinados, monitoreados y evaluados por varias agencias internacionales, entre ellas UNESCO, UNICEF, UNFPA, Banco Mundial, OEA y OEI.

En la tabla (abajo) pueden verse las metas que se han planteado los sucesivos planes, desde 1956 hasta 2015. Ningún país de América Latina ha cumplido a cabalidad las metas propuestas y en los plazos fijados. Cada nuevo plan ha debido incorporar las metas pendientes. Solo Cuba cumplió con las cuatro metas medibles de la Educación para Todos.

El Primer Proyecto Principal de Educación (1956-1966), coordinado por la UNESCO, se planteó una sola gran meta: "ampliar y mejorar la educación primaria para niños y niñas en edad escolar". No se plantearon indicadores cuantitativos.

El Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe (1980-2000), también coordinado por la UNESCO, fue aprobado en México en 1979, duró 20 años y se planteó tres metas: 1) lograr la escolarización de todos los niños en edad escolar, ofreciéndoles una educación general mínima durante 8 a 10 años; 2) eliminar el analfabetismo y desarrollar y ampliar los servicios educativos para adultos; y 3) mejorar la calidad y la eficiencia de los sistemas educativos, efectuando las reformas necesarias. Distante quedó, sobre todo, la meta de eliminar el analfabetismo. La reunión final, de evaluación y cierre del PPE, se hizo en marzo de 2001 en Cochabamba, Bolivia.

En 1990 se lanzó en Jomtien-Tailandia el programa mundial de Educación para Todos - EPT (1990-2000-2015) coordinado por UNESCO, UNICEF, PNUD, UNFPA y Banco Mundial. La EPT propuso 6 metas de educación básica. La Clasificación Internacional Normalizada de la Educación (CINE 2011) de la UNESCO llama educación básica a la suma de educación primaria y el primer ciclo de la educación secundaria. La EPT propuso "una visión ampliada de la educación básica" entendida como una educación capaz de "satisfacer necesidades básicas de aprendizaje" de niños, jóvenes y adultos, dentro y fuera del sistema escolar. Una de las metas se refirió a los medios de comunicación.

La evaluación de la década 1990-2000 mostró que las metas no se cumplieron. En el Foro Mundial de Educación (Dakar, 2000) se decidió ampliar 15 años más el plazo, hasta 2015. Tampoco se logró llegar en 2015 con las metas cumplidas. La EPT "se encogió". La UNESCO no incluyó la década de 1990-2000 en la evaluación final de la EPT, evaluó desde el año 2000 en Dakar. Lo cierto es que la EPT duró 25 años, no 15. En 25 años no se logró cumplir las seis metas de educación básica; quedó en 2015 como "agenda inconclusa".

En 1994 la Organización de Estados Americanos (OEA) organizó el Plan de Acción Hemisférico y las Metas Educativas de las Américas, en el marco de las Cumbres de las Américas o Cumbres Hemisféricas. En enero de 2015 el Proyecto de resolución “Construcción de una Agenda Educativa Interamericana: Educación con Equidad para la Prosperidad” acordó articular el Plan a la Agenda 2030 y los ODS, con tres prioridades: educación de calidad, inclusiva y con equidad; fortalecimiento de la profesión docente, y atención integral a la primera infancia.

En el año 2000, en la Cumbre del Milenio en Nueva York, convocada por Naciones Unidas, los gobiernos del mundo firmaron la Declaración del Milenio, posteriormente convertida en la agenda de los Objetivos de Desarrollo del Milenio - ODM (2000-2015). Se acordaron 8 ODM. El ODM 2, dedicado a la educación, fue "lograr la enseñanza primaria universal"; la Meta 2a se planteó como "Asegurar que los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria" (el indicador fue, en verdad, terminar 4 años de educación primaria). No se mencionó gratuidad ni calidad. En 15 años de ODM no se logró cumplir el Objetivo 2.

En 2010 se aprobaron once Metas Educativas 2021, de alcance iberoamericano, bajo el impulso y la coordinación de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y en el marco de las Cumbres Iberoamericanas.

En 2012, el Secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, lanzó en Nueva York la iniciativa mundial "La Educación ante Todo" (Education First), con tres prioridades: (a) todo niño en la escuela, (b) mejorar la calidad de la educación, y (c) fomentar la ciudadanía global, a fin de desarrollar "la comprensión, las habilidades y los valores necesarios para cooperar en la resolución de los desafíos intercontados del siglo 21". La iniciativa identificó 10 accciones claves para que los países logren un cambio significativo en la educación.

En 2015, año de cierre de la EPT y los ODM, se adoptó una nueva agenda mundial de desarrollo, la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, con 17 objetivos y 169 metas, mucho más ambiciosos que los adoptados en planes anteriores. La agenda inconclusa de la EPT se incorporó al ODS4: "Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos". El ODS 4 contempla 10 metas.

La Declaración de Incheon, acordada en el Foro Mundial sobre la Educación 2015 realizado en Incheon,  Corea del Sur, propuso "una nueva visión de la educación para los próximos 15 años", con un     "enfoque de aprendizaje a lo largo de la vida". Esta "nueva visión" no se ha plasmado en los años posteriores a 2015.

"Centraremos nuestros esfuerzos en el acceso, la equidad, la inclusión, la calidad y los resultados de aprendizaje, dentro de un enfoque de aprendizaje a lo largo de toda la vida".

¿Qué aprendimos en seis décadas de planes y metas internacionales?

Ninguno de los planes internacionales para la educación adoptados entre 1956 y 2015 logró cumplir sus metas. Algunas metas se fueron achicando en el camino. La meta que sufrió más reducciones fue la de la alfabetización de adultos. Pasamos de la aspiración a "erradicar el analfabetismo" para fin de siglo (PPE, 1980) a "reducir el analfabetismo a la mitad" (EPT, 1990) y finalmente a "garantizar que, para 2030, todos los jóvenes y una proporción sustancial de los adultos, tanto hombres como mujeres, estén alfabetizados y tengan nociones elementales de aritmética" (ODS4, 2015).

¿Qué lecciones hemos aprendido a lo largo de estos años, a fin de no repetir errores? Entre otros: objetivos y metas demasiado ambiciosos; un error establecer objetivos, metas y plazos globales, iguales para todos, sin tener en cuenta la enorme diversidad de puntos de partida de los países; competencia y falta de coordinación entre agencias internacionales de cooperación; fallas en la coordinación global, regional y nacional; no se logró - como siempre se reiteró - que los países asumieran las riendas de los planes a nivel nacional, y que estos dejaran de ser vistos como "planes de las agencias internacionales" y su manejo como un manejo de cúpulas nacionales e internacionales.

En 2014, en la fase final de los ODM y la EPT se identificó una "crisis global de aprendizaje": después de cuatro años en la escuela millones de niños y niñas en el mundo no estaban aprendiendo a leer, escribir y hacer operaciones aritméticas básicas.

Con estos antecedentes, ¿es realista pensar que se logrará cumplir con el ODS4 en 2030? "Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos" es un objetivo sumamente ambicioso y complejo.

En la carrera por cumplir con la 'universalización de la educación secundaria', ¿no repetiremos los mismos - y más graves y costosos - problemas enfrentados en la carrera por la 'universalización de la educación primaria'? No se trata solo de disponibilidad de dinero. La crisis de la educación secundaria en América Latina muestra que cerca de la mitad de los jóvenes latinoamericanos abandonan la educación secundaria antes de terminarla, principalmente debido a falta de interés y de sentido. En una región que ha alcanzado una alta matrícula en educación primaria, la educación secundaria es considerada desde hace varios años el tramo más complejo y el que más desafíos plantea a la reforma educativa en la región.

La pandemia y el nuevo momento

La pandemia del COVID-19 tomó por sorpresa al mundo en 2020 y está teniendo efectos devastadores, especialmente en la educación y en América Latina, donde el confinamiento y el cierre de las aulas fue el más prolongado entre las regiones del mundo. Las escuelas estuvieron cerradas dos años o más en muchos países.

La crisis educativa en América Latina es muy anterior a la pandemia. Ya en 1991, un año después de la Conferencia Mundial de Educación para Todos realizada en Jomtien, Tailandia, la Declaración de Quito suscrita por los ministros de educación de América Latina en la IV Reunión del Comité Regional Intergubernamental del Proyecto Principal de Educación advertía que "las estrategias tradicionales en que se han sustentado los sistemas educativos de la región han agotado sus posibilidades de armonizar cantidad con calidad". En 2019, un año antes de la pandemia, y ante los resultados del último estudio regional del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación, ERCE 2019, UNESCO-OREALC circuló una alerta roja: "América Latina y el Caribe enfrenta una crisis en materia educativa; avanzar en el logro de los aprendizajes fundamentales sigue siendo una tarea pendiente para poder hacer efectivo el derecho a una educación de calidad".

En 2015, cuando se adoptaron los ODS, hubo escepticismo de que esta región pudiera cumplir con las metas y los plazos, teniendo en cuenta los graves problemas no solo de calidad sino de equidad que afectan a la educación en ésta, la región más desigual del mundo, así como el historial de incumplimientos en relación a los sucesivos planes internacionales para la educación. 

La Cumbre sobre la Transformación de la Educación (Transformative Education Summit) que viene organizando Naciones Unidas para septiembre de 2022 propone hacer un gran esfuerzo y acelerar el paso a fin de cumplir con el ODS4 hasta 2030. Tratar de acelerar es una posibilidad sin garantía de éxito, sobre todo para los países que están más atrás y que atraviesan por circunstancias sumamente difíciles a raíz de la pandemia; la otra es priorizar, reducir los objetivos y las metas, aceptar la complejidad de la tarea y del momento así como la diversidad de los contextos y de los países, y tratar de avanzar con unas pocas metas cuantitativas sin renunciar a las cualitativas y a la urgente e indispensable transformación de los sistemas educativos.

Planes y metas internacionales para la educación (1956-2030)

Alcance

Organismo

Objetivos/metas

Primer Proyecto Principal: Extensión y Mejoramiento de la Educación Primaria en América Latina (1956-1966)

Mundial/ regional

UNESCO

Ampliar y mejorar la educación primaria para niños y niñas en edad escolar

Proyecto Principal de Educación para América Latina y el Caribe (1980-2000)

Regional

UNESCO
Santiago

1. educación general mínima de 9-10 años

2. erradicar el analfabetismo

3. introducir las reformas necesarias

Educación para Todos (1990-2000-2015)

Mundial

ONU
UNESCO

6 metas de educación básica (niños, jóvenes, adultos) dentro y fuera del sistema escolar
1. Expansión de la asistencia y actividades de cuidado y desarrollo de la primera infancia, incluidas intervenciones de la familia y la comunidad, especialmente para niños pobres, desasistidos e impedidos.
2. Acceso universal a la educación primaria (o a cualquier nivel más alto considerado "básico") y terminación de la misma, para el año 2000.
3. Mejoramiento de los resultados del aprendizaje de modo que un porcentaje convenido de una muestra de edad determinada (ej. 80% de los mayores de 14 años) alcance o sobrepase un nivel dado de logros de aprendizaje considerados necesarios.
4. Reducción de la tasa de analfabetismo adulto a la mitad del nivel de 1990 para el 2000. El grupo de edad adecuado debe determinarse en cada país y hacerse suficiente hincapié en la alfabetización femenina a fin de modificar la desigualdad frecuente entre índices de alfabetización de hombres y mujeres.
5. Ampliación de los servicios de educación básica y capacitación a otras competencias esenciales para jóvenes y adultos, evaluando la eficacia de los programas en función de la modificación de la conducta y del impacto en la salud, el empleo y la productividad.
6. Aumento de la adquisición por parte de los individuos y las familias de los conocimientos, capacidades y valores necesarios para vivir mejor y conseguir un desarrollo racional y sostenido por medio de todos los canales de la educación -incluidos los medios de información modernos, otras formas de comunicación tradicionales y modernas, y la acción social- evaluándose la eficacia de estas intervenciones en función de la modificación de la conducta.

Plan de Acción Hemisférico: Metas Educativas de las Américas (1994-2015)

Hemisférico

OEA
(Organización
de Estados Americanos)

Agenda Educativa Interamericana (AEI)
- Proyecto de resolución “Construcción de una Agenda Educativa Interamericana (AEI): Educación con Equidad para la Prosperidad” (VIII Reunión Interamericana de Ministros de Educación, Panamá, feb. 2015)
- Adopción de la AEI (IX Reunión Interamericana de Ministros de Educación, Bahamas, feb. 2017)
Los ministros de educación de los países miembros de la OEA acuerdaron el compromiso de lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados en 2015, enfatizando tres áreas prioritarias:
- Educación de calidad, inclusiva y con equidad.
- Fortalecimiento de la profesión docente.
- Atención integral a la primera infancia.

Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) – 2000-2015

Mundial

ONU

8 objetivos, 17 metas
Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal (completar 4 años de escuela).
Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.
Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil.
Objetivo 5: Mejorar la salud materna.
Objetivo 6: Combatir el VHI/SIDA, la malaria y otras enfermedades.
Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.
Objetivo 8: Fomentar una alianza global para el desarrollo.

Ibero- americano

OEI
Organización
de Estados
Iberoamericanos 

11 metas 2021
1. Reforzar y ampliar la participación de la sociedad en la educación.
2. Incrementar las oportunidades y la atención a la diversidad del alumnado.
3. Aumentar la oferta de educación inicial.
4. Universalizar la educación primaria y la secundaria básica y mejorar su calidad.
5. Ofrecer un currículo significativo.
6. Incrementar la participación de los jóvenes en la educación secundaria superior, técnico-profesional y universitaria.
7. Favorecer la conexión entre educación y empleo a través de la educación técnico profesional.
8. Fortalecer la profesión docente.
9. Ampliar el espacio iberoamericano del conocimiento y fortalecer la investigación científica.
10. Invertir más y mejor.
11. Evaluar el funcionamiento de los sistemas educativos y de las Metas Educativas 2021.

Agenda 2030: Objetivos de Desarrollo Sostenible (2015-2030)

Mundial

ONU
UNESCO
• 17 objetivos, 169 metas
• ODS 4: “Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos”.
Meta 4.1 Asegurar que todas las niñas y niños terminen la educación primaria y secundaria gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos.
Meta 4.2 Asegurar que todas las niñas y niños accedan a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y educación preescolar de calidad a fin de que estén preparados para la educación primaria.
Meta 4.3 Asegurar el acceso igualitario a hombres y mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la educación universitaria.
Meta 4.4 Aumentar sustancialmente el número de jóvenes y adultos con las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento.
Meta 4.5 Eliminar las disparidades de género en educación y asegurar el acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional a las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situación de vulnerabilidad.
Meta 4.6 Asegurar que todos los jóvenes y una proporción considerable de los adultos, hombres y mujeres, estén alfabetizados y tengan nociones elementales de aritmética.
Meta 4.7 Asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible mediante la educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y la contribución de la cultura al desarrollo sostenible.
Meta 4.a Construir y adecuar instalaciones educativas que tengan en cuenta las necesidades de los niños y las personas con discapacidad y las diferencias de género, y que ofrezcan entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos.
Meta 4.b Aumentar las becas para los países en desarrollo a fin de que sus estudiantes puedan matricularse en programas de enseñanza superior, incluidos programas de formación profesional y programas técnicos, científicos, de ingeniería y de tecnología de la información y las comunicaciones.
Meta 4.c Aumentar la oferta de docentes calificados, incluso mediante la cooperación internacional para la formación docente en los países en desarrollo.
                Elaboración: Rosa María Torres

Cómo citar este artículo: Torres, Rosa María, "América Latina: Planes y metas internacionales para la educación (1956-2030)", blog OTRAƎDUCACION, mayo 2022 https://otra-educacion.blogspot.com/2022/05/america-latina-planes-y-metas.htm


Textos míos relacionados disponibles en OTRAƎDUCACION
International initiatives for education | Iniciativas internacionales para la educación
25 años de Educación para Todos | 25 Years of Education for All

Una década de Educación para Todos (1990-2000): La tarea pendiente
Alfabetización de adultos en América Latina y el Caribe: planes y metas 1980-2015

¿Aprendizaje a lo Largo de la Vida para el Norte y Educación Primaria para el Sur?

Seis metas de la Educación para Todos
La década olvidada de la Educación para Todos (1990-2000)

Pronunciamiento Latinoamericano por una Educación para Todos

Declaración de Quito: Hacia un nuevo modelo educativo
La Educación Ante Todo: Una nueva iniciativa global
Sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)
Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, analizado

Educación inclusiva: la EDAD como factor de exclusión 
Educación inclusiva, equitativa, de calidad ... y transformadora
Educación, problema invisible
¿Qué es educación básica?
¿Qué es educación de CALIDAD?
Educación para Todos y Objetivos del Milenio no son la misma cosa (entrevista)
La agenda inconclusa de la Educación para Todos en América Latina y el Caribe
"Hacia una nueva visión de la educación": De la Declaración de Jomtien (1990) a la Declaración de Incheon (2015)
El enfoque de Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida: Implicaciones para la política educativa en América Latina y el Caribe
Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...