La pandemia y el currículo escolar

 Rosa María Torres




Salvador Olvera, director y profesor de sexto grado en la escuela primaria Miguel Hidalgo en la comunidad San Pedro Escanela, municipio de Pinal de Amoles, en la Sierra Gorda de Querétaro, México, es protagonista de una de tantas historias humanas excepcionales generadas por la pandemia y el cierre de las escuelas.

Dado que en San Pedro Escanela solo 13.56% de las familias tiene Internet en el hogar y puede implementar la educación virtual a distancia propuesta por la Secretaría de Educación, y que muchos de sus alumnos vienen de comunidades que obligan a caminar hasta 4 kilómetros para llegar a la escuela, el profesor Olvera decidió llevar la escuela a los alumnos que viven en los lugares más apartados, usando su camioneta y montando clases presenciales en aulas que improvisa a la intemperie. En la camioneta lleva tres imprescindibles: pizarras, sillas plegables y gel antibacterial.

Con ayuda de dos pizarras verdes colgadas en la parte trasera de la camioneta enseña a los alumnos a la vera del camino, junto a sus casas o cerca de ellas. Organiza grupos pequeños de no más de tres personas; también enseña a los alumnos de a uno. Todos con mascarillas y respetando el distanciamiento requerido.

¿Qué les enseña? En esta foto vemos lo que escribe en la pizarra en esta clase. Enseña el infinitivo, el pretérito y el copretérito (en otras denominaciones se los conoce también como pretérito simple y pretérito imperfecto) usando como ejemplo el verbo jugar.


¿Por qué les enseña esto? Seguramente está en el plan de estudios de sexto grado. El profesor Olvera se esmera por enseñar a sus alumnos lo que deberían estar aprendiendo en la escuela si ésta estuviera funcionando. Su objetivo es asegurar a estos niños y niñas continuidad del aprendizaje escolar, según lo establecido en el currículo, a fin de que "no se atrasen", no se pongan en riesgo de perder el año y no se retiren de la escuela.

¿Qué tan importante es para los alumnos aprender a distinguir el pretérito y el copretérito? En sexto grado, todo alumno hablante de castellano/español maneja ambos tiempos verbales; lo que le falta es aprender los nombres de pretérito y copretérito.

¿Se justifica el tiempo y el esfuerzo del profesor y de los alumnos para tener, en pandemia, una clase sobre el pretérito y el copretérito? Ciertamente no. Pero así funciona la cultura escolar: el currículo es a menudo un compilado de contenidos formales, áridos, muchos carentes de pertinencia y emoción e incluso obsoletos. En cada caso, una autoridad superior decide qué contenidos necesitan y deben aprender los alumnos de un país o de una región, independientemente del contexto, del momento y de la circunstancia.

Es así como en esta pandemia, y en medio de grandes dificultades y sacrificios, hemos visto a niños escolares batallando con esos mismos contenidos y deberes que les atormentan durante el año escolar "normal", con las escuelas abiertas y los profesores enseñando en las aulas; a padres de familia angustiados con lo poco o nada que están aprendiendo sus hijos en el hogar y lo poco que ellos pueden ayudarles; a maestros enviando tareas por Whatsapp, sin interactuar con los alumnos, incluso donde hay conexión de Internet y dispositivos digitales; a especialistas preocupados con la "pérdida de aprendizaje" y convencidos de que todos los problemas se resolverían si los alumnos estuvieran conectados.

- La mitad de la humanidad no tiene acceso a Internet.
- "Pérdida de aprendizaje" hay todo el tiempo pues así funciona el aprendizaje, un proceso continuo de aprender, desaprender y reaprender.
- Las vacaciones son períodos programados de receso escolar en los que se da inevitablemente un relajamiento de los aprendizajes; la escuela cuenta y lidia con eso cada año.
- El aprendizaje virtual requiere motivación intrínseca, cierto grado de autocontrol y disciplina, por lo que no está rápidamente al alcance de todos.
- La ausencia de escuela significa pérdida de aprendizajes no solo ni principalmente en términos de contenidos - estos pueden 'recuperarse' en poco tiempo y muchos pueden obviarse - sino de juego, socialización y convivencia.
- El paradigma del Aprendizaje a lo Largo de la Vida nos recuerda que el aprendizaje es un continuo desde el nacimiento hasta la muerte, que se da dentro y fuera del sistema educativo, y que los aprendizajes informales (auto-motivados, auto-dirigidos, no institucionalizados) constituyen más del 80% de los aprendizjaes que hace una persona a lo largo de su vida.
- Así pues, aunque las escuelas estén cerradas los alumnos siguen aprendiendo - en la familia, en el juego, en la interacción con los demás, en contacto con la naturaleza, en la vida cotidiana, leyendo, dibujando, escribiendo, conversando, resolviendo problemas, etc.

No se escuchan las voces críticas y propositivas preocupadas con la irrelevancia y la dictadura del currículo escolar en el marco excepcional de la pandemia, con la importancia de aprovechar esta crisis para repensar y transformar la educación y la escuela hoy (no solo a futuro), para sintonizar con las necesidades y los deseos infantiles y para ofrecerles, en medio de tanta penuria, oportunidades y experiencias de aprendizaje que estimulen su curiosidad, su imaginación, sus talentos, su autoestima, su capacidad de exploración del mundo más allá de las aulas y los encierros.

Lo más importante en este momento no es escolarizar a ultranza ni cumplir al pie de la letra un currículo escolar, sino cultivar y mantener vivo el sentido y el deseo de aprender.

Para saber más
- El profesor «Chava» Olvera lleva la escuela hasta la casa de sus estudiantes en Pinal de Amoles, El Queretano, 26 enero 2021.
- Podría jubilarse, pero Salvador prefiere salir a dar clases a los niños que no tienen internet, En la lupa.com, 21 enero 2021.

Textos relacionados en OTRAƎDUCACION

El truco de pensar



"5 técnicas sencillas que mejorarán tu memoria y tu capacidad de aprendizaje" es un artículo publicado por la BBC que seguramente fue leído por muchas personas. Su autor, David Robson, lo escribió originalmente en inglés con el título de "Five memory hacks to make you smarter".

Se trata, esencialmente, de cinco técnicas recomendadas de estudio, cada una de las cuales incluye un truco:

Técnica 1: releer (truco: leer a intervalos)
Técnica 2: subrayar o resaltar (truco: hacer pausas para pensar)
Técnica 3: tomar notas (truco: sé conciso)
Técnica 4: hacer esquemas (truco: busca patrones profundos)
Técnica 5: fichas (truco: cuidado con ser demasiado confiado)

Al leer el artículo, quedé atrapada en la técnica 2 y en el truco asociado a esta técnica: "hacer pausas para pensar". Tan alejado está de los sistemas educativos y del estudio el ejercicio de pensar, que hay que incluirlo como recomendación y crear una pausa para practicarlo. Como si aprender y pensar pudieran ser actividades separadas.

Perdida la relación entre aprendizaje y pensamiento. Pensar como truco.

Tanta memorización, tanto simulacro de aprendizaje han terminado por desnaturalizar el aprendizaje, despojándolo de sus sentidos profundos y significativos, y asociándolo con operaciones de repetición. 

Muy impresionante, si lo piensan por un momento.

Imágenes de la "nueva escuela" surgida en pandemia

 

La educación escolar en casa forzada por la pandemia implicó en general alguna forma de educación a distancia, usando la radio, la televisión o internet, o una combinación de éstas. Para los pobres, radio y televisión, o nada. Para quienes tienen internet y dispositivos digitales en el hogar, educación virtual de distintas calidades.

El "retorno a las aulas" implica cambios importantes en escuelas y aulas, cuando menos en algunas de sus características físicas. Las medidas de bioseguridad para evitar el contagio incluyen distanciamiento, uso de mascarilla y ventilación, además de lavado frecuente de manos.

La imágenes de abajo muestran grandes diferencias y dramáticas desigualdades sociales entre ricos y pobres, entornos urbanos y rurales, escuelas privadas y públicas. Pobreza y precariedad sobrecogedoras de unos versus situaciones acomodadas de otros. El distanciamiento es encarado en unos casos con encapsulamiento y en otros con habilitación de espacios de aprendizaje al aire libre. Las estructurales desigualdades económicas y sociales no se eliminan de la noche a la mañana, ni solo con acceso a internet, y seguirán sin duda manifestándose y profundizándose mientras se sedimenta una "nueva normalidad" escolar.



Aula, Tailandia

Aula, Wuhan - China

Aula, China

Escuela de monjes, Tailandia

  
Aula, Dinamarca


Aula, EE.UU. (USA Today)

Aula, Sumatra  

Profesor, Bolivia

Aula en exteriores, Buenos Aires, Argentina


Escuela en el árbol, Córdoba, Argentina

Escuela Monte Sinaí, Guayaquil, Ecuador

Aula en la playa, España

Escuela en casa, Ecuador

Escuela a domicilio sobre ruedas, Valdivia, Chile

Escuela en casa, Ecuador

Escuela en casa, Perú

Escuela itinerante sobre ruedas, México

Escuela en casa, México (The Economist)

Escuela en casa, Ruanda (UNICEF)

Escuela en casa, Alemania

Escuela en casa, Ecuador

Escuela en casa, Sierra Leona (UNICEF)

Escuela en casa, México

Niño con celular, Perú

Escuela en casa, Perú (BID)

Escuela en casa, Finlandia

Aula, Irán

Aula en exteriores, Buenos Aires

Aula, China

Aula en exteriores, Dinamarca

Aula en exteriores, Italia

Aula, Reino Unido

Educación en casa, Ecuador

Entrega materiales a domicilio, Manabí-Ecuador

Escuela en casa, Plan Ceibal-Uruguay

Retorno a las aulas, Colombia

Educación en casa, Ecuador. Tareas por Whatsapp (Expreso)

Maestra enseña en casa de los alumnos (NAP), Ecuador (El Comercio)




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...