Derechos, alfabetización y concientización




Rosa María Torres

"Supongamos que muestro a un grupo de alfabetizandos una foto de algún área de Sao Paulo, en la que, más que pobreza, tenemos miseria. Es un pedazo de la Gran Sao Paulo, de la realidad de la que forman parte gran número de alfabetizandos de la ciudad. Al mostrarles la foto (codificación) yo los invito o los reto a 'tomar distancia' de la totalidad. En último análisis, intento desafiarlos para que vean su Sao Paulo, en la que viven, sufren, padecen, sueñan y mueren. Esto es un ejercicio de conocimiento.

Una gran educadora latinoamericana, de Ecuador, Rosa María Torres, igual que yo, y por las mismas razones epistemológicas, usó también codificaciones. Pero ella prefirió un camino que tal vez pudiésemos llamar postmoderno: usó codificaciones de situaciones de felicidad, de alegría, de satisfacción. Discutiendo lo que les faltaba, discutió sus derechos y fue tal vez más eficiente que yo".

(Paulo Freire, La educación en la ciudad, Siglo XXI Editores, 1997).

Fue una sorpresa encontrar esta mención de Paulo en este libro suyo. Fue él mismo quien me indicó y leyó la cita.

En varias oportunidades le había contado, entusiasmada, sobre mi experiencia al frente de la Dirección Pedagógica de la Campaña Nacional de Alfabetización "Monseñor Leonidas Proaño" en el Ecuador (1988-1990). Ya concluida la campaña, en 1994, en su casa, en Sao Paulo, le mostré los materiales que habíamos hecho así como el informe final de evaluación. Paulo siempre escuchó con mucho interés. Solo al leer esta cita supe cuánto lo había valorado.

Una campaña de alfabetización en torno a los derechos humanos

La campaña fue anunciada por el Presidente Rodrigo Borja inmediatamente después de su elección. Yo había regresado al Ecuador poco antes, después de diez años fuera del país, cuatro en México estudiando un doctorado en Lingüística y seis en Nicaragua trabajando con la Revolución Sandinista, en el ViceMinisterio de Educación de Adultos (VIMEDA), el Ministerio de Reforma Agraria, el INIES y la CRIES. Una de mis tareas en el VIMEDA fue elaborar un nuevo juego de materiales de alfabetización (cartilla y manual) para continuar con la tarea una vez terminada la Cruzada Nacional de Alfabetización (1980). Decidimos mantener para los materiales el nombre original de El Amanecer del Pueblo.

Ví el anuncio de Borja por televisión, ya en Quito. A los pocos días, para mi sorpresa, me contactaban para proponerme trabajar en la campaña. Acepté, advirtiendo que una campaña de alfabetización no se prepara en tres meses. Aceptaron mis términos. Nos demoramos un año organizándola. En la Dirección Pedagógica estuvimos a cargo de la elaboración de los materiales de alfabetización, la formación (presencial y a distancia) de los alfabetizadores, y la evaluación final de la campaña.

Esta fue para mí una oportunidad para aprovechar, en el Ecuador, la experiencia adquirida en Nicaragua y, al mismo tiempo, para introducir cambios e innovaciones en la concepción de la campaña y en el proceso de alfabetización.

Decidimos adoptar como eje temático la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Cada una de las lecciones del Cuaderno de Trabajo del Alfabetizando giró en torno a un derecho. En la biblioteca de 32 Documentos de Trabajo que elaboramos para la formación de los alfabetizadores incluimos una serie específica sobre Derechos Humanos, relacionándolos con la realidad de ese derecho en el Ecuador.

La campaña fue una gran movilización nacional y un laboratorio de aprendizaje no solo en torno a la alfabetización sino a los derechos humanos, y no solo para los alfabetizandos sino también para los alfabetizadores y para toda la sociedad.

En cuanto a la metodología de alfabetización: no usamos palabras generadoras - que era entonces lo usual - sino frases y oraciones generadoras, para abrir cada lección. Esto lo había hecho también en el juego de materiales en Nicaragua.

En el marco de la alfabetización liberadora propuesta por Paulo Freire, lo usual en los materiales de alfabetización era/es elegir codificaciones (dibujos, fotos) que ilustran los temas generadores, en torno a las cuales se organiza el diálogo entre el alfabetizador y los alfabetizandos. Dichas codificaciones buscan plasmar 'la realidad', es decir, las realidades de pobreza, exclusión y opresión características de las personas que se alfabetizan. El diálogo invita a los alfabetizandos a distanciarse y a la vez a apropiarse críticamente de esas realidades, en un proceso que debe conducir hacia una toma de conciencia (concientización: paso de la conciencia mágica a la conciencia ingenua y a la conciencia crítica) con miras a la acción transformadora de esa realidad.

Así lo explica Paulo Freire en el mismo libro:

"... al mismo tiempo que el educador lidia con la enseñanza de la palabra salida de la frase (...) debe proponer la posición curiosa, más y más crítica, de quien 'toma distancia' del objeto para, contradictoriamente, 'aproximándose' a él, conocerlo.

En este sentido, la alfabetización vista en profundidad no es sólo ni puede ser rigurosamente el momento en que mecánicamente la mente burocrática del educador inicia el 'tratamiento' burocratizante de la mente de los alfabetizandos, ¡rellenándola de frases, de palabras, de sílabas, de letras, de exclamaciones!

La alfabetización, en tanto adquisición, producción y reinvención de la lengua escrita y necesariamente leída, debe constituirse en un tiempo de introducción al pensar correctamente. Respetando el saber del sentido común, comenzar a aproximar a los alfabetizandos a la comprensión más profunda del lenguaje, de la razón de ser de las cosas, de sus dificultades para superarlas".

No obstante, al ubicarnos en la perspectiva de los derechos, resultaba inevitable dar un giro epistemológico y metodológico a esa tradición. Las codificaciones debían plasmar no la realidad como es sino como debe ser. Eso es, en definitiva, el derecho.

No enfrentaríamos a las personas a sus realidades de carencia sino a la utopía que da sentido a la lucha: los niños que están sanos, van a la escuela, juegan; la mujer con igualdad de derechos frente al hombre, el estado que hace valer esos derechos, la vida que vale la pena vivirse con felicidad y de alegría. El diálogo se orientaría a informar y educar a las personas sobre los derechos humanos, a identificar la brecha entre el derecho reconocido y el derecho efectivo, a pasar de la expresión de la necesidad a la expresión del deseo, a imaginar la utopía. Este ejercicio de imaginación, de ubicación en el lugar de la utopía, sería un ejercicio clave de anticipación y visualización en el proceso de construcción de otra realidad posible.

Con estas ideas en mente, nos dimos a la tarea de elegir o tomar fotos para cada lección.

Como era de esperar, el vuelco epistemológico ocasionó incomprensiones y críticas por parte de diversos sectores políticos y sociales, especialmente de izquierda y vinculados a la educación popular.

Incluyo aquí, a manera de ejemplo, cuatro lecciones de la cartilla, con sus frases generadoras, temas y codificaciones.

Unidad 2

Frase generadora: la vida.


Tema: Derecho a la vida.

La foto fue tomada en Quito, en la casa de una familia humilde - papá, mamá, tres hijos pequeños - reunida en el dormitorio, sobre la cama, riéndose, disfrutando el momento.

Las críticas no se hicieron esperar. Respondí a un artículo de alguien que consideraba una burla mostrar a una familia pobre riendo a carcajadas (¡como si los pobres no rieran y se divirtieran!). Varios argumentaron que la campaña se apartaba de la alfabetización liberadora y de la concientización de Paulo Freire.
Unidad 4

Oración generadora: El niño necesita cuidado adecuado.

Tema: Derecho de los niños al cuidado y la protección.


La foto fue tomada en las Islas Galápagos: un niño y una niña montados sobre galápagos (tortugas gigantes), jugando, desnudos, felices.

En este caso, las críticas vinieron por el lado de la desnudez de los niños (pese a que la foto no muestra partes íntimas). También entró en escena el tema del potencial maltrato a las galápagos.
Unidad 7

Texto generador: La batalla educativa es tarea de todos. La garantía de la educación está en manos del estado.


Tema: Derecho a la educación.

La foto muestra a niños cruzando un puente, camino a la escuela, contentos, con sus uniformes, cuadernos, mochilas. El puente es precario, como todo el lugar.

Las críticas se enfocaron en la ausencia de denuncia, en la foto, del incumpliento del derecho a acceder a la escuela por parte de muchos niños.

Las preguntas orientadoras del diálogo buscaban  destacar: (a) el derecho de todo niño y niña a ir a la escuela, y (b) el derecho a ir contento a la escuela.

Unidad 9

Oración generadora: Las mujeres y los hombres tenemos los mismos derechos en la familia y la sociedad.

Tema: Derecho a la igualdad entre hombres y mujeres.


La foto muestra a la misma familia de la vida, en la cocina, ella lavando los platos, él pelando papas.

Las críticas vinieron aquí de radicalismos feministas (el hombre que 'ayuda' a la mujer en las tareas domésticas sin hacerse realmente cargo) y de posturas machistas que consideran inaceptable que un hombre ayude en la cocina.
 

Ver: "Porque no sabemos leer nos tratan mal"

Si volviera a hacer hoy una campaña o un programa de educación de adultos, si volviera a elaborar materiales educativos pensando en el objetivo siempre actual de la concientización, volvería a encararlos desde la perspectiva del derecho antes que de la necesidad. Aunque mucho se ha avanzado en la construcción de una cultura de derechos, sigue costando que gobiernos y sociedades reconozcan cabalmente sus implicaciones. No tengo duda que hoy, como ayer, Paulo, el adelantado, volvería a ver innovación y a reconocer - generosamente - méritos allí donde otros solo pueden ver claudicación.  


Otros textos relacionados en este blog
A mi amigo Paulo Freire | To my friend Paulo Freire


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...