Internet devuelve la vista y amplía la lectura a los ciegos



Rosa María Torres

Plan Nacional de Lectura y Unión Nacional de Ciegos del Uruguay (UNCU)
Montevideo (16 febrero, 2007)



Este reportaje es parte del estudio “Alfabetización y acceso a la cultura escrita por parte de jóvenes y adultos excluidos del sistema escolar en América Latina y el Caribe”, financiado por el CREFAL. Entre 2006 y 2009 visité programas de alfabetización y de promoción de la lectura y la escritura en nueve países de la región (Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela).


 

Políticas y programas de alfabetización de adultos difícilmente - por no decir nunca - se vinculan a políticas y programas de promoción de la lectura. Alfabetización de adultos, bibliotecas y computadoras suelen ir por separado, sin rozarse entre sí, incluso a cargo de ministerios o entidades diferentes. Uruguay no es la excepción y así lo confirmamos en esta visita. Pero también descubrimos inesperadamente, gracias a esta visita, el mundo extraordinario de los ciegos y las posibilidades también extraordinarias que ofrecen hoy las modernas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) para devolverles la vista frente a la pantalla, poniendo a su alcance el mundo infinito de la lectura y la escritura.

- “La persona que les va a explicar acerca del Plan Nacional de Lectura es una persona ciega”, nos advierte, con tono discreto, una funcionaria en el Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

Advertidos, nos encaminamos a la oficina en cuestión. Frente a la computadora está sentada una persona, escribiendo en el teclado. Cuando se voltea a saludarnos, percibimos que la persona ciega es él. Se levanta, nos da la mano, nos invita a tomar asiento y, luego de breves presentaciones, empieza a contarnos acerca del Plan de Lectura * De vez en cuando recurre a la computadora, a buscar en Internet información estadística o bien algún sitio o documento. También le vemos voltearse a solicitar documentos, indicarnos libros en los estantes, llamar por teléfono.

- “¿Hay algo que no podás hacer?”, le pregunto.

- “Bueno, no creo que querrías someterte a una operación quirúrgica conmigo”, bromea.

Su nombre es Leo Pintos. Antes de venir al MEC, enseñó durante 16 años a otros ciegos a manejar la computadora y el Internet. Está casado y tiene un bebé. Orgulloso, nos acerca la foto familiar que tiene sobre el escritorio. Toda esta semana ha debido traer al hijo a la oficina, pues la mujer está asistiendo a un curso. Compañeras de trabajo le ayudan durante el día con el cuidado del niño. Ahora mismo lo traen, en su coche, para que lo veamos. Una belleza el nene. ¿No le da miedo hacerse cargo de él, salir, cruzar la calle?. No.

Lo que más me intriga es cómo hace para usar la computadora y leer lo que aparece en la pantalla, con la misma o mayor velocidad con que lo hace una persona que ve. Parece cuestión de magia. La explicación se llama Jaws for Windows, “un potente lector de pantalla que permite a una persona ciega acceder a los contenidos de la salida visual de una computadora mediante voz y/o el alfabeto Braille; para la emisión hablada se emplean generalmente programas sintetizadores de voz aunque también es posible utilizar dispositivos externos diseñados para tal fin, y la salida en Braille se realiza siempre a través de terminales generadores de este código. JFW está considerado uno de los productos de accesibilidad más potentes del mercado actual, siendo el más conocido y distribuido a nivel mundial, y puede ser usado tanto por personas con baja visión como por ciegas y sordociegas”.

Mediante los auriculares que tiene puestos, Leo escucha la voz que va leyendo lo que aparece en la pantalla. Es decir, “ve” la pantalla escuchando. Se saca los auriculares, me los coloca, pero yo no logro entender nada. La voz artificial lee demasiado rápido para mí. Sin embargo, él puede entenderlo. Una persona ciega desarrolla habilidades especiales, difíciles de comprender y emular para alguien que ve.

Mientras escribo esto, busco en Internet y encuentro a Leo mencionado como el primer usuario ciego del DosVox en Uruguay y ex coordinador del sistema en Nexo. Dos Vox es un programa que "intenta dar a la persona ciega la posibilidad de utilizar la computadora como si no fuera ciega". El programa fue creado por el Núcleo de Computación de la Universidad Federal de Río de Janeiro. La versión en español fue realizada por Nexo, con el aporte de la Fundación Braille del Uruguay.

El Plan Nacional de Lectura

El Plan Nacional de Lectura arrancó en julio de 2005, detonado en buena medida por los malos resultados de los estudiantes uruguayos en el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA). Las pruebas aplicadas en el 2003 mostraron que los jóvenes uruguayos de 15 años y, por tanto, el sistema escolar, tienen serios problemas con la lectura. Inscrito en el marco del Plan Iberoamericano de Lectura (ILIMITA), el Plan se propone hacer de la lectura una política pública. Parte de dicha política es la democratización de las TICs. Desde el 2005 se han venido distribuyendo acervos de libros, mediante un sistema de cajas rotativas, a diversos espacios de lectura (escuelas, bibliotecas populares). Esto, en convenio con el Banco Solidario de Libros del Uruguay, un proyecto iniciado en el 2001 que se dedica a recoger libros usados y a reciclarlos para su uso.

En cuanto a las TICs, mediante concursos se viene apoyando Proyectos de Centro Internet Social (CIS), infocentros comunitarios con una cantidad no menor de 5 computadoras en el medio urbano y 2 en el medio rural. Asimismo, se han venido creando 30 Centros de Acceso a la Sociedad de la Información (CASI) por año, respondiendo a proyectos que envían las organizaciones. Uno de dichos CASI funciona justamente en la Unión Nacional de Ciegos del Uruguay (UNCU), fundada como asociación civil en 1950.

Una visita al CASI de la Unión Nacional de Ciegos

El taxi me deja en Mercedes 1327, entre Ejido y Yaguarón, en pleno centro de Montevideo. El joven que me abre la puerta resulta ser, junto conmigo, el único vidente en el lugar. Todas las demás personas que están allí o que llegan después, tienen algún tipo de limitación visual. Algunas son ciegas de nacimiento, otras han quedado ciegas a la edad adulta, otras tienen baja visión. Todas ellas han recibido en algún momento instrucción especial.

El espacio es bonito, moderno, muy bien armado y equipado. Cuenta con computadoras de última generación, grabadoras de CD, escáner, impresoras en tinta y en sistema Braille, regletas para escribir en Braille, ampliadores de pantalla, bastones, calculadoras, relojes parlantes y otros materiales especializados.

Todo el espacio, el mobiliario y los accesorios están acondicionados para personas con discapacidad visual. Desde la puerta de entrada hasta la pared del fondo hay una franja de color en el piso, lo que ayuda a orientarse a las personas con baja visión. A lo largo de la pared lateral hay asimismo una barra ballet de madera para caminar sosteniéndose de ella. No obstante, ninguna de las personas que entra la usa. Asumo que son personas que vienen regularmente y conocen bien el lugar. Dejan el bastón junto a la entrada y se dirigen con seguridad hacia adentro, caminando erguidos, sin dudar ni tantear…

Adentro hay varias personas manejando las computadoras, usando el correo electrónico, navegando en Internet, leyendo o escribiendo documentos, con el programa Jaws. El Braille ha quedado atrás como sistema de lectura, aunque sigue siendo usado. La persona no vidente puede acceder hoy a toda la información que hay en la web, y a muchas de las múltiples posibilidades que ofrece la computadora para mantenerse informado, leer, escribir, escuchar música, chatear, etc.

El centro está abierto todo los días de 14 a 18 horas. Además del uso de las máquinas, otros servicios que se ofrecen a los socios son clases de orientación y movilidad, cursos de lectoescritura Braille en grupos reducidos, orientación sobre dónde conseguir materiales e implementos especializados, capacitación y apoyo para la integración laboral de las personas ciegas.

Se instala la conversa entre los responsables del centro – Carlos, Natalia, Gabriel - , algunos usuarios y yo. Empiezo dándoles alguna información sobre mí, por qué he venido a Uruguay esta vez, cómo y por qué he llegado a este centro. Les pregunto si necesitan hacerse un retrato de mi rostro para conversar conmigo. Dicen que no, que con la voz y la presencia bastan. Los olores son asimismo decisivos para hacerse una idea de la persona que se tiene delante.

Según me explican, las personas con baja visión poseen un remanente visual que les permite ver algo. Cuando están frente al monitor, sin embargo, no alcanzan a leer los textos. Para esto sirven los ampliadores de pantalla, programas capaces de aumentar el tamaño de las imágenes y letras hasta 50 veces su tamaño original.

Laura es docente y trabaja – nos dice – como “maestra itinerante”; recorre varios  colegios dando apoyo a los alumnos con discapacidad visual que están integrados en las escuelas regulares, así como a sus profesores. Su ceguera no es congénita, fue resultado de una enfermedad.

- “Cuando estoy en mi casa, haciendo las cosas, ni siquiera me acuerdo que soy ciega”, dice. “Conozco de memoria todo lo que me rodea, las distancias que hay entre los objetos, los obstáculos que hay en el camino. No es lo mismo, claro, cuando estoy en ambientes que no conozco. Aquí no puedo olvidarme un minuto de que soy ciega”.

A partir del desarrollo de estas tecnologías y programas, ellos – y muchos ciegos en Uruguay y alrededor del mundo – pueden hoy acceder a empleos que antes estaban vedados y habrían sido considerados imposibles para una persona ciega (en bancos, oficinas de gobierno, agencias de viajes, instituciones escolares, bibliotecas, telecentros, etc.). Las TICs están jugando asimismo un papel clave como herramientas de información y estudio. Varios de ellos las han utilizado o utilizan para tomar apuntes, intercambiar documentos, trabajar en grupo, preparar monografías, etc.Son cerca de las 8 de la noche. Hemos pasado más de dos horas conversando, contando anécdotas, conociéndonos mutuamente, riéndonos por momentos, yo viéndolos a ellos, ellos sin verme a mí. Una experiencia memorable.

Post-scriptum

Apenas lo escribí, envié este reportaje por correo electrónico a Leo, Carlos, Natalia y Gabriel, pidiendo sus observaciones y comentarios. A diferencia de lo sucedido con otros reportajes de estos recorridos por América Latina, en este caso el feedback fue inmediato. Gabriel, desde la UNCU, me devolvió dos correcciones y la posibilidad de un intercambio virtual que prolonga la presencia en el tiempo. Leo, por su parte, desde el MEC, me envió este comentario, que reproduzco con su autorización y con mucha alegría: “Leí la nota y me pareció genial, no sólo por lo ameno de su lectura sino también por la apertura y nivel al hablar de la discapacidad visual. Captaste claramente la idea de todo esto”.

Para saber más:
Informe sobre el Uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en la Educación para Personas con Discapacidad, UNESCO-Trust, Quito, 2012.

Textos relacionados:
Rosa María Torres,Aprendiendo a leer y escribir en lengua mixe (México)
Rosa María Torres,
Una clase de alfabetización en español, traducida al aymara
(Bolivia)
Rosa María Torres,
Círculos de alfabetización "Sí Podemos" (Perú)
Rosa María Torres, Una clase de alfabetización entre rejas (Rep. Dominicana)

4 comentarios:

Unidad de Apoyo a la Enseñanza dijo...

Sin dudas las Tics, han resultado ser herramientas muy estimulantes para el acceso -entre otras cosas- a la lectura, por parte de personas con discapacidad. Otro tanto ocurre con los sordos. Los avances son muy buenos y la alegría de quienes pueden ampliar sus posibilidades también. De todas formas, una cosa es Montevideo y otra el Interior del país. En particular, para el caso de los ciegos, la barrera geográfica es importante. Otro asunto de interés es si hay desarrolladores de programas de acceso libre y hasta dónde el estado estimula dichos desarrollos.

Mauricio Langon dijo...

Querida Rosa María:

Tu trabajo me pareció notable. Pero más destacable aún el trabajo de quienes trabajan así con la educación de esas personas. Y el esfuerzo de ellos por ayudar a otros y ayudarse.

Me parece sugestivo que, quienes solemos transitar Montevideo o cercanías y nos dedicamos a la educación, estas cosas "no las vemos". Tu mirada "exterior" nos abre panoramas.

Todos tenemos nuestras cegueras. Una lástima, por las oportunidades que perdemos de potenciarnos mutuamente.

Trabajos de este tipo son modelos de la educación que puede ser. Digo: trabajos como el de ellos y trabajos como el tuyo...

Un gran abrazo

Mauricio

anibalcm dijo...

Saludos estimada amiga Rosa María.

En Fe y Alegría (IRFA) tenemos varias décadas trabajando en un programa de atención a las personas con discapacidad en casí todas las áreas de atención, incluyendo, por supuesto la discapacidad visual.

Reafirmo la idea que resaltas en tu narración en el sentido de que las TIC's han dado un gran impulso a la integración de las personas ciegas a la sociedad. Actividades que resultaban algunas décadas atrás impensables para estos compañeros hoy día son parte del anecdotario.

Por otro lado, considero escencial la voluntad política de los gobiernos y el compromiso de la sociedad en general para seguir profundizando en este tema tan importante.

Aníbal Carrasquel.
IRFA Venezuela.

Jorge dijo...

Rosa María!

Al ver lo que no vemos nos devolvés la vista también a nosotros.

Me quedo experimentando ver con los oídos...

En los detalles resplandece la vida.

Bien de bien!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...