Let's transform education | Transformemos la educación

Our education and learning systems need to change so deeply and in so many ways that it would take thousands of words to explain it. These powerful images from cartoonists and illustrators from different parts of the world show us some of such changes without words. We say thank you to all of them.

Nuestros sistemas educativos y de aprendizaje necesitan cambios tan profundos y en tantos aspectos que tomaría muchas palabras explicarlo. Estas imágenes de maravillosos caricaturistas e ilustradores de diversas partes del mundo nos muestran algunos de estos cambios sin necesidad de palabras. Queremos decirles gracias por eso a todos ellos.

Banksy (Great Britain/Gran Bretaña), Mauro Biani (Italy/Italia), Angel Boligan (Cuba-México), Bonil (Ecuador), Pancho Cajas (Ecuador), Carlín (Perú), María Centeno (Venezuela), Arcabuz (Ecuador), Marcelo Chamorro (Ecuador), Claudius Ceccon (Brazil), Daniel (Ecuador), Eneko (Venezuela-Spain/España), Pawel Kuczynski (Poland/Polonia), Alberto Martínez - Betto (Colombia), Quino (Argentina), El Roto (Spain/España), Rudy y Paz (Argentina), Francesco Tonucci - Frato (Italy/Italia).


PAWEL KUCZYNSKY








MARIA CENTENO



ALBERTO MARTINEZ - BETTO






ANGEL BOLIGAN



QUINO - ARGENTINA



FRANCESCO TONUCCI - FRATO









CLAUDIUS CECCON





PANCHO CAJAS


CHAMORRO



ENEKO



BONIL





ARCABUZ 


RUDY Y PAZ


EL ROTO





BANKSY




DANIEL


CARLIN


MAURO BIANI








- Rosa María Torres, El sistema escolar que conocemos hace mal a la salud
- Rosa María Torres, El trauma del primer grado

Aprendizajes escolares, aprendizajes familiares (Bangladesh)

 Rosa María Torres

Escuela primaria no-formal del BRAC - Bangladesh. Foto: BRAC

Algo que me maravilló de las escuelas rurales no-formales multigrado del BRAC en Bangladesh es su impacto familiar y comunitario.

El BRAC es una ONG, una de las más grandes de Asia. Sus escuelas primarias no-formales (3 horas diarias de clase, 11 meses al año), son un modelo escolar exitoso que tiene ya más de 50 años de vida, ha graduado a más de 12 millones de estudiantes, ha sido premiado internacionalmente y se ha expandido a otros países. Se les llama escuelas no-formales porque adoptan modalidades flexibles en muchos aspectos, diferentes a las de las escuelas formales convencionales. Son escuelas gratuitas. Uno de sus objetivos iniciales fue favorecer la incorporación de las niñas.

Cuando visité estas escuelas en los 1990s observé que se ponía gran énfasis en enseñar a los alumnos a lavarse las manos y a hervir el agua. El aula estaba llena de carteles con mensajes y dibujos alusivos. Con ayuda de la traductora que me acompañaba, le pregunté a la profesora y me explicó.

Lavarse las manos antes de ingerir los alimentos y hervir el agua que se bebe y con que se cocina son actividades cotidianas que tienen enorme impacto sobre la salud. Muchas enfermedades y muchas muertes pueden evitarse siguiendo estos dos procedimientos. Se insiste en esto a los alumnos y se les pide que enseñen estos hábitos a sus familias. Se les orienta cómo hacerlo, con ayuda de breves y sencillos materiales ilustrados. La evaluación de los alumnos y de la escuela incorpora esta dimensión de educación familiar. Hay alumnos entusiasmados que por su cuenta deciden ampliar las enseñanzas a los vecinos e incluso a toda la comunidad.

Qué diferentes serían los sistemas escolares, los currículos, las pedagogías, las escuelas, los profesores, los alumnos y la cultura escolar si esto que hacen estas escuelitas rurales, multigrado, en Bangladesh se incorporara como ingrediente y rutina propia de la escolarización.

Un sistema escolar que promueve el aprendizaje inter-generacional en temas y problemas claves relacionados con la higiene, el cuidado de la salud y el bienestrar familiar.

Una escuela que entiende su misión no solo como educar a los alumnos sino como educar a la familia y a la comunidad a través de ellos. El auténtico Aprendizaje-Servicio.

Unos contenidos elegidos y pensados no solo como currículo escolar sino como currículo ciudadano.

Una pedagogía orientada no solo a aprender a aprender sino también a aprender a enseñar.

Una evaluación escolar centrada no solo en lo que aprenden los alumnos sino en su capacidad para educar a otros.

Cuánto más relevantes y pertinentes serían los currículos escolares si tuvieran en cuenta las necesidades de la familia y la comunidad local; cuánto más realizados y socialmente útiles se sentirían los alumnos si pudieran poner lo que aprenden al servicio de su propia familia; cuántas cosas podrían niños, adolescentes y jóvenes enseñar a sus padres y abuelos mientras avanzan en su propio aprendizaje; cuánto más útil sería el sistema escolar para el bienestar familiar, el desarrollo comunitario, la superación de la pobreza, el cuidado del medio ambiente y el aprendizaje a lo largo de la vida.  

 


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...