Lógicas de la política, lógicas de la educación


LA POLITICA y LA EDUCACION se mueven con lógicas diferentes y hasta incompatibles. Puesto que las decisiones sobre la educación - a nivel nacional e internacional - son decisiones políticas, no sorprende que la educación no cambie en aspectos significativos que hacen a la enseñanza y los aprendizajes.

No es posible transformar la educación sin transformar la política, es decir, los modos tradicionales de pensar y hacer política. A su vez, no es posible transformar la política sin transformar los modos tradicionales de pensar y hacer educación.



  TIEMPO  

Política: rápido


La política se mueve en plazos cortos y con ritmos que no son los de los procesos educativos y sociales. Plazos y ritmos son dictados por la duración de períodos de gobierno o administración, y por las dinámicas electorales. Bien sabemos los gajes de la premura: improvisación, falta de consulta y participación social, atropellamiento, altos costos y a menudo mal uso de los recursos, aceleración de procesos, obsesión con mostrar resultados en el menor tiempo posible, prioridad a la “obra” física entre otros dada su relativa facilidad y sus cortos tiempos (en comparación con nudos "duros" que hacen a la calidad de la educación como formación docente, desarrollo curricular, renovación pedagógica, logros de aprendizaje, etc.).


Educación: lento


La educación requiere tiempos largos y ritmos lentos. La política educativa no puede definirse desde un escritorio ni confiarse solamente al “saber experto”: requiere consulta, participación, otros saberes, debate, consensos; todo eso implica tiempo. Construir relaciones y alianzas toma tiempo. Aprender requiere tiempo: aprender de prisa, contra el reloj, para la prueba, es aprendizaje chatarra. Correr tras un programa de estudios, a fin de completarlo en determinado plazo, es la negación misma de la buena enseñanza. Formar profesores es un proceso largo y sostenido que requiere políticas y estrategias integrales y de largo plazo. Y así con todo …


CANTIDADES / CALIDADES 


Política: cantidades


La política es reino de las cantidades, de los números y las estadísticas. Cuánto y cuántos prima sobre los qués, para qués y cómos. En el campo de la educación, los políticos mencionan abundantes datos cuantitativos: inversión, presupuestos, coberturas, matrícula, construcciones, computadoras, becas, etc. Las “rendiciones de cuentas” muestran tablas, gráficos y barras. 'Universalizar la educación' se usa para referirse a universalizar el acceso, no la la terminación de estudios y, mucho menos, los aprendizajes. Igualdad de oportunidades, equidad de género son otros tantos términos que se refieren por lo general únicamente a acceso a la educación.


Educación: calidades


En la educación importan sobre todo las calidades, las relaciones, la comunicación, la empatía, la motivación, las emociones, el afecto, el trato. Como lo reiteran investigaciones y evaluaciones, importa más la calidad del gasto (en qué y cómo se invierte) que la cantidad del gasto. Matricularse no basta: la educación debe asegurar aprendizaje. No basta saber cuántos cursos de capacitación se ofreció a los profesores: lo que importa es si esos cursos enseñaron contenidos útiles para la práctica docente, si los docentes aprendieron y si eso que aprendieron se tradujo en mejoras en la enseñanza y en el aprendizaje de sus alumnos. Distribuir computadoras, y usarlas eficazmente en procesos de enseñanza-aprendizaje, son cosas muy distintas. La participación social es también parte de la calidad de la educación. No en vano, en fin, la consigna de “mejorar la calidad de la educación”, instalada hace décadas, sigue teniendo poco avance. América Latina tiene, en general, un déficit muy grande es cuanto a la calidad de la enseñanza y el aprendizaje en los sistemas educativos.


  RESULTADOS / PROCESOS 


Política: resultados


La política requiere mostrar resultados, evidencias de que se cumple con lo ofrecido, de que se avanza, de que vale la pena volver a votar por ese candidato o por ese partido. En ese afán, a menudo se falsean resultados o se apresuran como tales lo que son apenas avances dentro de un proceso más amplio. La evaluación es sobreestimada y hasta convertida en fetiche, como proveedora de evidencias de avance (los ansiados “resultados”) o bien de debilidades de gestiones anteriores o de grupos y sectores seleccionados. 


Educación: procesos


El aprendizaje es un proceso que dura toda la vida. La educación formal (el sistema educativo graduado, que incluye a la educación superior) es uno de los sistemas de aprendizaje. Lo que una persona aprende y llega a saber no es resultado solo del sistema educativo sino de toda su experiencia de vida. Pruebas y exámenes, en el medio escolar, revelan en realidad poco sobre lo que es, sabe y puede hacer una persona. Convertir a la educación escolar en una carrera estadística tras metas cuantitativas y tras rankings es distorsionar el sentido de la educación, y boicotear la batalla por la calidad.


  VERTICAL / HORIZONTAL 


Política: vertical


La política tradicional se mueve con estructuras jerárquicas y con relaciones de poder/autoridad que imponen una lógica vertical, desde arriba hacia abajo. Por lo general, el diseño de las políticas se considera un ejercicio de cúpulas tecnocráticas que tiene lugar “arriba” y que se “baja” a la sociedad. Escasean la participación ciudadana, la consulta, el debate público. Esto es especialmente cierto y problemático en el campo de la educación, donde usualmente no se cuenta con la participación ni de los profesores ni de los padres de familia, mucho menos de los estudiantes.


Educación: horizontal

La política y la acción educativas requieren procesos y relaciones más horizontales, más participativos, más flexibles. La educación no se cambia desde arriba ni mediante decretos y normas. La buena política educativa cuenta con el concurso y el saber de la comunidad educativa y de toda la sociedad. Aprender implica diálogo, contacto con otros, tanto en el caso de los alumnos como de los docentes. El autoritarismo se lleva muy mal con la educación y los aprendizajes.


  HOMOGENEIDAD / DIVERSIDAD 


Política: homogeneidad


La política tiende a lo homogéneo, no a lo heterogéneo y al respecto por la diversidad. La población cuenta como votos, números, simpatizantes, no como grupos y personas con identidad propia. Las decisiones y las acciones se facilitan cuando se piensa en conjuntos homogéneos: el país, la ciudad, el barrio, los electores. Estandarizar es la vía fácil: estandarizar políticas, modelos arquitectónicos, indicadores, herramientas, pruebas, etc, iguales para todos.


Educación: diversidad


La educación requiere pensarse desde el reconocimiento de la heterogeneidad, respetando y atendiendo a la diversidad de contextos, culturas, grupos sociales, personas. No existe “el modelo” único y bueno para todos, ni en la infraestructura ni en el currículo ni en la pedagogía ni en la evaluación.
Esto requiere estrategias diferenciadas y flexibles, antes que homogéneas y rígidas. Personalizar la enseñanza, atendiendo a los intereses y requerimientos específicos de cada persona, es una vieja aspiración pedagógica que hoy renace con fuerza. Las modernas tecnologías muestran posibilidades antes inimaginadas para ampliar y diversificar la oferta educativa, los aprendizajes y los autoaprendizajes.

  COMPETENCIA / COOPERACION 


Política: competencia


La política es lucha por el poder, competencia, confrontación. Hay adversarios y enemigos a vencer. Esta lógica de la cultura política permea a toda la sociedad y de manera especial al quehacer educativo. Recordemos que La Política es, ella misma, fuente importante de educación o des-educación ciudadana. Los partidos políticos, los políticos, los funcionarios y sus comportamientos son referente - para bien o para mal - que forja valores y actitudes en el conjunto de la sociedad, en todos los estratos sociales y edades.


Educación: cooperación


La buena educación se nutre de la cooperación antes que de la competencia. Es objetivo de la educación desarrollar valores como el respeto, la tolerancia, la búsqueda de la paz, el desarrollo del pensamiento crítico, la argumentación, el diálogo y el debate razonado, y de competencias como el inter-aprendizaje y el aprendizaje entre pares. La investigación muestra que la competencia no contribuye a mejorar la convivencia y los aprendizajes sino más bien a exacerbar actitudes negativas y bullying. La belicosidad de la política y los políticos deseducan antes que educan. Un modelo educativo extraordinario como el de Finlandia alienta la cooperación y desalienta la competencia (entre alumnos, entre profesores, entre instituciones escolares).


  SECTORES  


Política: sectorial


La política se mueve con la lógica de “sectores”. Así está estructurado el Estado: salud, educación, trabajo, deportes, etc, cada uno con su ministerio y sus políticas sectoriales. Se considera que la educación es un sector, dividido en subsectores, con la educación superior considerada a menudo un sistema aparte. La fragmentación opera, así, no solo en la política social sino dentro de la propia política educativa. Las coordinaciones multisectoriales, en las que participan dos o más ministerios, no suplen la necesidad de una mirada amplia de lo educativo, que supere el marco estrecho de la educación como sector.


Educación: trans-sectorial


La educación y los aprendizajes son inter- y trans-sectoriales. La educación atraviesa a todos los ministerios y a todas las políticas. La educación superior es parte del sistema educativo, no un sistema aparte. El aprendizaje tiene lugar dentro y fuera de las aulas, en ámbitos formales, no-formales e informales, coincidiendo con la vida misma. El conocimiento no es un sector ni pertenece únicamente a la educación superior o al sistema educativo; aprendemos desde que nacemos hasta que morimos. El conocimiento se desarrolla desde la primera infancia y hay múltiples sistemas de conocimiento.

  VISIBILIDAD  


Política: alta visibilidad


La política y los políticos requieren alta visibilidad: generar noticias, ser foco de atención, mostrar, exhibir. De esa visibilidad depende, entre otras cosas, mantener el interés de los electores y preparar el terreno para las próximas elecciones. La "obra" física es un recurso clave para la visibilidad, al igual que la propaganda.

Educación: baja visibilidad


La educación requiere baja visibilidad. Requiere tranquilidad para desarrollar sus procesos, a sus ritmos, sin estar expuesta permanentemente al escrutinio público, a la competencia con otros y a los rankings, a la necesidad de generar “noticias”. La materia prima de la educación son la información y el conocimiento; la propaganda está reñida con la educación, el razonamiento y el pensamiento crítico.

  CONTINUIDAD / DISCONTINUIDAD  

Política: discontinuidad


Cada nuevo gobierno (e incluso cada nueva gestión, dentro del mismo período de gobierno) empieza su propia "reforma educativa", ignorando lo hecho con anterioridad. Cada nuevo gobierno apela al discurso del cambio y quiere dejar su impronta. Ciertamente, hay cosas que merecen ser discontinuadas o cambiadas, pero las rupturas requieren hacerse con base a evaluaciones y evidencias de lo que no funcionó. La pérdida de historicidad y de memoria institucional implica pérdidas financieras, humanas y técnicas. Cada nuevo comienzo niega el acumulado de conocimiento, experiencia y lecciones aprendidas que van dejando la política y la acción educativa en cada país, a nivel regional y mundial.

Educación: continuidad


La educación requiere continuidad, estrategias de corto, mediano y largo plazo, sistematicidad, perseverancia, acumulación, avances, afinamientos y rectificaciones permanentes, fundamentados en lecciones aprendidas. La renuencia de los profesores ante cada nueva "reforma" y ante el continuo recambio de autoridades, políticas y lineamientos es ya fenómeno conocido con alto costo en desgaste, desmotivación y desprofesionalización docentes. A menudo, las mismas viejas visiones y prácticas aparecen cobijadas por nuevas terminologías. La formación - de especialistas, directivos, profesores, alumnos, padres de familia, ciudadanía en general - requiere un trabajo sistemático, antes que acciones intermitentes.

  LA OBRA  


Política: obra física


La política y los políticos tienen predilección por la obra física. En educación, reparar, construir e inaugurar planteles, aulas, centros deportivos y de recreación es central en la agenda de los políticos, independientemente de su signo y orientación. En los últimos tiempos se han agregado las tecnologías, la distribución de computadoras y otros dispositivos. Tanto la obra física como el equipamiento tecnológico básico son relativamente fáciles de implementar, tienen alta visibilidad pública y grandes réditos sociales y políticos. La obra física se puede inaugurar, mostrar, fotografiar, fijar con nombres y placas para la posteridad.


Educación: obra intangible


En educación, la obra más importante es intangible. Lo esencial no son las cosas sino las personas, las relaciones, los contenidos, la pedagogía, las motivaciones, los aprendizajes. Aprender y enseñar son procesos cotidianos, ubicuos, que tienen lugar no solo en las aulas sino también fuera de éstas, en la familia, en la comunidad, al aire libre, a través del juego, de la conversación, del debate, de la relación con los demás, del arte, de la participación social, de los medios de comunicación, de internet, de la propia política. Las enseñanzas y los aprendizajes más importantes son, en realidad, enseñanzas y aprendizajes invisibles, inasibles tanto para la normativa como para la evaluación.

Textos relacionados en este blog

» ¿Qué es educación de CALIDAD?
» Los cuatro P: Padres, profesores, periodistas y políticos
» El amor es parte de la calidad de la educación
» ¿China, Corea del Sur o Finlandia?
» Ecuador: Adiós a la educación comunitaria y alternativa
» Aprendizaje a lo Largo de la Vida
» Sumak Kawsay: Voces y saberes de la Amazonía ecuatoriana
» Aprendizaje en el siglo 21, ¿y la naturaleza?
» Escuelas sin aulas, aulas sin escuelas
» Glosario mínimo sobre la educación en Finlandia
 

 

El cuento del "99% del Yasuní o el Yasuní intacto"


Rosa María Torres
La Iniciativa Yasuní ITT, lanzada en 2008 por el gobierno de Rafael Correa, proponía dejar bajo tierra el crudo en los bloques del ITT (Ishpingo, Tambococha y Tiputini) del Parque Nacional Yasuní, una de las zonas más biodiversas del planeta.

A cambio, se esperaba que la comunidad internacional -
en un gesto de co-responsabilidad en la lucha contra el cambio climático - contribuyera USD 3.600 millones, equivalentes al 50% de los recursos que percibiría en ese momento el Estado por explotar el petróleo en esa zona.

La recaudación efectiva, no obstante, fue mínima:
USD 13.3 millones,  el 0.37% de lo esperado, según reveló Correa en cadena nacional el 15 agosto de 2013 en la que informó el cierre de la Iniciativa (ver Decreto Ejecutivo 74).

El Parque Nacional Yasuní, creado en 1979 y cuya extensión es de 982 mil hectáreas, fue declarado en 1989 Reserva Mundial de la Biósfera por la UNESCO.

La nueva Constitución (2008) reconoce derechos a la naturaleza y se preció de ser la primera en el mundo en hacerlo. El artículo 57 establece que en los territorios de los pueblos en aislamiento voluntario, como los que habitan en el Yasuní, "estará vedada todo tipo de actividad extractiva".

La Iniciativa Yasuní ITT concitó gran atención internacional y un altísimo respaldo nacional. "Si no se lograra recaudar el dinero suficiente que compensa al Ecuador por no explotar el petróleo del campo ITT, ¿estaría ud. de acuerdo con que se explote el ITT?" preguntó una encuesta de Perfiles de Opinión en julio 2013 (Quito y Guayaquil), un mes antes de la decisión presidencial de cerrar la Iniciativa. 92.7% dijo estar de acuerdo con mantener el crudo bajo tierra. 66.3% se mantuvo en esa decisión incluso si fracasara la Iniciativa y no se recaudaran los fondos esperados.

Infografía: Presidencia de la República
 
Correa justificó la decisión de abandonar la Iniciativa como indispensable para "superar la pobreza" y aseguró que la explotación se hará:

a) en una zona mínima ("menos del 1% del Parque Yasuní", posteriomente cambiado a "1 x 1000", "99 % del Yasuní intacto") y
b) con tecnología de punta para minimizar los impactos ambientales.

El 1% que completa el 99% es el que, según establece el Decreto Ejecutivo 74 del 15 de agosto, será el área a explotar. Artículo 5: "En caso de que la Asamblea Nacional autorice la actividad extractiva, ésta no podrá desarrollarse en un área superior al 1% del Parque Nacional Yasuní".

Ambos argumentos - la "mínima huella" (el 99% intacto, el 1 x 1000) y el mínimo daño ambiental (la "explotación responsable" con "tecnología de punta") - han sido cuestionados y rebatidos por expertos en el tema. Y ambos han sido tomados justamente como ejes de la propaganda gubernamental para convencer al pueblo ecuatoriano de la inevitabilidad de explotar el Yasuní ITT (pasar abruptamente del "Yasunízate" de la Iniciativa al Des-Yasunízate post 15 agosto 2013).

En el momento actual (2014), las estimaciones oficiales indican que se obtendrán USD 18.000 millones de la explotación del Yasuní, a lo largo de varios años. Al mismo tiempo, el endeudamiento del Ecuador con China es muy alto (cerca de USD 10.000 millones), lo que significa que buena parte de los recursos a obtenerse del Yasuní ya están comprometidos.

El "99% del Yasuní intacto" no existe. Como indicó el mismo Presidente Correa en la cadena nacional, "actualmente operan cuatro explotaciones petroleras en el Parque Yasuní". Lo que no dijo es que esa actividad petrolera compromete ya a más de la mitad del Yasuní. En verdad, la Iniciativa Yasuní-ITT se refería únicamente a los campos ITT, los cuales ocupan una mínima parte del Yasuní. Ahí, la primera gran falacia, el primer gran engaño.
"Según las cifras, el 60% del Parque Nacional Yasuní está afectado por las actividades petroleras y son evidentes los impactos sociales y el aumento de la conflictividad, porque los cantones donde se realiza la explotación hidrocarburífera son los más pobres de Ecuador; las comunidades locales dependen de las compañías petroleras, y éstas, para tener su aceptación y paz social, proponen dinero"... "La explotación responsable no existe, aumenta la conflictividad social".
-
Matthieu Le Quang, asesor del gobierno de Correa, participó en la elaboración del Plan Nacional del Buen Vivir, entrevista en el diario gubernamental El Telégrafo, 15 julio 2013.

Así pues, la afirmación y la oferta presidenciales no tienen asidero. No obstante, sobre ese engaño se ha montado la propaganda gubernamental que consume la sociedad ecuatoriana. Incluso, ¡el 99% se ha inflado posteriormente a 99.9%!.


#YasuníVive
"99.9% del Yasuní intacto.
El Yasuní Vive.
Millones de personas vivirán mejor".
Una mínima huella para que el todo viva.


Este es el encabezado de la nueva página oficial sobre el Yasuní que sustituyó a la de la Iniciativa Yasuní ITT. Y estos son los textos y consignas abundantemente utilizados en cadenas, enlaces ciudadanos, cuñas radiales, posters y spots televisivos de la Secretaría Nacional de Comunicación (SECOM). El video "La Huella", cuyo protagonista es un bebé, eleva la promesa al "99.9% del Yasuní intacto". Un spot reciente ofrece "99% intacto. 100% vida. Y más desarrollo para los ecuatorianos". "El Sueño Ecuatoriano", elaborado mientras estaba vigente la Iniciativa Yasuní-ITT, incluia "dejar el petróleo bajo tierra para mantener esto intacto" y viene siendo usado para promover la reelección presidencial en 2013, aunque esa parte del "sueño" ya la dan por borrada Correa y el movimiento gobernante.




Análisis, estudios, argumentos, debates, han podido poco frente a la fenomenal campaña gubernamental de propaganda. Mucha gente repite las consignas gubernamentales sin entender mucho ni el tema ni la danza de los números. De hecho, la batalla por el Yasuní ha contribuido a poner en evidencia la bajísima cultura matemática de los ecuatorianos, incluida la del Presidente de la República. Cada quien usa y entiende el número mágico como le parece. Como no podía ser de otro modo, la "mínima huella", el "99%", el "99.9%", el "1x100", el "0.01", el "0.05", etc. (de no se sabe bien qué), han nutrido el humor de los ecuatorianos y se han plasmado en numerosos chistes y caricaturas (abajo una muestra).

Textos relacionados en este blog:

» Artículos sobre el Ecuador
» Lecturas e imágenes: Para entender y defender mejor el Yasuní
» La Batalla por el Yasuní (Pinterest)
» Perlas Presidenciales
» Sumak Kawsay: Voces y saberes de la Amazonía ecuatoriana
» Sobre ecología, educación y política

Para saber más
» YASUNI. Especial de O Eco, 21 marzo 2014 (español, portugués, inglés)
http://www.geoyasuni.org/?p=1511
» ¿El 1x1000? GeografíaCrítica: Simulación para el debate respecto a cuál sería el porcentaje de afectación del Bloque 43 (ITT) en caso de que se llevara a cabo la explotación petrolera.

Algunas caricaturas e ilustraciones alusivas
"Tranquilos, solo es el 1%" - Pancho Cajas
El Telégrafo
Chamorro - La Hora
Bonil

¿Qué es educación de CALIDAD?






Calidad, asociada a educación, es entendida y manejada de maneras muy diversas. La mayoría de la población opina sin conocer la abundante investigación y los acalorados debates que vienen dándose al respecto durante varias décadas en América Latina y en el mundo.

La mayoría de personas asocia educación con a) niños y jóvenes, y b) sistema educativo. No obstante, la educación incluye a todas las edades: niños, jóvenes y personas adultas; por otra parte, hay educación/capacitación/formación también fuera de las aulas y del sistema educativo: en la familia, en la comunidad, en el trabajo, en la organización social, a través de los medios de comunicación, de internet, etc. La noción de calidad puede aplicarse a todas esas educaciones, identificando en cada caso sus características específicas. También hay autoeducación, aprendizaje autónomo, informal, no mediado por la enseñanza. En este texto nos referimos principalmente a la calidad del sistema educativo, a la educación formal y no-formal de niños, jóvenes y adultos. Nos interesa sobre todo llegar a los ciudadanos comunes, a los no-especialistas, usando para ello un lenguaje llano, sin jerga.

Como alumnos o como padres y madres de familia, ¿dónde y cómo podemos identificar si un plantel o una oferta educativa es de calidad? Algunos elementos básicos: relaciones (respeto, afecto, empatía, buena relación entre alumnos, profesores y autoridades, participación de las familias, vínculos con la comunidad); espacios (limpios, agradables, dignos, equipados con servicios básicos, adecuados al medio); manejo del tiempo (distancia y movilidad desde y hacia el hogar, jornada escolar, estudio, recreo, interacción, esparcimiento, deberes, etc.); enseñanza (amabilidad, paciencia, afecto, sin amenazas ni castigos, contenidos interesantes para los alumnos, métodos activos, lengua de los alumnos); aprendizaje (motivación, interés, aprender a aprender de manera autónoma, aprender a pensar más que a memorizar o repetir); clima escolar (respeto, colaboración, confianza, ausencia de violencia y de miedo).

Las familias y los políticos tienden a fijarse en lo primero que está a la vista: la infraestructura. Se asume - equivocadamente - que si la construcción es moderna, la educación en su interior es buena. Y al revés: si el lugar es precario o la educación se hace al aire libre, se asume - también equivocadamente - que la educación es mala.

Muchos reducen hoy calidad de la educación a aprendizaje de los alumnos. Asumen que los mejores planteles y los mejores sistemas educativos son aquellos en que los alumnos obtienen buenos puntajes en pruebas u otros intrumentos. No obstante, si bien el aprendizaje es un indicador fundamental de la calidad, ésta no tiene que ver solo con resultados sino con procesos, objetivos, contenidos, relaciones, convivencia. Importa no solo cuánto se aprende sino sobre todo qué, cómo y para qué se aprende. No es posible determinar la calidad de un plantel o de un sistema educativo mirando solo resultados de aprendizaje y rankings de dichos resultados (por ejemplo, el ranking en las pruebas internacionales PISA). La educación es, en primer lugar, socialización.

La evaluación ha sido puesta en un pedestal. Muchos creen que a más evaluación (de alumnos, docentes, establecimientos), mejor educación. Pero no es así. Evaluar no conduce automáticamente a mejorar. Hay mucha evaluación mal pensada y/o mal hecha, cuyos resultados no llevan a correctivos y ponen la culpa en los evaluados, nunca o rara vez en el sistema o en los evaluadores. La evaluación distrae de lo importante: el aprendizaje; resta sentido y placer al estudio, pone enorme tensión sobre alumnos, profesores y familias, y fomenta la competencia y el engaño. Estudiar para la prueba no es aprender. O es 'aprender' de modo superficial, con un objetivo externo que no responde al impulso interior del 'querer saber', del 'querer aprender'. Lo que se 'aprende' pensando en la prueba y en el puntaje se olvida al día siguiente.

Las modernas tecnologías son hoy codiciadas: computadoras e internet en el plantel se consideran sinónimo de innovación y de modernidad (aunque se usen poco y mal). No obstante, puede hacerse muy mala educación en medio de aparatos electrónicos y educación excelente sin cables. Los artefactos, sin buena pedagogía, valen poco en el aula.

Está extendida la idea (el prejuicio) de que la educación pública es mala y la privada buena. Lo cierto es que hay pésima educación privada (incluso si es cara) y buena educación pública.

Muchos - pobres y ricos - dan por buena a la institución que ofrece enseñar idiomas. No obstante, lo primero es que los alumnos aprendan en su propia lengua y respetando su cultura. Esto es un derecho - parte del derecho a la educación - y elemento esencial de la calidad de la educación.

Muchos creen que la calidad tiene que ver solo con la enseñanza, es decir, con la calidad de los docentes. Pero la CALIDAD aplica a todos los componentes de la educación. Debemos tener en cuenta y evaluar la calidad de las políticas, de la gestión, de la investigación, de la asesoría, de la infraestructura, del currículum, del gasto, de la formación docente, de la participación ciudadana. La calidad de la educación depende de todas esas calidades.

De malas políticas educativas no puede esperarse que resulte una buena educación. La buena política educativa implica participación social, diálogo y consulta con la comunidad educativa y con la sociedad, y una adecuada priorización de la inversión. Recordemos: lo más importante no es cúanto sino en qué y cómo se invierte.

Suele haber gran distancia entre realidades y percepciones: en América Latina esa distancia es enorme. Hay excesiva satisfacción con una educación de mala calidad y bajos resultados de aprendizaje. A menor nivel educativo y a mayor pobreza, más satisfechas y más conformes están las personas con el sistema educativo.

Para los pobres, muchas veces la calidad de la escuela pasa simplemente por una comida segura al día, un profesor o profesora que no falte, que no maltrate y que, ojalá, al menos entienda la lengua de los alumnos.

Por eso, no cabe confiar en la opinión para determinar calidad. (El Foro Económico Mundial en su Informe Global de Competitividad rankea calidad de la educación a partir de una Encuesta de Opinión de Ejecutivos - Executive Opinion Survey, no basándose en mediciones).

Muy pocos se preocupan de lo importante: qué, cómo y para qué se enseña; qué, cómo y para qué se aprende; qué, cómo y para qué se evalúa. El afecto, el interés, el amor por la lectura, el gusto de aprender y la ausencia de maltrato, de violencia y de miedo son ingredientes indispensables de una educación de calidad, en toda cultura, a cualquier edad.

Vale por eso un breve repaso del tema calidad educativa a la luz del conocimiento y la experiencia acumulados a nivel internacional.

Avanzar hacia una educación de calidad requiere que la ciudadanía se informe mejor a fin de saber qué y cómo exigirla.

 Calidad educativa: lo que dice la investigación y la experiencia internacional

Una buena educación en el medio escolar depende de muchos factores:

- sujetos (alumnos, docentes, padres de familia, comunidad educativa): consulta, participación, confianza, relevancia, aceptabilidad, satisfacción, etc.

- relaciones: calidad de la relaciones entre alumnos, con profesores y autoridades, entre la escuela, la familia y la comunidad, y entre el profesorado/autoridades locales y autoridades intermedias y centrales. Las relaciones autoritarias y marcadamente jerárquicas no ayudan.

- insumos: tiempo, presupuesto, infraestuctura, equipamiento, mobiliario, materiales de enseñanza-aprendizaje, biblioteca, etc.

- condiciones de enseñanza y de aprendizaje (alumnos y profesores, dentro y fuera del sistema educativo). Fuera del sistema educativo: alimentación, nutrición, salud, sueño, vivienda, transporte, seguridad, bienestar personal y familiar, entorno familiar y comunitario. Dentro del sistema educativo: relación pedagógica, trato con los profesores, métodos y estrategias de enseñanza, aprendizaje y evaluación, usos del espacio y del tiempo, distancia del hogar y medios para llegar al plantel, alimentación escolar, seguridad, clima de aula y clima escolar, facilidades para personas con discapacidad, tamaño del plantel y de la clase (número de alumnos), organización de los grupos, normas, deberes, pruebas, medidas antibullying, etc.

- resultados (cognitivos, emocionales, sociales): socialización, aprendizaje, aprender a aprender, desarrollo de la curiosidad y la creatividad, pérdida de miedo frente a la autoridad, gusto por la lectura y la escritura, aprecio por la investigación, pensamiento crítico, capacidad para discernir, creciente autonomía de estudio, etc.

- impactos (personales, familiares, comunitarios): autoconfianza, autoestima, capacidad para plantear y resolver problemas, sentido de cooperación, capacidad para trabajar con otros, transferencia de saberes a la familia y a los pares, mejores relaciones familiares, conciencia social, conciencia y valoración de la diversidad, conciencia histórica, conciencia ambiental, compromiso con la comunidad, etc.

 Currículo, pedagogía, docentes

Existe un viejo y siempre remozado consenso internacional: el elemento fundamental en la calidad de la educación escolar son los docentes.

Esto se destaca y reitera una y otra vez en los resultados de aprendizaje medidos por pruebas internacionales como PISA.

El currículo y la pedagogía (el qué y el cómo se enseña, aprende y evalúa) están en el corazón de la educación.

Una buena educación enseña a leer comprensivamente, es decir, entendiendo lo que se lee. Y enseña a gustar de la lectura por propia iniciativa y por el placer de leer. Asimismo, una educación de calidad enseña a escribir bien (ideas claras, buena ortografía) y a disfrutar de la escritura.

Una buena educación deposita grandes expectativas en los alumnos y confía en que todos pueden aprender; valora y parte del conocimiento y la experiencia que traen los alumnos, en vez de despeciarlos; enseña a aprender, enseña a ser crítico, enseña a pensar; alienta la curiosidad y la pregunta. Una educación de calidad reconoce la diversidad y promueve una oferta educativa diversificada para atender esa diversidad en todos los órdenes.

Una buena educación respeta el derecho a aprender en la propia lengua así como en las visiones y los valores de la propia cultura.

En todo esto los docentes juegan un papel central: los profesores plasman el currículo real en las aulas y definen la relación pedagógica.

Por eso la importancia de contar con buenos docentes, bien seleccionados, bien formados, bien tratados, bien remunerados, en aprendizaje permanente, autónomos, socialmente valorados, satisfechos y orgullosos con su tarea.

De hecho, los mejores sistemas educativos del mundo ponen a los docentes en el centro de las políticas y las reformas educativas. Sabido es que la clave de la educación escolar en Finlandia - considerada un modelo a nivel mundial - son los docentes: una profesión prestigiosa (como la de médico o abogado), altamente calificada, con autonomía profesional, valorada por las familias y por la sociedad.

 Infraestructura

 La infraestructura es importante pero no es el factor primordial en la educación y en su calidad.

- Puede haber educación escolar sin construcción física, pero no sin docentes.
- Puede haber educación al aire libre, itinerante, a distancia.
- Puede haber buena educación en cualquier espacio aprovechado para la enseñanza y el aprendizaje (debajo de un árbol, en la propia casa, en un espacio comunitario) y muy mala educación en un edificio moderno y bien equipado.

No es raro encontrar monumentos arquitectónicos sin propuesta pedagógica o con propuestas pedagógicas atrasadas. Al mismo tiempo, existen escuelas pequeñas, modestas, comunitarias, con modelos pedagógicos innovadores y transformadores.

En nuestros países hay poca innovación en la infraestructura escolar. Incluso en construcciones nuevas se tiende a reproducir el molde arquitectónico convencional - aulas, corredores, paredes, espacios compartamentalizados - sin modificar los conceptos de espacio y de tiempo en la enseñanza, el aprendizaje y la socialización.

La arquitectura escolar se parece mucho a la de los hospitales y las cárceles, y es asombrosamente similar en todo el mundo, más allá de las diferencias culturales.

Aula evoca jaula. La jaula puede extenderse a todo el plantel: las características físicas (segmentación, hermetismo, rejas, candados, muros, ventanas pequeñas y altas) reflejan la concepción pedagógica.

Es común que la infraestructura sea extraña a los contextos locales, así como a las especificidades geográficas y climáticas. Ni el diseño ni los materiales empleados responden muchas veces a la cultura local. En zonas calurosas los alumnos pueden sufrir de calor y en zonas frías, sufrir de frío.

Es viejo el problema de falta de pertinencia cultural. La arquitectura escolar convencional adora lo homogéneo: es más fácil para planificar, calcular, construir. Lo diverso y lo propio exigen creatividad y más trabajo, así como consulta y participación social.

El mantenimiento y la seguridad siguen siendo grandes desafíos. Planteles descuidados y desmantelados, con equipos obsoletos e incluso sin uso pocos años después de su inauguración, es parte de la historia de la educación escolar en el mundo.

Lo esencial, en términos de infraestructura, es contar con agua potable, desagüe y baterías higiénicas adecuadas y suficientes. Luego vienen la electricidad y el servicio de telefonía. Resueltas esas necesidades, espacios de aprendizaje como biblioteca, laboratorios y salas de computación. (Ver estudio del BID: Infraestructura Escolar y Aprendizajes en la Educación Básica Latinoamericana: Un análisis a partir del SERCE, 2011).

El aula no necesita ser ostentosa; importa sobre todo que esté limpia, que tenga iluminación y ventilación, y espacio suficiente para poder moverse.

Es linda y acogedora un aula informal, colorida, con música, con movimiento, con plantas, con libros al alcance, con vida.

El mobiliario puede ser sencillo y poco costoso, pero debe ser adecuado para alumnos y docentes, para la larga jornada escolar y para los requerimientos del aprendizaje.

Un mobiliario modular permite organizar las piezas de diferentes maneras, creando entornos tanto individuales o bipersonales como grupales.

Es bienvenido todo lo que contribuya a que los alumnos trabajen de manera colaborativa. Una propuesta pedagógica que promueve la colaboración y el trabajo en equipo puede encontrar en el mobiliario una ayuda o un obstáculo.

Niños y jóvenes tienen preferencia por el suelo - antes que por las sillas -, ganas de desparramarse con comodidad para leer, escribir, estudiar, crear.

Es importante que todo plantel educativo cuente con una sala de profesores o un espacio especial para los docentes: un espacio de reunión, socialización, estudio, esparcimiento, descanso. Por increíble que parezca, incluso en edificaciones nuevas se olvida muchas veces la necesidad de este espacio o bien se reserva para los docentes un rincón inhóspito y multiuso, que termina de bodega a donde van a parar los objetos inservibles, las cajas de materiales, etc.

Es importante que la escuela cuente con un espacio al aire libre. Un patio, un pequeño jardín, un huerto. Un lugar para jugar, correr, hacer ejercicio y deporte, tener contacto con la naturaleza, sembrar y cultivar. Si la escuela no cuenta con ese espacio en sus instalaciones, puede aprovechar alguno disponible en el barrio o la comunidad, ampliando de ese modo su territorio de común acuerdo con la comunidad.

La infraestructura (construcción y/o reparación de escuelas, aulas, centros infantiles, etc.) es la oferta política más común en educación. Es la más fácil de llevar a la práctica (comparada con cuestiones como la formación docente o el aprendizaje de los alumnos) y la que obtiene más réditos políticos pues es de rápida ejecución, visible, y popular (la gente valora la obra física y la agradece).

 Tecnologías

Las modernas tecnologías han pasado a ser un aliado de la enseñanza y del aprendizaje en el medio escolar, no solo para los alumnos sino también para los docentes. Pero las tecnologías se están usando todavía de manera incipiente y con problemas en los sistemas educativos. No sustituyen al docente y, menos, al buen docente y a la buena enseñanza.

Abundantes estudios muestran que aún sabemos poco acerca de los usos e impactos de las modernas tecnologías en el medio escolar y específicamente en términos de aprendizaje. Sabemos, sí, que bien usadas pueden ayudar a despertar el interés de los alumnos. Sabemos también que los contextos y las condiciones concretas definen en gran medida los usos e impactos (personales, escolares, sociales). Es preciso recordar que la mitad de la humanidad carece aún de acceso a internet.

Son aún escasas las buenas prácticas (documentadas, validadas) en el uso de las tecnologías digitales en el aula de clase y no hay pruebas concluyentes de que las tecnologías estén mejorando los aprendizajes escolares.

Son pocos los países que, usando profusamente tecnologías en el aula, están preparados para hacerlo y pueden contar historias de éxito (Singapur quizás uno de ellos).

Persisten las dificultades para conectar las tecnologías con el currículo prescrito.

Persisten también las deficiencias y tardanzas en la formación docente en este campo, así como en la instalación de capacidades y condiciones para que los docentes puedan manejar con solvencia y sentirse cómodos en los nuevos entornos digitales. La investigación sugiere una serie de condiciones y requisitos para el buen uso de las tecnologías con fines de aprendizaje en el aula que a menudo no se tienen en cuenta.

Hay mucho gasto en tecnologías, mucha compra y distribución de computadoras, laptops, tabletas, etc., pero los errores se repiten y hay mucha improvisación. Su uso efectivo para fines de enseñanza y aprendizaje deja todavía mucho que desear.

El modelo educativo de Finlandia, considerado uno de los mejores del mundo, tiene bajo perfil tecnológico. El espacio y el tiempo en las aulas se aprovechan sobre todo para la interacción entre los alumnos, el trabajo en grupo, el trabajo manual, el desarrollo del pensamiento, el razonamiento, la investigación, la exploración. Se cuenta con que los estudiantes usen las TIC sobre todo en su hogar. Los resultados de las pruebas PISA sugieren que los mayores impactos de las TIC se dan cuando se accede a éstas en el hogar, no en la escuela.

 Condiciones y resultados de aprendizaje

La calidad de la educación se valora sobre todo en los aprendizajes. Puede haber excelente infraestructura y equipamiento, acceso a tecnologías, e incluso docentes calificados, y sin embargo nada de eso traducirse en mejores condiciones y resultados de aprendizaje.

Mal puede hablarse de educación de calidad sin conocer cuáles son los resultados e impactos de la educación sobre educandos y educadores.

La calidad se ve no solo en los resultados sino también en los procesos, en la convivencia y en el clima escolar. Un ambiente informal y distendido, antes que fomal y rígido, es ideal para aprender. Un espacio limpio y ordenado hace una gran diferencia respecto de uno sucio o desordenado. No solo para los niños, sino también para adolescentes y jóvenes, el juego es una necesidad y tiene enorme valor para el aprendizaje. Cómo se aprende es tanto o más importante que cuánto o qué se aprende.

La satisfacción de los alumnos con la experiencia escolar, la ausencia de miedo y de maltrato, son esenciales. Alumnos que van contentos a la escuela es un indicador de primer orden de calidad de la educación.

La calidad tiene que ver sobre todo con las relaciones humanas, y la relación pedagógica muy especialmente, más que con la infraestuctura y el equipamiento. El amor es consustancial a la calidad de la educación. "Calidad y calidez" no son separables.

El tamaño de la escuela y el tamaño de la clase inciden sobre la calidad de la convivencia escolar así como sobre la calidad de la enseñanza y del aprendizaje.

Los planteles pequeños favorecen las relaciones interpersonales y facilitan los roles docentes (socialización, enseñanza, vigilancia, etc.).

El tamaño de la clase es importante: un grupo pequeño de alumnos es mucho más manejable, favorece la cooperación, la confianza, la enseñanza personalizada y el aprendizaje entre pares.

 Tres puntos 

▸ La calidad de la educación se juega no solo en la enseñanza y el aprendizaje en las aulas sino, en primer lugar, en la calidad de las políticas. No solo de la política educativa, sino de las políticas sociales y económicas de manera amplia. No toda política es buena y las hay muy malas, mal pensadas, mal diseñadas. A pesar de que nunca o rara vez se las evalúa, la mala calidad de las políticas puede ser responsable de muchos de los problemas de la educación y de los sistemas educativos. Una política educativa que no da importancia a la lectura, que invierte en cosas antes que en personas y que alienta comportamientos equivocados (por ejemplo: cuánto y con qué rapidez se lee), produce inevitablemente una educación de mala calidad. Una política educativa que presta excesiva importancia a la evaluación y a las pruebas estandarizadas, puede dinamitar - en vez de estimular y mejorar - la motivación hacia el aprendizaje, exacerbar la competencia y la discriminación, confundir puntajes con talento, inteligencia o aptitud de los alumnos.

▸ Vale la pena tener en cuenta que algunos de los modelos escolares más innovadores, multipremiados a nivel internacional no solo por su carácter innovador sino por su eficacia para mejorar las condiciones de enseñanza y aprendizaje de los sectores más pobres, especialmente en zonas rurales, no están centrados ni en la infraestructura ni en la tecnología sino en la pedagogía y en las dimensiones familiares, comunitarias y sociales de la educación.

▸ Para identificar qué tan buena es una intervención educativa (desde el nivel de la política educativa hasta el nivel del plantel o el programa) puede ayudar el análisis de las 4 A: asequibilidad, accesibilidad, adaptabilidad y aceptabilidad.

Textos relacionados en este blog
» Calidad educativa: ¿infraestuctura, tecnologías y docentes?
» El milagro del aprendizaje escolar
» El fracaso alfabetizador de la escuela
» Pobre la educación de los pobres
» Imagine una profesora» ¿Aprendizaje en el siglo 21? ¡Falta la naturaleza!
» Cuando el aula suena, alumnos contentos trae
» El barrio como espacio pedagógico: Una escuelita itinerante (Brasil)
» Escuelas sin aulas, aulas sin escuelas (Mozambique)
» Dormir en la escuela
» La escuela de la maestra Raquel (México)
» Humor que duele. ¡Cambiemos la educación!
» Campaña de Renovación Pedagógica
» ¿Tecnologías en el aula? Así no
» Satisfacción excesiva con la educación en América Latina

Calidad educativa: ¿infraestructura, tecnologías y docentes?

Rosa María Torres
(en proceso)

1. Calidad educativa al revés

Exposición de Luis Ochoa, funcionario del Ministerio de Educación y Coordinador de la Zona 2, en el Colegio Nacional Tabacundo, a convertirse en Unidad Educativa del Milenio. Circulado por el Ministerio de Educación en Twitter, 18 febrero 2014

Antes expuso el Ministro de Educación, Augusto Espinosa:
- "En la educación se está dando un cambio profundo que empieza con la infraestructura".
- "Lo más importante es garantizar que las unidades educativas tengan equipamiento acorde a la educación del siglo XXI".
- "Todas las instituciones educativas intervenidas por el MinEduc van a contar con Internet de banda ancha y alta velocidad".


Esta es la visión de 'calidad educativa' que maneja el Ministerio de Educación del Ecuador y que está detrás de la 'revolución educativa' en el gobierno de Rafael Correa.

Tres elementos se mencionan como ingredientes de la calidad, en este orden:

1 infraestructura
2 tecnologías
3 docentes
■ Una visión patas arriba y parcial de lo que es calidad educativa.

■ Una visión centrada en algunos insumos de la educación, sin mención de procesos, resultados e impactos.

■ Una visión desde la oferta escolar, sin atención a la demanda (estudiantes, familias, comunidad educativa, ciudadanía).

■ Una visión desde punto de vista de la administración central antes que desde el punto de vista de los actores de la comunidad educativa local.


Esta es la visión que está detrás de:

 ▸ el enorme presupuesto destinado a infraestructura educativa, incluyendo construcción de edificios nuevos y refacciones.

 ▸ la construcción de Unidades Educativas del Milenio (UEM), consideradas "referentes de la nueva educación pública en el país". Megaplanteles pensados para ofrecer "educación completa" (básica y bachillerato; en ocasiones también educación inicial). Según Correa, se necesitan 5.500 UEM en el país, de las cuales 900 serán de nueva construcción. De arranque y en numerosas oportunidades, ha justificado la explotación del bloque ITT en el Yasuní a fin, entre otros, de construir Unidades del Milenio.
"Las Unidades Educativas del Milenio no le pedirán favor a ninguna escuela del extranjero": Correa (22 oct. 2013)

"Ecuador se convertirá en referente de infraestructura educativa del siglo XXI en América Latina (VIDEO)": Correa (5 marzo 2014).
 ▸ la fusión de escuelas y colegios en zonas urbanas y rurales, a fin de convertirlos en UEM, con todos los problemas (sociales, organizativos, administativos, etc.) que esto implica y que en efecto vienen dándose. 
"Se cerrarán las escuelitas precarias y se reubicarán en los planteles completos como los del Milenio": Correa (4 sep. 2013)
 ▸ la intervención y el cierre de escuelas comunitarrias y alternativas, asumiéndose que son atrasadas, ineficientes, obsoletas.
"Las mal llamadas escuelas comunitarias son escuelas de la pobreza": Correa

"Ahora se vienen la Unidades Educativas del Milenio"
: Correa, 31 agosto 2013
 ▸ la importancia dada a la carrera tecnológica y digital, dentro y fuera del sistema escolar.

 ▸ la invisibilización y subordinación de los docentes y su atención tardía frente a la infraestructura, el equipamiento y las tecnologías, y las políticas docentes (sindicalización, selección, contratación, evaluación, capacitación, remuneración, incentivos, etc.) que derivan de dicha visión. Incluye la creación de un sindicato docente "propio", afín al gobierno.
"Los profesores tendrán autonomía cuando se corrijan los defectos en su formación": Correa, entrevista televisiva (7 marzo 2014).

"Las Escuelas del Milenio tienen tecnología de punta, con bibliotecas, laboratorios, amplias canchas y espacios verdes": Correa (19 agosto 2014 )
▸ el peso dado a la inversión como indicador de progreso educativo y como puntal de la propaganda en torno a los éxitos del gobierno a nivel nacional, latinoamericano, mundial.

Según el Plan de Reordenamiento de la Oferta Educativa presentado el 26 de junio 2013 por el Ministerio de Educación, hasta el 2017 (fin del gobierno de Correa) se reducirán los actuales 19.023 planteles públicos a 5.189 Unidades del Milenio. Cada UEM viene costando en promedio 5 millones de dólares.

Infraestructura, tecnología y docentes en el Plan Decenal de Educación 2006-2015

Plan Decenal de Educacion - PDE (2006-2015)

(versión original sometida a consulta popular en 2006)

▸ Aumento de 0.5% anual en la participación del sector educativo en el PIB hasta el año 2012, o hasta alcanzar al menos el 6%, para inversión en el sector.

▸ Universalización de la Educación General Básica.

▸ Universalización de la Educación Inicial.

▸ Lograr la cobertura de al menos el 75% de la matrícula en el Bachillerato.

▸ Erradicación del analfabetismo y educación continua para adultos.

▸ Mejoramiento de la infraestructura y el equipamiento de escuelas y colegios.

▸ Mejoramiento de la calidad de la educación.

▸ Mejoramiento de la formación, revalorización del rol y el ejercicio docentes
Política 5. "Mejoramiento de la infraestructura física y el equipamiento de las instituciones educativas".
Indicador: Ratio número de estudiantes por aula en uso en educación regular.
Política 7. "Revalorización de la profesión docente, desarrollo profesional, condiciones de trabajo y calidad de vida".     
Indicador: Porcentaje de educadores con formación académica Superior (3er nivel) y de Postgrado (4to nivel).
Política 6. "Mejoramiento de calidad y equidad de la educación e implementación del Sistema Nacional de Evaluación (SER)" 
Indicador:  Porcentaje de estudiantes de 3ro de Bachillerato que alcanzan un desempeño al menos BUENO en Lenguaje.
Fuente: Educiudadanía- Red Ciudadana de acompañamiento al Plan Decenal de Educación (PDE). Grupo Faro con apoyo financiero de la Unión Europea. Información tomada del sitio web en febrero 2014.


El gobierno decidió, en la marcha,
dar prioridad al rubro infraestuctura y equipamiento. Inicialmente, el plan anunciado era constuir 23 Unidades del Milenio. La reelección de 2013 llevó a impulsar las UEM como política nacional. A esto contribuyó asimismo la decisión de seguir adelante con la explotación petrolera en el Yasuní (cadena nacional del 15 agosto de 2013 anunció el cierre de la Iniciativa Yasuní ITT).

Llama la atención los indicadores elegidos:

- el indicador para infraestuctura no guarda relación con lo que se viene haciendo.

- el indicador para calidad y equidad de la educación, referido a pruebas de Lenguaje al témino del bachillerato, relacionado con la prueba SER Bachiller de reciente creación.

- el indicador de calidad docente centrado en títulos de tecero y cuarto nivel.

2. Calidad educativa al derecho

La calidad educacativa tiene que ver con diversos elementos:

- sujetos involucrados
- insumos
- procesos
- resultados de aprendizaje
- impactos no solo alumnos sino sobre docentes, familias y comunidad educativa.

La noción de calidad educativa de la "revolución educativa" ecuatoriana está centrada en dos  insumos: infraestuctura y tecnologías.

Los sujetos - la comunidad escolar y la comunidad educativa ampliada - no tienen participación y menos un rol en la toma de decisiones; las decisiones las comunica la autoridad central, sea Presidente de la República o Ministro de Educación.

Mal puede hablarse de educación de calidad sin consulta y participacion social, especialmente de los directamente involucrados, y sin información sobre procesos y resultados de aprendizaje a los distintos niveles y para las diversas asignaturas.

Los docentes van primero - no al último - pues son el elemento principal de organización de la enseñanza y de la calidad educativa en el medio escolar, como lo destaca y reitera la literatura internacional.

Contar con "planta docente completa" no es suficiente; es más importante tener "buenos docentes" que "buena infraestructura". Un buen docente crea condiciones de aprendizaje en cualquier lugar. La mejor infraestructura, sin docentes, sin buenos docentes, es desaprovechada.

Antes que "tecnología de punta", docentes de punta. La tecnología, en manos de docentes impreparados y sin adecuado manejo de las TIC, puede permanecer sin uso o subprovechada, y contribuir a acrecentar la inseguidad y la desprofesionalización de los docentes, a debilitar su autoestima y el vínculo con los alumnos.

Ni la infraestructura ni la tecnología pueden suplir las deficiencias docentes. La relación pedagógica sigue siendo esencialmente una relación entre personas, en la que se juegan saberes, afectos, empatías, decisiones inteligentes y culturalmente apropiadas para cada grupo y contexto. Las tecnologías son apenas herramientas. La infraestructura es solo un espacio que favorece (o limita) las interacciones y los aprendizajes.

En el centro de la educación y de su calidad están un buen currículo, una buena pedagogía, una buena convivencia escolar y un buen clima de aprendizaje. Nada de esto lo garantizan la infraestructura o la tecnología.

La inversión, por sí misma, no asegura mejor educación. Como lo muestra la investigación y la evaluación comparativa a nivel mundial, importa más cómo se gasta (calidad del gasto) que cuánto se gasta. Los países que más presupuesto destinan a la educación no son necesariamente los que tienen los mejores sistemas educativos y los mejores resultados de aprendizaje (ver conclusiones de PISA). La calidad del gasto está a su vez asociada a la calidad de las políticas.

La experiencia ecuatoriana me llevó a escribir ¿Qué es una educación de CALIDAD? a fin de repasar y clarificar el tema a partir de consensos básicos logrados durante muchos años de investigación y debate internacional en torno al tema de la calidad de la educación.

Textos relacionados en este blog

» ¿Qué es una educación de CALIDAD?
» El milagro del aprendizaje escolar
» El fracaso alfabetizador de la escuela
» Pobre la educación de los pobres
» Imagine una profesora
» ¿Aprendizaje en el siglo 21? ¡Falta la naturaleza!

» Cuando el aula suena, alumnos contentos trae
» El barrio como espacio pedagógico: Una escuelita itinerante (Brasil)
» Escuelas sin aulas, aulas sin escuelas (Mozambique)
» Dormir en la escuela
» La escuela de la maestra Raquel (México)
» Artículos sobre el Ecuador
» Humor que duele. ¡Cambiemos la educación!
» Campaña de Renovación Pedagógica
» Las 4 A como criterio para identificar buenas prácticas educativas
» 20 términos de la reforma educativa ecuatoriana 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...