Yo estuve en 'la escuela del futuro'


Rosa María Torres
Saunalahti School. Espoo. Finland. Photo: © Andreas Meichsner

La escuela del futuro abrió sus puertas en Finlandia decían los titulares; fotos y textos la describían con detalle y capturaban la atención. La noción de futuro aparecía centrada en la dimensión arquitectónica y en la vinculación de ésta con la dimensión pedagógica.

La "escuela del futuro" causó furor en medios y redes. Si iba de visita de estudio a Finlandia, ¿cómo no verla?. La gente del Ministerio de Educación finlandés que me ayudó a organizar la visita no la habia incluido en la lista de escuelas a visitar, pero yo me dejé unos días libres para incluir cosas como ésta.

Saunalahti school, Espoo, Finland
Había leído que la escuela Saunalahti abrió el 1 de agosto de 2012. El diseño tomó dos años y la construcción otros dos: de 2010 a 2012. Primer edificio escolar multifuncional en Espoo, segunda ciudad en Filandia. Integra guardería infantil, escuela, biblioteca, centro juvenil, gimnasio, y actividades extraescolares y comunitarias a las tardes y en fines de semana. Se preve también crear un centro y actividades para la tercera edad.

El énfasis de la oferta educativa está en drama, arte, música, literatura, artesanías y danza. La escuela cree en la flexibilidad, en el progreso de cada alumno a su propio ritmo y en la posibilidad de agregar un año de aprendizaje a la educación obligatoria, de ser necesario. Espera seguir creciendo hasta 2018; para entonces ofrecerá desde el grado 0 hasta el grado 9 (equivalente a la educación básica en Finlandia) y tendrá 800 alumnos (máxima capacidad de la escuela).

Está pensada como una escuela abierta a la comunidad y punto de encuentro comunitario. Apertura y sentido de comunidad fueron los dos conceptos centrales en el diseño. En 2013 Saunalahti ganó el premio al Proyecto Ambiental del Año.

El edificio fue diseñado por la empresa finlandesa Verstas Architects, especializada en arquitectura escolar. Sus diseños tienen en cuenta no solo aspectos estéticos sino, sobre todo, pedagógicos. Se aparta del viejo modelo de la escuela-hospital y la escuela-cárcel: largos corredores, aulas alineadas.
El concepto arquitectónico-pedagógico busca integrar tres pilares:
a) interacción y colaboración (entre alumnos, con sus profesores y entre estos, con las familias, con la comunidad);
b) aprendizaje fuera del aula (valorar y destacar las oportunidades de aprendizaje informal), y
c) aprender haciendo (incluye actividades manuales en talleres).

Foto: Rosa María Torres
No pude hacer cita con anticipación, pero la directora de la escuela que visité esa mañana, también en Espoo, me hizo el favor de llamar a la directora de Saunalahti, amiga suya. La directora no estaba; su secretaria ofreció recibirme y permitirme recorrer las instalaciones. Los alumnos estaban por salir;  podría ver actividades extracurriculares en la tarde, familias en la escuela, profesores en reuniones de evaluación de la jornada diaria, la biblioteca escolar abierta a la comunidad.

¡Genial! Para no perder ni un momento, tomé un taxi (en vez de esperar 20 minutos el ómnibus y luego caminar 400 metros) y llegué a la escuela.

Lo que ví, de entrada, me ratificó la gran diferencia que puede existir entre conocer en foto y conocer in situ. La escuela es parte de un gran proyecto urbanístico en construcción: Saunalahti, el barrio que se está construyendo, es el barrio en el cual se insertará y al cual servirá la escuela. Lo que hay hoy alrededor - y que no se percibe en las fotos ni en las descripciones - es un gran despliegue de maquinaria, obreros, materiales, ruido.

La Saunalahti por dentro

Las fotos no mienten. La arquitectura, los espacios, la iluminación, el equipamiento, son espectaculares. Contrastando el blanco y el marfil de las paredes, colores brillantes en gradas, murales, adornos, muebles. Espacios amplios, luminosos, vistosos. Mucha luz natural. Mucho vidrio, mucha madera, ladrillo, hormigón, materiales rugosos. Todo lindo, limpio, colorido, visual, transparente, interconectado, a la mano. Todo sencillo, cómodo, funcional. Cámaras de seguridad imperceptibles.
Saunalahti School. Photo: Andreas Meichsner/Verstas
El gran vestíbulo central en la planta baja - el corazón de la escuela - tiene grandes ventanales y es visible desde un gran corredor-balcón que le da vuelta así como desde las gradas laterales que suben al primer piso.

Está pensando como un espacio multifuncional que sirve de comedor, lugar de encuentro, anfiteatro, audtorio para conciertos y otros espectáculos, pista de baile, lo que sea. Aquí se encuentran alumnos y profesores a la hora del almuerzo. Aquí se reúnen los padres de familia con sus hijos y con los profesores. Aquí se hacen presentaciones, actos escolares, premiaciones, festivales.

El espacio se viene alquilando, me dijeron, para reuniones y fiestas de los residentes del barrio. Aquí se celebró el último fin de año; vino gente de Espoo, de ciudades aledañas, incluso de Helsinki. Se han hecho conciertos, funciones de cine y otras actividades culturales (con venta de entradas). También se está alquilando aulas a personas, organizaciones y empresas locales que requieren un espacio para hacer reuniones, seminarios, talleres.

Todo el edificio está organizado espacialmente de modo de separar y a la vez integrar: diversas edades de los alumnos, juego y estudio, actividades intelectuales y manuales, aprendizaje formal, no-formal e informal, el adentro y el afuera de la escuela.

Abajo, bajando las gradas, está el reino de los más pequeños. Hay una guardería, aulas, y múltiples espacios para jugar y aprender fuera de las aulas. Pude ver actividades estructuradas, con niños, profesores y familias trabajando juntos. En el vestidor de niñas presencié la febril actividad de niñas preparándose para la clase de gimnasia. Papás y mamás por doquier. 

Foto: Rosa María Torres
Arriba, subiendo las gradas, transcurre la vida escolar de los más grandes y también la de la administración. Espacios, arreglos y mobiliario nada convencionales, todo pensado para la colaboración y el trabajo grupal. Aulas pequeñas, para muy pocos alumnos. Mesas, sillas, percheros, sofás, puffs de diversas formas y colores esparcidos por todos lados. Salas de profesores. Armarios. Futbolines. Una mesa de pinpong. 

Los espacios que encontré y fotografié sin niños, los había visto en fotos, con niños. No me importó no ver clases funcionando; puedo imaginarlas. Observé varias clases en mis visitas a escuelas y colegios, y casi todas me parecieron muy buenas. Me quedó la impresión de que la escuela finlandesa es realmente igualitaria: los buenos profesores y la buena pedagogía son la norma antes que la excepción.

Afuera, niños y niñas jugando en los juegos de la escuela, pero más allá todo el espacio tomado por la maquinaria y los obreros. Algunos padres con los que conversé me dijeron que desde que iniciaron las obras dejan y recogen a sus hijos de la escuela, pues no se sienten seguros. El "afuera de la escuela" como un espacio más de aprendizaje es por ahora una promesa.

Parts of the school, such as Saunalahti Library, stay open to serve the public during the evening.
Photo: Andreas Meichsner/Verstas

Esta foto que se refiere al uso comunitario de la biblioteca escolar fue lo que me había motivado a ir a Saunalahti en primer lugar. Terminado el recorrido por la escuela, decidí, por supuesto, quedarme a participar de la experienca. El recepcionista me aclaró que aún son pocas las personas de la comunidad que usan la biblioteca y me invitó a acompañarle a abrirla hacia el exterior, un operativo muy interesante de corrimiento de paredes-paneles de vidrio. Estuve en la biblioteca una hora y media husmeando libros y conversando con la bibliotecaria. Solo dos personas adultas entraron en ese tiempo desde la calle. Claramente, la biblioteca escolar no es aún biblioteca comunitaria. El pie de foto comunica un deseo más que una realidad.

Foto: Rosa María Torres 
Me costó, por momentos, creer que ésta es una escuela pública y gratuita. Ciertamente, escuela del futuro. No solo porque deja atrás el modelo arquitectónico de la escuela-hospital, porque propone una educación escolar pensada no solo desde el aprendizaje sino desde la felicidad de los alumnos y desde el rol comunitario versátil y útil que está llamada a cumplir la escuela, sino porque Saunalahti misma no ha desplegado aún su potencial. Me gustaría volver en unos años y ver qué tanto del sueño y del proyecto logró traducirse en pedagogía y en realidad.

Se hizo de noche. En el ómnibus de regreso a Helsinki fui llenando mi libreta con impresiones de ambas visitas del día. Dos escuelas muy diferentes: ésta muy promocionada, mediática y con altísima visibilidad internacional; la otra, estupenda también, con poca novedad arquitectónica, 20 años de vida, un proyecto consolidado y muy bajo perfil, tratando de pasar desapercibida en internet para poder trabajar en paz en medio de tanta exposicion y tanto visitante extranjero.

Ya en Helsinki, le escribí un mail a la directora de la escuela que había visitado a la mañana, agradeciéndole por su intermediación, contándole algo de la visita a Saunalahti y diciéndole: "You have a great school. Great work. The infrastructure is not spectacular but you and your teachers are. And that's what really counts."



Fuentes / Para saber más
Saunalahti School in Espoo
http://finland.fi/life-society/building-an-even-better-finnish-school/
http://www.archdaily.com/406513/saunalahti-school-verstas-architects/
http://genial.guru/admiracion-curiosidades/la-escuela-del-futuro-abrio-sus-puertas-en-finlandia-711/
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-07-10/es-el-mejor-colegio-del-mundo-es-finlandes-y-tiene-tres-cosas-que-los-demas-no-tienen_897921/

Textos relacionados en este blog

» On education in Finland | Sobre la educación en Finlandia
» Visita de estudio en Finlandia | Finland study visit
- Preguntas sobre la educación finlandesa
- Conversando bajo la lluvia | Talking in the rain 
- Timo y Giorgio
- Escuelas sin zapatos
- Finlandia: Tecnologías en escuelas y bibliotecas
- Dos malentendidos sobre la educación en Finlandia
- Confianza: Palabra clave en Finlandia
- Los estudiantes finlandeses no saben de Sudamérica 
- El secreto finlandés es hacer todo al revés

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...