¿Tecnologías en el aula? Así no

Rosa María Torres
(en proceso)
School classroom in Cambodia. Tomado de: Edu-tech, Blog del Banco Mundial

Esta aula de clase en Cambodia es considerada y se autopresenta como 'aula del futuro'. Bajé la foto de internet, sin conocer entonces la fuente ni la historia, y la agregué a mi galería de Escuelas del Mundo / Schools of the World, no como ejemplo de lo deseable sino, al contrario, de los engendros a los que pueden conducir y están conduciendo las tecnologías metidas en el sistema escolar. La computadora como espejismo de progreso y modernidad, y hasta de cambios paradigmáticos en la enseñanza y el aprendizaje, a menudo reproduciendo la misma vieja concepción de educación y la misma vieja pedagogía.

Décadas cuestionando la educación tradicional con su modelo frontal, su organización espacial y su mobiliario que obligan a los alumnos a atornillarse contra un asiento, a verse las nucas en vez de las caras, a fijar la mirada en una única dirección: la del profesor y la pizarra. Y he aquí un moderno sustituto: alumnos hiperindividualizados, más atornillados que nunca, con las miradas clavadas foso adentro en el pupitre, en cita privadísima con su computadora, su tarea, su prueba.

Entuertos tecnológicos

Veo muchos entuertos tecnológicos vinculados a la educación en mis recorridos por diversos países. 

Unidad Educativa del Milenio-Ecuador. Foto:Andes
- Cables infinitos atravesando y afeando un aula de secundaria con 20 computadoras, pues los tomacorrientes están en una sola pared (Argentina). 
- Un joven esperando, solo, en jornada laboral completa, desde hace tres meses, al técnico que vendrá desde la capital a reparar las computadoras en una Plaza Comunitaria que ya fue abandonada por la gente (México). 
- Niños con pies colgando y brazos y cuellos estirados en sala de computación con mobiliario y equipos pensados para los alumnos más grandes (Ecuador).
- Las 12 computadoras del laboratorio informático bien protegidas en espacio nuevo y amplio recién construido, en chocante contraste con las aulas, donde hay hacinamiento, goteras, vidrios rotos (Brasil). 
- Profesora detrás de tremendo y viejo computador que solo lo usa para pasar lista y que no le deja  espacio para poner nada más sobre el escritorio (Perú). 
- Verdes laptops meciéndose peligrosamente sobre pequeños pupitres individuales rebosantes de cuadernos y libros, en aulas de primaria (Uruguay).
- Personas adultas a quienes se pretende enseñar a leer y escribir mediante videocassettes, usando televisores minúsculos en los que no alcanzan a ver bien ni las letras ni los textos (Perú, Bolivia, Ecuador, México, Perú, Venezuela, entre otros).
- Cajas de computadoras sin abrir, ocupando la mitad de un aula ubicada en un altillo, en un pueblo que sigue esperando la llegada de la electricidad (Bolivia). 
- Un container cerrado herméticamente, equipado con computadoras, donado por la Primera Dama, que a tres años de la inauguración nadie pudo todavía prender (México).
- Pizarra electrónica recién instalada pero la maestra no la saber usar; "hasta que den la capacitación" ha decidido volver a colgar a un costado la pizarra convencional (Ecuador).
- Chatarra electrónica que sigue acumulándose en una bodega y nadie se anima a tirar, en un colegio que ha recibido todos los artefactos imaginables desde que se inventó la computadora (Brasil).
- Dotación de computadoras y equipamiento informático que se inaugura y publicita, pero se retira enseguida pues no están completas las instalaciones y no se ha hecho aún capacitación docente. (varios países latinoamericanos)
- Niños trabajando en el patio con sus verdes One Laptop Per Child, soportando el ruido ensordecedor de una construcción, pues solo en el patio se capta el wifi de un edificio cercano (Ruanda).
- En el aula, no todos los alumnos tienen laptops pues no todas las familias pueden adquirirlas y, cuando se rompen, no todas pueden financier el arreglo (Ruanda).
- Una computadora por cada 15 alumnos, turnándose en su uso, 5 minutos cada uno (China).
Solo para dar unos pocos ejemplos....

Si algo me maravilla de la educación escolar en Finlandia no es su alto ranking en PISA sino su bajo perfil tecnológico, su manejo mesurado, sensible y sensato de las TIC en las aulas. Nada de encantamientos ni veleidades. Las TIC en su lugar. La pedagogía en su esplendor. Preferencia por el juego, el intercambio, el movimiento, lo simple, las cosas hechas manualmente, el arte, el dibujo, la exploración... (Ver mi Glosario mínimo sobre la educación en Finlandia. Ver también Finlandia: Uso de tecnologías en escuelas y bibliotecas).

Mis propios entuertos tecnológicos

Tengo, como todos, mucho para contar de mis propios entuertos, experiencias amargas y jocosas con las tecnologías en mi larga experiencia de docente y de conferencista. Se ha dañado el micrófono, ha fallado el cañón, no ha funcionado el Powerpoint o el Skype, se ha ido la luz o bien la luz natural ha impedido ver o leer las diapositivas, he debido cambiar de idioma en la mitad de una presentación, me ha tocado usar flipcharts y marcadores en un auditorio inmenso; sincronización imposible con técnicos que se empeñan en pasar la presentación desde sus propios aparatos, camarógrafo que me filma pese a mi pedido expreso (me sentía muy enferma) pues - explica y se disculpa - es indispensable para la memoria del evento ...

Destaco dos experiencias pedagógicas - una década entre ellas - que me han dejado perpleja e impotente frente a las tecnologías.

Brasil (2001). Me habían honrado pidiéndome dar la conferencia de apertura en el I Fórum Mundial de Educação (Porto Alegre, 24-27 Octubre 2001). Le había dedicado mucho tiempo a preparar un magnífico Powerpoint que - como siempre - seguí trabajando hasta último momento. Había ido a ver el estadio Gigantinho la noche anterior, apenas llegué a Porto Alegre. Hablé y coordiné con los técnicos. Todo en orden. A la mañana siguiente, no bien entré al lugar, tuve un anticipo del desastre (¡que los técnicos no pudieron advertir!). En el último graderío había un amplio ventanal, que daba la vuelta al estadio y lo iluminaba por completo. Muy tarde para hacer nada al respecto. Es tal vez el mayor padecimiento que he experimentado en un escenario docente. Y rodeada de miles de personas.

México (2012). Debía dar una clase con dos públicos: uno presencial (30-40 personas de la universidad) y uno que participaría a distancia, a través de una pantalla gigante colocada a mis espaldas. Se había elegido un salón de clase moderno, bien equipado, que permitiría el acceso y la interacción de los invitados externos. En las mesas había grandes pantallas planas con teclados frente a cada participante. Pedí si podían retirarlas, pues no cumplían ninguna función y estorbaban la vista; el técnico dijo que no; los académicos a cargo acataron. No había caso: aquí mandaba la tecnología. Así pues, dí la clase enfrentada a hileras de pantallas modernísimas, viendo cabezas o pedazos de cabezas asomando por encima o por los costados, entre pantallas. Y recordando voltearme o moverme hacia la esquina, cada tanto, a fin de no dar la espalda a la gran pantalla - con gente de cuerpo entero, en Michoacán - que tenía detrás. Delirante. (Paradójicamente, como parte de este mismo seminario-taller tuve una experiencia pedagógica extraordinaria con ayuda de una pizarra de tres cuerpos, con el grupo más reducido de la Maestría que me había invitado. Un escrito pendiente).

Estoy en franca rebeldía tecnológica, retornando a los viejos métodos y las viejas maneras, buscando integrar viejas y nuevas tecnologías a la educación y a la enseñanza. Solía hacer maravillas - algunas memorables y todas ellas únicas, irrepetibles - con una pizarra, con un retroproyector y una caja de acetatos, en los que escribía, dibujaba y me divertía a colores, in situ y en tiempo real, mientras pensaba, mientras escuchaba, mientras interactuaba. Nada como una buena charla a cappella y sin zozobras, un conversatorio que admite la improvisación y la espontaneidad, una tertulia cara a cara y sin gadgets.

Textos relacionados en OTRA∃DUCACION
» Mi visita al Plan Ceibal y la rotura de las laptops del OLPC

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...