"Mujeres, indígenas y discapacitados"

Rosa María Torres

Jafeth - Colombia

¿Qué tenemos en común las mujeres, los indígenas y las personas con discapacidad?. Algo debemos tener, porque a los tres nos ponen mil nom­bres para identificarnos: nuevos actores sociales, minorías subordinadas, poblaciones emer­gentes, grupos de alto riesgo / vulnerables / críticos / marginados / discriminados / focales... Algo debemos tener, porque los tres sufrimos discriminación y violencia, y solemos coincidir en las mismas ausen­cias o bien aparecer juntos cuando asoma el tema de la equidad.

"Mujeres, indígenas y discapacitados" (hoy llamadas "personas con discapacidad") vamos por lo general juntos en declaraciones, informes, leyes, decretos, acuerdos y pronunciamientos. En el mismo párrafo y hasta en la misma línea. Pobres, marginados, discrimina­dos, discapacitados, minusválidos, diferentes, especiales, minorita­rios o mayoritarios: todos en un solo gran paquete. Las ofertas incluyen aten­ción focalizada, reducción de disparidades, trato preferente, equi­dad, inclusión, eliminación de diferencias, supresión de estereotipos, res­peto, derechos, compensación, interculturalidad, combate a muerte al machismo y al racismo...

De las mujeres - agrupadas bajo la categoría género - se dice que hay que priorizarlas, reduciendo la desigualdad respecto de los hombres y eliminando los obstáculos que les impide acceder a la educación y recibir un trato iguali­tario. Tradicionalmente, el asunto se centra en las alumnas, dejando de lado la problemática de género de maestras y madres de familia. Tradicionalmente, asimismo, la educación de las mujeres tiende a encararse como una necesidad y un beneficio no para ellas mismas sino para los demás: educar a la mujer para que cuide mejor a los hijos, atienda mejor al marido, planifique y organice mejor la fami­lia... Como se ha mostrado hasta la saciedad, la educación de la mujer/madre tiene efectos positivos sobre muchos indicadores sociales: embarazo temprano, fecundidad, morbilidad y mor­talidad infantiles, matrícula y retención escolares, bienestar general de la infancia y de la familia. A la hora de diseñar o evaluar políticas, son estos impactos familiares y sociales los usualmente destacados, antes que los impactos personales: autoestima, desarrollo, empoderamiento, ejercicio de la ciudadanía.

Los indígenas - a los que se ha agregado más recientemente a los afrodescendientes, en el caso de América Latina (se estima en la región entre 40 y 50 millones de indígenas y más de 150 millones de afrodescendientes: SITEAL 2011) - han logrado importantes conquistas nacionales e internacionales en el plano del reconocimiento de sus derechos: respeto a sus lenguas y cul­turas, superación de toda forma de discriminación racial o lingüística, comprensión de la interculturalidad como problemáti­ca que atañe no sólo a los grupos indígenas sino a toda la sociedad, apoyo y desarrollo de la educa­ción intercultural bilingüe... Lastimosamente, la amplitud y generosidad de los documentos siguen aún lejos de plasmarse en la realidad. El racismo sigue vivo y activo en sus formas más perversas.

El campo de las personas con discapacidad, hasta hace no mucho abandonado, viene cobrando alta visibilidad, incluida una revisión terminológica que busca dejar atrás no solo denominaciones sino actitudes denigradoras. Cabe recordar que más del 15% de la población mundial sufre algún tipo de discapacidad moderada o severa; 80 millones viven en América Latina y apenas 2% de ellas recibe atención adecuada.
Aquí, la retórica habla entre otros de cuidados especiales, derecho al trabajo y acceso al sistema escolar y a la educación regular que se ofrece a los demás (el término educación inclusiva se ha generalizado para referirse específicamente a este grupo)... 

Punto aparte suelen ser los llamados "niños en circunstancias especialmente difíciles", grupo que, dentro del amplio conjunto de los niños pobres (la pobreza es, por definición, una circunstancia sumamente difícil), incluye a niños con discapacidad, minusválidos, niños trabaja­dores, niños de la calle, huérfanos, abandonados, desplazados de guerra, refugiados...

Típicamente, cuando se redactan documentos con propuestas o resoluciones, siempre hay alguien que sale a reclamar la omisión y exigir la incorporación de alguno de estos grupos. Alguna mujer advierte que faltan las mujeres y algún hombre co­menta por lo bajo que no es necesario redundar pues las mujeres están obviamente incluidas en los colectivos hombres, humanidad, género humano, gente, personas, individuos. Algún indígena, antropólogo o lingüista llama la atención sobre la ausencia de la educación indígena o su relegamiento a un párrafo secundario. Algún enten­dido en educación especial o inclusiva protesta por la falta de mención de los suyos. En el tira y afloja, terminan agregándose o eliminándose párrafos, modificándose la redacción de conjunto, abriéndose más numerales y litera­les, poniéndose notas de pie de página. 


Así se resuelven las cosas en el papel. Fuera de los documentos, las cosas son mucho más difíciles y las realidades, dramáticas. Mujeres, indígenas y personas con discapacidad continúan padeciendo discriminación e injusticia. 

Del total de personas analfabetas en el mundo, dos tercios siguen siendo mujeres, dato que no se ha modificado en los últimos veinte años. Dos tercios de las más de 900 millones de personas que pasan hambre crónica en el mundo, también son mujeres. Las mujeres representan solo el 20% de los propietarios de las tierras. La violencia doméstica, social, laboral y política contra las mujeres sigue en pie y hasta escala posiciones. Las maestras siguen teniendo menos estatus y respeto que los maestros en el sistema escolar, incluida la universidad. 

Los pueblos indígenas siguen sometidos a la doble discriminación de ser pobres y de ser considerados extranjeros en su propia tierra. La educación indígena sigue relegada y es la que menos avanza, y la "intercultural bilingüe" sigue siendo (mal)aplicada entre los grupos indígenas, sin extenderse al conjunto de la sociedad. Cada año, a propósito del Día Internacional de la Lengua Materna (21 febrero), se reitera la alerta de que miles de lenguas indígenas están en proceso o en peligro de extinción ...

Machismo y racismo siguen, en fin, orondos e impunes en muchos de nuestros países, inmunes a las declaraciones y a las campañas, aunque el conteo indique que hay más mujeres e indios en altos cargos y en posiciones de poder. Desdeñando las terminologías "políticamente correctas", el débil es tildado despectivamente de "mujercita" o "nena", las mujeres siguen siendo "piropeadas" a lo macho y empequeñecidas con diminutivos, el indígena sigue siendo llamado coloquialmente "indio'e mierda", las lenguas indígenas siguen siendo consideradas "dialectos", del que actúa mal se dice que "le sale el indio"... En el Ecuador, oficialmente plurinacional y multicultural en la Constitución, el Presidente de la República se refiere a los indígenas y al movimiento indígena como "izquierda infantil, con plumas, con ponchos"...

Quizás el mundo de la discapacidad sea el que ha visto cambios más drásticos y notorios en los últimos años, en términos reales, de políticas y programas concretos, de empatía y de cambios de actitud de la sociedad. Las nuevas tecnologías, por su parte, están mostrando su enorme potencial como aliadas de las personas con diverso tipo de discapacidad. Nos congratulamos por eso.


Para saber más: 
» ONU, Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas
» CEPAL, Observatorio de Igualdad de Género
» PNUD, Indice de Desigualdad de Género (IDG) 
» Social Watch, Indice de Equidad de Género (IEG)
» Convención sobre la eliminaciónde todas las formas de discriminación contra la mujer / Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination Against Women
» ONU Mujeres
» The UNESCO World Atlas of Gender Equality in Education (2012)
» Informe SITEAL 2011: La educación de los pueblos indígenas y afrodescendientes
» The World Bank, 2012 World Development Report on Gender Equality and Development 
» Global Campaign for Education: Report on Gender Discrimination in Education (2012)
» Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE): Género y Educación
» UNESCO: Educación Inclusiva
» Colette Grinevald,  “¡Hablar su lengua materna no es un defecto!”
» Ignacio Bosque-Real Academia de la Lengua (RAE), Informe: Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer  - El País
» CEPAL: Biblioguía de Recursos sobre Discapacidad
» Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (2006)
» El término correcto es "personas con discapacidad"

Textos relacionados:
Rosa María Torres, Carta abierta para niños y niñas que van a la escuela
Rosa María Torres, Racismo y retardo mental
Rosa María Torres, Alumnos Clasificados
Rosa María Torres, Escuelas para madres de tiempo completo
Rosa María Torres, Imagine una profesora
Rosa María Torres, La trilogía alumna-maestra-madre
Rosa María Torres, Las 4A como criterios para identificar "buenas prácticas" en educación
Rosa María Torres, Falsas y verdaderas soluciones a los problemas de la educación
Rosa María Torres, ¡Reacciona Ecuador! El machismo es violencia
Rosa María Torres, Lalo y Lola no valen lo mismo en el aparato escolar
Rosa María Torres, Internet devuelve la vista y amplía la lectura a los ciegos
Rosa María Torres, Mi mamá me mima, mi papá fuma pipa (Sexismo en los textos escolares) 
Rosa María Torres, EducarEcuador: "Este portal puede ser un aliado clave de la educación ecuatoriana"
Rosa María Torres, Campaña de Renovación Pedagógica 

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...